Eillyn Jiménez B., Alonso Tenorio. 29 octubre

(Video) Policía allana comercios y viviendas por adulteración de licor

Un expolicía, de apellidos Martínez Hernández, figura como sospechoso del contrabando de licores, cigarrillos y pólvora.

Este jueves por la mañana, la Policía de Control Fiscal (PCF) desplegó cuatro allanamientos en viviendas y comercios de la provincia de San José para decomisar la mercancía ilegal.

Melissa Rodríguez, subdirectora de ese cuerpo policial, manifestó que la investigación del caso arrancó en el 2019, cuando obtuvieron datos acerca de la comisión de los presuntos delitos de contrabando de bebidas alcohólicas y cigarrillos, así como de adulteración de licor.

“La adulteración está asociada con que no coincide el etiquetado con el contenido. Eso es un problema de salud, pero dentro de los procesos no detectamos relación con metanol”, manifestó la funcionaria.

Los operativos policiales se realizaron en el centro de San José, donde se ubican dos establecimientos comerciales, así como en dos casas de La Carpio y Puriscal.

Producto de las diligencias, se incautaron más de un millón de unidades de cigarrillos, 5.134 unidades licor, así como 2.377 artículos de pólvora, 8.000 cajetillas de fósforos, tres armas de fuego, dos cargadores, 240 municiones, ¢40 millones y $3.915 (¢2,3 millones) en efectivo, que se presume que corresponden a las ganancias de las ventas de productos ilícitos.

También se ubicó documentación variada, siete artículos electrónicos y un microbús, que se cree que era usado para el traslado de mercadería.

De momento se desconoce la procedencia de los cigarrillos y el licor, precisó Jacqueline Soto, directora de la PCF.

En la diligencia también participó la Fiscalía Adjunta de Delitos Económicos, Tributarios y Aduaneros, la cual afirmó que la causa que se sigue dentro del expediente 20–000011–621–PE es por contrabando y que de momento no hay personas detenidas.

"Se decomisó dinero en efectivo, pólvora en cuartos de dinamita y bombetas, así como cigarrillos que, en apariencia, son producto de contrabando.

"Es importante recalcar que no hay personas detenidas y que la causa es por contrabando y no por adulteración de licor (...).

“Debido a que la causa se encuentra en una fase que es privada, no es posible brindar más detalles, en apego al artículo 295 del Código Procesal Penal”, explicó el Ministerio Público por medio de su oficina de prensa.

Licor, cigarrillos y dinero fueron decomisados por la Policía de Control Fiscal (PCF) por contrabando. Foto: Alonso Tenorio
Licor, cigarrillos y dinero fueron decomisados por la Policía de Control Fiscal (PCF) por contrabando. Foto: Alonso Tenorio
Con historial

La PCF informó de que Martínez cuenta con antecedentes por contrabando de mercancía y que en el pasado laboró como oficial de la Fuerza Pública.

Incluso, la directora Soto dijo que en uno de los puntos allanados se encontró un uniforme policial.

A finales de enero de este año, en el minisúper allanado este jueves, la Policía había encontrado debajo de un piso de madera, así como detrás de varias máquinas tragamonedas y en lavadoras, paquetes con cigarrillos de contrabando.

Este comercio se encuentra 100 metros al sur del Colegio de Señoritas, en avenida 8, entre calles 3 y 5, en el distrito de Merced, San José.

Para aquel momento, se confiscaron decenas de cajas de cigarrillos de contrabando y también se localizaron cerca de 1.000 botellas de licores vacías. Estas tenían una prohibición de venta del Ministerio de Salud.

En el 2017 también se hizo una incautación en ese establecimiento y para entonces ya había registro de la actividad ilegal en años anteriores.

El contrabando es sancionado con una pena de cinco a quince años de prisión y una multa equivalente a cuatro veces el monto del valor aduanero de las mercancías decomisada.

Información actualizada a las 6:01 p. m. con datos finales del operativo.