Narcotráfico

Empresario de palma aceitera infiltró al OIJ para asegurar trasiego de una tonelada de cocaína cada dos meses

Dos agentes de la delegación de Corredores le daban consejos para evitar que descubrieran la droga y lo alertaban sobre operativos. Entre los detenidos está el presidente de la municipalidad de Corredores

Un reconocido empresario de palma aceitera fue detenido este martes como sospechoso de liderar una organización que trasegaba al menos una tonelada de cocaína cada dos meses, para lo cual infiltró el Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

El dato lo dio a conocer la Policía Judicial luego de un operativo en el cual se detuvo al implicado, un hombre de apellidos González Hernández, de 42 años y dueño de varias fincas en la región sur del país, dedicadas sobre todo al cultivo de palma, pero también de arroz y de aguacate.

González Hernández también estaba incursionando en el negocio del embotellado de agua y contaba con un quebrador de piedra para extraer materiales como arena y piedras cuarta y quinta, que son especiales para la construcción.

Aunque este hombre y su esposa de apellidos Jiménez Araya fueron detenidos en San Joaquín de Flores, en Heredia, contaban con una quinta en La Palma de La Cuesta de Corredores, que tenía gran cantidad de lujos, entre ellos un lago, helipuerto y área para animales silvestres.

En total, hubo 10 aprehendidos esta mañana.

Nexos policial y político

Wálter Espinoza Espinoza, director del OIJ, dijo que las investigaciones sobre este caso comenzaron en el 2018, cuando recibieron información confidencial de que funcionarios de la Policía Judicial destacados en la delegación de Corredores, estarían colaborando con un fuerte grupo narco.

La organización criminal tenía como labor recibir cocaína procedente de Suramérica para introducir una parte al mercado local y enviar el resto a Estados Unidos, a través de Guatemala y México.

González era el gerente de la estación en Costa Rica. La droga llegaba a playas como Burica, Zancudo, Puerto Jiménez y de ahí la llevaban a bodegas en la zona sur, donde luego la cargaban en camiones, vagonetas o carros con compartimentos especiales hasta otros lugares en el Pacífico central.

Con la finalidad que el viaje de la droga fuera seguro, el grupo logró que un agente del OIJ de apellidos Campos Esquivel, con más de 25 años en la Policía Judicial, y otro apellidado Concepción Quiel, con 15 años de laborar en el OIJ, les dieran consejos para realizar los traslados con seguridad.

Presuntamente, también suministraban a la banda datos sobre operativos policiales que se desarrollaban en carretera o de operativos para recaban información, muchos de los cuales fracasaron.

Campos fue detenido este martes en su lugar de trabajo en las oficina del OIJ en Ciudad Neily. Sin embargo, Concepción no llegó a laborar y permanece en fuga.

En la lista de detenidos suministrada por el OIJ, figura también un hombre de apellidos Chavarría Hernández, actual presidente del Concejo Municipal de Corredores.

Chavarría es un ingeniero agrónomo pensionado del Instituto de Desarrollo Rural (Inder) y resultó electo como regidor por el Frente Amplio (FA) en el año 2016.

Sin embargo, el mismo año el Tribunal de Ética del FA recibió una denuncia por parte del Comité Ejecutivo Cantonal de Frente Amplio de Corredores contra Chavarría y para el 2019 se hizo efectiva su renuncia al partido, según comunicó Antonio Ortega secretario general del FA.

Nuevamente es electo munícipe en el 2020, pero esta vez por el Partido Liberación Nacional (PLN).

La Policía no dio a conocer cuál era la función de Chavarría dentro del grupo narco.

Según informó la Policía Judicial, durante este día se pretende decomisar bienes que están valorados en unos ¢1.500 millones, entre las cuales hay varias propiedades.

En algunos de esos inmuebles hay gran cantidad de cabezas de ganado; y vehículos de diferentes tipos, como automóviles, motocicletas, plataformas, buques y otros.

El 28 de octubre del 2020 a esta organización le incautaron una tonelada de cocaína, que era transportada en una vagoneta que circulaba por las calles de Jacó, en Garabito de Puntarenas.

La vagoneta llevaba otros vehículos como escolta.

En esa ocasión se detuvo a cinco personas de apellidos Gómez, Ramírez, Jiménez, Santos, González y Quirós, de los cuales solo Ramírez Zeledón (chofer de la vagoneta) permanece actualmente en prisión preventiva, mientras los otros tienen una medida cautelar diferente.

Este martes, además de González Hernández, su esposa Jiménez Araya, Campos Jiménez y Chavarría Hernández, se arrestó a Quirós Salazar, Gómez Arroyo y Santos Madrigal; así como tres hombres apellidados Jiménez Araya.

Están en fuga Méndez Mora, Estribí Angulo, González Corella y Concepción Quiel (agente judicial).

El OIJ pidió a la ciudadanía que si tiene información sobre su ubicación lo comunique a través de la línea confidencial 800 8000 645, al WhatsApp 8800-0645 o al correo cicooij@poder-judicial.go.cr del Centro de Información Confidencial del OIJ.

Carlos Arguedas C.

Periodista en la sección de Sucesos. Trabaja en La Nación desde el 2000 siempre en la cobertura de asuntos de Sucesos y Jurídicos.