Carlos Arguedas C.. 22 mayo
El cargamento de cocaína estaba en un contenedor que trasladaba jugo de piña. Fotos cortesía de MSP
El cargamento de cocaína estaba en un contenedor que trasladaba jugo de piña. Fotos cortesía de MSP

Un trailero vecino de Guácimo de Limón es, por el momento, el único detenido por el decomiso de 1.250 kilos de cocaína, que estaban escondidos en un cargamento de jugo de piña que sería exportado en barco a Róterdam, Holanda.

La captura del sospechoso la ejecutaron la mañana de este viernes oficiales de la Policía de Control de Drogas (PCD), cuando el imputado manejaba un camión en el centro de San José.

Se trata de un hombre de apellidos Porras Chaverri, de 47 años, casado y vecino de la comunidad de Las Águilas, en Guácimo. Esta persona no tiene ningún tipo de bienes inscritos en el Registro Nacional.

En un boletín de prensa emitido por el Ministerio Público se detalla que este viernes en la noche o este sábado se realizará una audiencia en el Juzgado Penal de Limón, en la cual la Fiscalía Adjunta de Limón solicitará medidas cautelares en contra de Porras, como sospechoso de cometer el delito de tráfico internacional de drogas.

El imputado fue detenido a las 6 a. m., cuando viajaba a bordo de un camión. Luego la Fiscalía dirigió un allanamiento en la casa del sospechoso, en Las Águilas.

Según la investigación fiscal, el 8 de mayo anterior “personas aún no identificadas le habrían entregado a Porras unos paquetes de cocaína. Se cree que el imputado ocultó la droga en un contenedor que debía entregar en Moín, Limón, ya que este llevaba jugo de piña para exportar a Europa".

Precisamente, el descubrimiento de la droga se hizo el lunes 11 de mayo cuando el contenedor con la carga lícita estaba listo en APM-Terminals, para ser enviado al puerto de Róterdam.

Se estima que los 1.250 kilos del estupefaciente están valorados en ¢23.000 millones en Europa.

El ministro de Seguridad Pública, Michael Soto Rojas, durante una conferencia de prensa en la cual dio a conocer sobre el decomiso, dijo que en este descubrimiento se valora el trabajo de los investigadores de la PCD, quienes, por la experiencia que tienen, determinaron cuál contenedor debían someter a una inspección más profunda.

“Como no se pueden revisar todos los 25.000 contenedores que salen al mes por el puerto, se hace un perfilamiento de los contenedores, qué tipo de carga llevan, hacia dónde se dirigen y se determina que algunos de esos contenedores sean pasados por el escáner. Es ahí donde se descubrió este cargamento”, explicó el ministro Soto.

Este caso se encuentra en investigación, dentro de la causa 20-000645-0472-PE, informó el Ministerio Público.