William Venegas. 12 enero
Los gatos no tienen la culpa de un filme tan deficiente. Universal Pictures
Los gatos no tienen la culpa de un filme tan deficiente. Universal Pictures

Cuando tanto se ha dicho, de parte de la crítica, en contra de la película Cats (2019), dirigida por Tom Hooper, ¿qué puedo escribir yo, que no se haya dicho antes, si igualmente pienso que es un filme lastimosamente desperdiciado?

El tiro les salió por la culata a los responsables de Cats, por lo que esta desafortunada versión cinematográfica ha sido más vapuleada que el gato viudo, el que maúlla sus penas en el callejón, porque no falta quien le mande un zapatazo que salga hecho balazo a quitarle lo chillón, según recordamos de la canción del mexicano Chava Flores: El gato viudo.

He de decir que, en ningún momento, me molestó el diseño físico-visual de personajes, entre gatos y humanos, con la colaboración de los respectivos efectos visuales. Judi Dench se ve genial y Francesca Hayward hasta me enamoró con su rostro de gata de pasarela.

La idea de reducir el tamaño de los personajes felinos no es lo mejor para la expresión óptica, aunque me gustó ver a las cucarachas desfilando bien ordenaditas, allí, sin temor a la muerte cuando algunos gatos se las tragan casi que sin masticarlas.

Frente a eso, tanto el ambiente escenográfico como la atmósfera de los acontecimientos (que sí los hay, o sea, sí tiene trama la película) me parecen fatales, sin originalidad, sin deseos de ir más allá de lo teatral-operetero y, por culpa de eso, sin dinamismo importante y sin profundidad dramática en los personajes.

Con un ambiente más bien cursi, la película intenta seguirle los pasos al aburrido musical homónimo de 1981 de Andrew Lloyd Webber; sin embargo, lo que consigue es quedarse dentro de un pentagrama sin fuerza alguna, tedioso casi siempre y con un par de canciones agradables, pero incapaces de salvarle la tanda a Lloyd Webber. Por mi parte, lo confieso, estuve gran parte de la película en esfuerzo industrioso para no dormirme.

Lo coreográfico es muy limitado, más que el maullido triste del gato viudo que mencioné antes; ante ello, se abusa de los primeros planos para que no haya duda de que los personajes gatunos llevan bigotes, como los primeros pelos del futuro mostacho de un adolescente humano.

Como dijo Roger Waters, célebre cofundador de Pink Floyd, “el horrible material de Lloyd Webber dura años y años y años” y ahora, en el cine, es el más tonto empalme de canciones, tanto que no logra dar la sensación de un todo. Podemos salvar Memory, gracias a Jennifer Hudson.

No es que esta película no tenga trama, es que entre el guion y el montaje está muy mal ofrecida y, entonces, parece no tenerla. Cats es filme harto empalagoso que no diferencia entre el lenguaje del cine y la dinámica que debe haber en espacios fijos. Pueden ir al cine a verla… ¡y dormirse!

Cats

Título original: Cats.

Reino Unido, 2019.

Género: Musical.

Director: Tom Hooper.

Elenco: Francesca Hayward, Judi Dench, Jennifer Hudson.

Duración: 110 minutos.

Cine: Nova, Cinemark, Studio, Cinépolis, Magaly.

Calificación: Una estrella de cinco posibles