Hugo Solano C.. 17 junio
Juicio en contra de Jorge Chavarría, exfiscal de la República. Lo acompañan los abogados Jorge Urey Solano (centro) y Primo Chacón. Foto Jeffrey Zamora
Juicio en contra de Jorge Chavarría, exfiscal de la República. Lo acompañan los abogados Jorge Urey Solano (centro) y Primo Chacón. Foto Jeffrey Zamora

El exfiscal general, Jorge Chavarría, declaró la tarde de este lunes que es víctima de una persecución descarada por parte de la Fiscalía y rechazó los cargos en un juicio que se desarrolla en su contra por solicitar dos desestimaciones, en agosto y octubre del 2014, en favor de Celso Gamboa Sánchez, quien entonces se desempeñaba como ministro de Seguridad.

El Ministerio Público le imputa a Chavarría dos delitos de incumplimiento de deberes, al argumentar que entre él y Gamboa “existe una amistad íntima”, lo que le exigía “abstenerse de conocer, tramitar y resolver esas causas”.

El exfiscal dijo en el juicio este lunes: “Un Ministerio Público que se respete en el mundo, ¿cómo se atreve a acusar a una persona con dos recortes periodísticos que recrean una entrevista de radio? Esa es la prueba para acusarme de un delito y por eso estoy enojado”.

Afirmó sentirse totalmente perseguido y, por eso, se defenderá en todas las instancias nacionales y, de ser necesario, internacionales, pues afirma que siempre se ha apegado al Estado de Derecho.

A su juicio, la Fiscalía falsifica la acusación en su contra cuando dice que él tuvo amistad íntima con Celso Gamboa en el 2010, lo cual no está señalado en ninguna prueba.

"Es un maquillaje que le hicieron a la acusación para que pasara a otra etapa de juicio”, indicó Chavarría ante la jueza Maureen Iong Ureña.

(Video) Exfiscal Jorge Chavarría rechaza cargos de prevaricato y otros en juicio

Añadió que la única prueba de la Fiscalía se basa en un programa de radio del 25 de setiembre del 2017, el cual retrotraen para darle significación en el 2014, cuando se firmaron las resoluciones que motivaron el juicio.

“Mientras todos los costarricenses estaban viendo qué pasaba con el cementazo, la fiscal general estaba revisando mis casos para ver que encontraba y, como no encontró nada relacionado con eso, se encontró dos desestimaciones del 2014 y monta esta mentira”, continuó.

Chavarría dijo que, aunque conoce a Celso Gamboa como funcionario judicial, nunca tuvo relación con su familia y no sabe cómo se atreve la fiscala general, Emilia Navas, a acusarlo en un contexto muy complejo diciendo que conoce al exmagistrado Gamboa desde que nació, pero luego cambió la versión al decir que se conocen desde el 2010, de lo cual no tienen una sola prueba.

Relató que conoce a Gamboa desde 1998 cuando era estudiante y mantuvo una relación de compañero en el Poder Judicial. Dijo que, en 40 años conocí a más de 400 estudiantes, y a todos los considera amigos pero “todos sabemos los límites”.

Según Chavarría, él lo nombró como subjefe del Ministerio Público en el 2015 y discutían asuntos sobre crimen organizado en Limón y otros temas, incluso su esposa y él lo regañaban, pero las relaciones son cambiantes. Dijo que tiene más de un año de no comunicarse con él.

“Me parece una película de ficción”, dijo Chavarría, quien fustigó que los recursos públicos se utilicen en un juicio por delitos de omisión con dos fiscales (Leonardo Gómez y Sofía Valenzuela) con un salario elevado y un representante de la Procuraduría General de la República.

Insistió en que la prueba es espuria y lamentó que se gasten recursos de la Fiscalía en un caso que no tiene sustento alguno. En su criterio, el juicio solo busca distraer la atención de un caso como el del cemento chino donde en año y medio no han hecho nada.

La oficina de Prensa de la Fiscalía dijo que se referirán al caso en la etapa de conclusiones y acotó que, en términos generales, los juzgados penales ordenan la apertura de un juicio cuando consideran que hay elementos de prueba suficientes para acreditar que la persona acusada cometió un delito.

“Para tales efectos, se valora la prueba y no el costo que pueda tener un proceso”, añadió el Ministerio Público.

No le consta una amistad íntima

Este lunes, en este juicio, el exmagistrado Daniel González Alvarez testificó este lunes que nunca supo de una “amistad íntima” entre el exfiscal general Jorge Chavarría y el exmagistrado Celso Gamboa.

Durante 12 años, Daniel González fue esposo de la madre del exmagistrado Celso Gamboa, Cecilia Sánchez. Por esa relación y porque también conocía al exfiscal Chavarría, compareció como testigo y fue indagado unos 15 minutos.

Dijo que Celso Gamboa era un niño de 10 años cuando él fue esposo de la madre de Celso (Cecilia Sánchez) y dejó esa familia cuando Gamboa era un joven de unos 22 años, por lo que insistió en desconocer de una amistad íntima entre el fiscal y el exmagistrado Gamboa.

Añadió que Chavarría nunca visitó su casa mientras él estuvo casado con la madre de Gamboa.

Posterior a la declaración del testigo, se procedió a la incorporación de prueba documental y a escuchar un programa de radio que la Fiscalía aportó como prueba.

Las causas

Las investigaciones sobre Gamboa que Chavarría desestimó, llevadas en los expedientes 14-000063-033-PE y 13-000026-033-TP, se desarrollaron cuando este fungía como jerarca en Seguridad.

En el que se tramita bajo el expediente 14-000063-033-PE, se le atribuyó a Celso Gamboa el delito de desobediencia porque, supuestamente, no acató una orden de la Sala Constitucional en su cargo de ministro de Seguridad.

En la otra investigación penal contra Gamboa, se le endilgaron los delitos de prevaricato, abuso de autoridad e incumplimiento de deberes por un desalojo en una propiedad en Heredia, pese a que estaba en disputa penal.

En ambos expedientes, Chavarría recomendó las desestimaciones, que fueron acogidas por los magistrados de Sala Tercera, quienes resuelven, en última instancia, los casos que involucran a funcionarios con inmunidad, como Gamboa.

Miguel Cortés Chaves, representante de la Procuraduría de la Ética, manifestó al inicio de este debate, el pasado 3 de junio, que estimaron por ¢5 millones la acción civil resarcitoria por daño social.

“El tema tiene que ver con la inhibitoria que debió haber realizado don Jorge (Chavarría) al conocer estos asuntos, porque lo que se le cuestiona es que él tenía una relación de amistad con don Celso (Gamboa)”, manifestó Cortés en aquel momento.

El juicio entrará a la etapa de conclusiones el martes 25 de junio a las 8:30 a. m. y luego se definirá la fecha de sentencia.