Yeryis Salas. 7 junio
El sujeto fue detenido el 26 de abril del 2017 en la delegación de Fuerza Pública de Siquirres. Foto: Archivo.
El sujeto fue detenido el 26 de abril del 2017 en la delegación de Fuerza Pública de Siquirres. Foto: Archivo.

Un oficial de la Fuerza Pública de Siquirres fue condenado a 140 años de prisión por cuatro violaciones, privaciones de libertad y robos agravados.

Sin embargo, el Tribunal Penal de Pococí redujo la pena de Tadeo Prendas Bustos a 50 años, por las reglas del concurso material, que definen que la condena impuesta por varios delitos no puede superar el triple de la pena mayor.

La Fiscalía de Pococí demostró que el condenado, de 40 años, cometía los crímenes en sus días libres, usando su automóvil y con un pasamontañas.

Los hechos ocurrieron en tres fechas distintas en El Cairo de Siquirres.

El 14 de marzo del 2017, Prendas amenazó a una mujer de 26 años para que se subiera a su carro, la llevó a una entrada cerca del río Reventazón, donde la violó y le robó el celular.

El segundo crimen fue el 4 de abril del mismo año, cuando el policía interceptó a una colegial de 15 años y dos compañeros. Bajo amenazas, los trasladó a un sitio solitario y con poca iluminación. Allí, violó a la menor de edad y le robó el celular a los otros dos.

Una semana después, el 11 de abril, Tadeo abordó a cuatro personas, dos hermanas y dos hermanos. A los hombres los retuvo en el auto, mientras violaba a las dos jóvenes de 19 y 20 años.

La Fiscalía detalló que para la detención fueron esenciales las descripciones del sujeto y su vehículo brindadas por las víctimas.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) realizó un retrato hablado del imputado, el cual fue reconocido por un agente que participaba en la investigación.

El sentenciado fue detenido el 26 de abril del 2017 en la delegación policial de Siquirres, donde trabajaba desde el 2010. Luego, un reconocimiento físico confirmó que se trataba del sujeto descrito por las víctimas.

Ese día también le allanaron su casa, en la comunidad de El Cairo, donde encontraron un arma de fuego escondida en el cielorraso.

El caso se tramitó bajo la causa 17-0000202-0486-PE.