Hugo Solano C.. 17 enero
Las casas del litoral Caribe, que días atrás sufrieron porque las olas llegaron hasta sus bases con palos y ramas, se exponen a condiciones similares este fin de semana. Foto: CNE.
Las casas del litoral Caribe, que días atrás sufrieron porque las olas llegaron hasta sus bases con palos y ramas, se exponen a condiciones similares este fin de semana. Foto: CNE.

El Instituto Meteorológico Nacional (IMN) prevé que este sábado y domingo la velocidad del viento vuelva a incrementarse en la mayor parte del territorio nacional, por lo que las temperaturas frescas y lloviznas en varios puntos del Caribe y el Valle Central volverán a presentarse este sábado.

El sistema de alta presión en el Atlántico favorece de nuevo el incremento de los vientos alisios, que este viernes tuvieron máximas de 100 km/h en Guanacaste y de 85 km/h en los sectores montañosos del Valle Central y otras partes del territorio.

La noche de este viernes se prevé que las ráfagas estarán incrementándose de manera paulatina en todo el país, alcanzando velocidades máximas en Guanacaste, que llegarían a los 120 km/h, dice el IMN.

Para el fin de semana se esperan lluvias intermitentes en el Caribe y zona norte, particularmente en las partes altas, con acumulados que varían entre 5 y 40 litros por metro cuadrado.

“Se espera que durante el fin se semana se mantenga la afectación de dicho sistema generando fuertes vientos alisios, condiciones nubladas y lluviosas en el Caribe y zona norte”, dice el aviso meteorológico.

Las autoridades piden extremar cuidados por posible caída de ramas de árboles, rótulos y cableado eléctrico.

A los pilotos de avionetas se les recuerda que habrá turbulencia en los pasos de montaña.

En cuanto a las temperaturas, Juan Diego Naranjo, del IMN, dijo que serán frescas en Cartago, Coronado, Moravia, Heredia y otras partes cercanas a las montañas del Valle Central. En el resto del país estarán cerca del promedio normal, pero el viento hace que se sientan más frías.

Estas condiciones surgen cuando las fuertes ráfagas apenas dieron dos días de tregua (miércoles y jueves), pues desde la semana pasada persisten los fuertes vientos y oleajes.

Esta situación obligó al cierre de operaciones de la terminal de contenedores APM Terminal en Moín de Limón, desde el sábado 11 a la noche del lunes 13 ante la imposibilidad de arrimar los buques a la orilla.

Por lo anterior, esa terminal mantuvo 5.000 contenedores conectados en sus predios para preservar la red de frío de productos perecederos, hasta que se rehabilitaron las funciones de carga y descarga.

De igual manera, la CNE tuvo que atender a más de 45 familias en el litoral Caribe, donde el oleaje entró a las casas, de las cuales siete presentaron daños considerables.

Mar picado

El Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología (CIMAR) dice que nuevamente habrá un oleaje muy alto en el Caribe costarricense, con alturas superiores a los tres metros que afectan la navegación y atraque de barcos.

De igual manera, en el Pacífico norte, desde La Cruz hasta punta Guiones, habrá condiciones de viento intenso hacia afuera de la costa y mar picado.

Se pide precaución a embarcaciones pequeñas y medianas. A los bañistas se les pide cuidarse de las corrientes de resaca que se pueden generar a lo largo de las diferentes playas del Pacífico norte y el Caribe.

El Pacífico central y sur tienen condiciones de oleaje y viento promedio con condición favorable para los usuarios del mar, tanto navíos como bañistas.

La Comisión Nacional de Emergencias (CNE) no ha levantado la alerta verde dictada desde el 5 de enero para la mayor parte del territorio, donde los comités locales permanecen alerta para atender situaciones imprevistas que se generen por las condiciones del tiempo. Solo el Valle de El General, la parte sur del Pacífico central y todo el Pacífico sur quedan fuera de la alerta.

La CNE emitió la alerta para casi todo el país y especifica el tipo de afectación por sectores, con base en datos meteorológicos. Imagen: CNE.
La CNE emitió la alerta para casi todo el país y especifica el tipo de afectación por sectores, con base en datos meteorológicos. Imagen: CNE.