Seguridad

Tica fue retenida en cuarto del aeropuerto de México por más de 24 horas, sin comunicación

Zeidy López relata que sufrió gritos y maltratos por parte de los oficiales de Migración, sin ninguna justificación.

Zeidy López Vargas planeó ir a México a pasar su cumpleaños número 40 con una familia cristiana, que conoció en redes sociales, y que la invitó a pasear en ese país durante un mes.

Afirma que, al llegar al aeropuerto Benito Juárez, en la Ciudad de México, el viernes anterior, los policías migratorios le pidieron una carta de invitación de la familia anfitriona.

Sin embargo, como no la llevaba, la retuvieron en un cuarto; le quitaron el celular, los documentos, sus zapatos, su bolso, sus aretes, joyas y un reloj.

Así ocurrió, a pesar de que ella les dio la dirección donde iba a estar, los números de teléfono de quienes la invitaron, y aunque que su boleto tenía fecha de regreso.

Los familiares de la mujer en Costa Rica, al ver que no se reportaba durante horas y preocupados porque ella iba a visitar a desconocidos, plantearon la denuncia por desaparición ante el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), que dio a conocer el caso este sábado.

El OIJ dijo que la familia perdió contacto con López en El Salvador donde hizo escala. También, señaló que iba a conocer a un hombre que contactó en redes sociales, lo cual, añadió la mujer, es falso.

La mujer, que trabaja como manicurista, relató que la retuvieron desde el viernes a las 11: 40 a. m. hasta ayer sábado, a las 3 p. m.

Fue devuelta a Costa Rica, pero debía hacer escala en Colombia. Se pudo comunicar con su familia hasta las 4 p. m. del sábado.

Llegó a Bogotá a las 7:25 p. m., pasó allí la noche y, por fin, llegó a Costa Rica a las 9:30 a. m. de este domingo. La recibió su hija y la llevó a hogar en Carrizal de Alajuela.

“Me quitaron todo, me quitaron mis pertenencias, hasta los zapatos, y me encerraron en un cuarto con unas personas, sin ninguna justificación.

“Varias veces que preguntaba por mi situación, yo lloraba, que por lo menos me dejaran enviar un mensaje a mi familia; dijeron que no y que yo era una taruga, que me sentará, no me dejaban levantarme, nos gritaban, nos maltrataron, no habíamos comido nada.

“Mi teléfono y mi pasaporte me dijeron que no me los iban a devolver hasta que estuviera en Costa Rica, como una delincuente me trataron “, relató López.

Niega que ella fuera a conocer a un hombre que contactó por Facebook, como lo indicó el OIJ, y que hubo una confusión ya que ella se iba a encontrar con un hombre de la familia quien la iba a recogerla en el aeropuerto mexicano.

Afirma que, antes de subirla al avión para enviarla a la escala a Colombia, en el aeropuerto de México, le entregaron el bolso, pero notó que no estaban su reloj ni sus joyas que eran de oro.

“Reclamé y me dijeron ‘aquí nadie roba’. Solicité revisar las cámaras pero se negaron diciendo que el avión ya iba a salir”, explicó.

Para ir al baño, durante su estancia en el cuarto del aeropuerto mexicano, debía ir acompañada por un oficial. Le permitían ir a un baño de hombres que, según relató, estaba “sucio y orinado”. Además, afirma que no les dieron de comer a ella y a los que estaban allí, sino hasta la medianoche del viernes.

“El cuarto era una especie de celda, si alguno tenía frío y cogía una de las cobijas nos regañaban, nos gritaban. Cuando preguntaba, los oficiales solo decían que los costarricenses eran unos tarugos”, manifestó la mujer.

La familia que iba a visitar era del estado de Chiapas; esta era la primera vez que López viajaba al exterior. Según explicó, la familia le regaló el tiquete de avión para que los fuera a visitar.

Este domingo en la tarde, aun en shock y sin poder comer, López iba a dirigirse al OIJ a retirar la denuncia, dijo que van a denunciar a los oficiales de Migración ante el consultado de México.