Hugo Solano C.. 19 marzo, 2018

Los asaltos a turistas en ríos y canales del Caribe norte obligan a la Policía a subirse a las balsas de operadores turísticos para disuadir la acción de delincuentes.

En los últimos días los hampones han sorprendido a grupos en Siquirres y en La Pavona de Tortuguero, Pococí, ambos en Limón, a quienes despojaron de pasaportes, dinero, cámaras fotográficas y otros bienes.

La Fuerza Pública empezó el domingo con patrullajes que se fortalecerán en coordinación con los operadores de turismo para evitar la acción de hampones armados que se internan en las montañas para emboscar a los turistas a la orilla de ríos. Foto: MSP
La Fuerza Pública empezó el domingo con patrullajes que se fortalecerán en coordinación con los operadores de turismo para evitar la acción de hampones armados que se internan en las montañas para emboscar a los turistas a la orilla de ríos. Foto: MSP

La presidenta de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), Isabel Vargas, afirmó que la seguridad turística tiene que ser prioridad y se requiere fortalecer los patrullajes en los lugares de mayor visitación.

“Hay una gran falencia que necesitamos fortalecer con más presencia policial. No puede ser posible que nuestro principal motor de desarrollo, que es el turismo, se vea afectado y que esto nos de una mala imagen a nivel internacional”, dijo.

Edwin Miranda, director regional de la Fuerza Pública en el Caribe norte, manifestó que el domingo se montó el primer policía en una balsa y este jueves se reúnen con representantes de la Municipalidad de Siquirres para atender el problema de manera integral.

En esa reunión, además de los representantes del municipio estará la Policía Turística, Fuerza Pública y operadores.

La idea es hacerles ver la necesidad de alternar los puntos que usan para bajar turistas porque, de alguna manera, la información del punto actual que usan se está fugando.

La sospecha es que exempleados de hoteles o de las mismas empresas operadoras de turismo filtraron a los delincuentes los puntos en la montaña donde los operadores de los rápidos o rafting acostumbran a detenerse para descansar y comer frutas.

Precisamente, así ocurrió el 11 de marzo, cuando 11 turistas fueron sorprendidos por hombres armados cuando descansaban en un playón conocido como Dos Montañas, a orillas del río Pacuare, en Siquirres.

“Yo estoy seguro que son personas de la zona, que han navegado ese río, que han nacido ahí y que han logrado tener información de los lugares donde los operadores bajan a los turistas”, acotó.

La Policía y el sector privado se reunirán con autoridades municipales para reforzar la vigilancia a los turistas en el Caribe. Foto: MSP
La Policía y el sector privado se reunirán con autoridades municipales para reforzar la vigilancia a los turistas en el Caribe. Foto: MSP

El jueves 8 de marzo también una lancha que navegaba con seis turistas en la zona conocida como La Pavona, en los canales de Tortuguero, Pococí fue asaltada.

La embarcación navegaba por el río La Suerte, cuando dos sujetos, desde una orilla, amenazaron a sus ocupantes con armas de fuego y obligaron al botero a orillarse. Estas acciones de los delincuentes se facilitan por el bajo nivel del cauce que obliga a los navegantes a avanzar despacio para evadir bancos de arena.

Se presume que en ese caso actuaron personas de la zona, porque tuvieron que hacer a pie por largos trayectos y atravesar muchas fincas donde no se puede ingresar con moto o carro.

Para aumentar la vigilancia, Edwin Miranda dijo que se harán alianzas con el Ministerio de Ambiente y Energía (Minae), entidad que tiene una estación ahí y una lancha que se piensa usar para realizar patrullajes en canales y ríos.

“El problema que se ha tenido en estos últimos dos incidentes es que lamentablemente los asaltantes están abordando las embarcaciones en la ribera del río. Eso se nos está complicando porque nosotros no tenemos la capacidad de estar en esos lugares”, dijo Miranda.

Cuando ocurren estos hechos, los turistas pueden acudir a una oficina que el Instituto Costarricense de Turismo (ICT) tiene para estos casos específicamente. Ahí se les da asistencia a los visitantes para interponer denuncias en caso de asaltos o robos, reponer un pasaporte,recibir atención médico e incluso ayuda económica para necesidades básicas.

A inicios de año, en una plantación de banano en Finca Palacios de Pococí, Limón, hubo otro asalto, pero, por tratarse de vías terrestres, la Policía pudo controlar la acción del hampa más fácilmente.

Actualmente los operadores de turistas aprovechan la presencia de patrullas en la zona y más bien bajan a los turistas a conocer las plantas de banano y el proceso que lleva la producción de ese producto de exportación.

La presencia policial cerca de las bananeras que llevan a parajes turísticos en el Caribe donde antes asaltaban, ahora más bien permiten a los operadores de turismo bajar a los turistas a conocer el proceso de siembra y recolección de bananos. Foto: MSP
La presencia policial cerca de las bananeras que llevan a parajes turísticos en el Caribe donde antes asaltaban, ahora más bien permiten a los operadores de turismo bajar a los turistas a conocer el proceso de siembra y recolección de bananos. Foto: MSP
Sistema nacional de Seguridad Turística

La presidenta de Canatur redactó, a solicitud del Ministerio de Turismo, un decreto para dar respaldo de orden jurídico a una Comisión de Seguridad Turística que existe desde el 2002.

Según la representante, esperan dejar firmado el decreto que crea el Sistema Nacional de Seguridad Turística (Sinasetur), antes de que finalice la actual administración.

La idea es potenciar las acciones de prevención, atención y seguimiento de delitos que afecten la actividad turística.

Vargas dijo que los recursos para la ejecución de acciones saldrían de aportes públicos del Instituto Costarricense de Turismo (ICT) y privados, por ejemplo, de las cámaras.

Explicó que la seguridad es uno de los elementos que más valora el turista al momento de elegir un destino y recordó que las cancillerías de los diferentes gobiernos emiten alertas a sus ciudadanos sobre los riesgos a la hora de viajar a países inseguros.

Admitió que en los últimos años la inseguridad ha aumentado en Centroamérica y particularmente en Costa Rica con delincuencia organizada, por lo que se requiere mayor investigación para prevenir delitos.

El decreto definiría así algunas funciones de la Comisión Nacional de Seguridad Turística:

  • Orientar a las instituciones gubernamentales y privadas al mejor uso de los recursos para generar un impacto duradero tanto en materia preventiva como reactiva en atención a la incidencia delictiva contra turistas.
  • Definir planes de trabajo a escala nacional e internacional sobre la seguridad turística
  • Monitorear la incidencia delictiva en la actividad turística del país y proponer a las autoridades posibles acciones para su contención y reducción
  • promover protocolos para brindar asistencia oportuna al turista que es víctima de un hecho delictivo 
  • Articular acciones de coordinación y apoyo con los sectores gubernamentales y privados para proteger a los turistas en casos de necesidad.