Katherine Chaves R.. Hace 3 días
El Tribunal dio por hecho que el joven aprovechaba que se quedaban solos para violar a su primo, de 15 años. Foto: Eyleen Vargas
El Tribunal dio por hecho que el joven aprovechaba que se quedaban solos para violar a su primo, de 15 años. Foto: Eyleen Vargas

Un joven aprovechó la confianza que le tenía la familia y así violar cinco veces a su primo de 15 años en Hatillo, San José.

Por esos hechos, el Tribunal Penal de la zona condenó a prisión a Andrey Esteban Barrantes Mena, de 24 años. Según la sentencia, dictada el viernes anterior, él deberá descontar una sentencia de 33 años.

Además de ser hallado culpable de cinco delitos de violación, también lo sentenciaron por dos ilícitos de seducción o encuentros con menores por medios electrónicos, citó la Fiscalía

Según la pieza acusatoria del Ministerio Público, los hechos ocurrieron en el 2018, cuando el imputado amenazó y realizó actos de seducción con fines sexuales usando medios tecnológicos, sin especificar cuáles.

Después de eso, Barrantes aprovechó la cercanía familiar para llegar a la casa del quinceañero y, cuando ambos se quedaban solos, lo violaba.

Tras las agresiones sexuales, el ofendido contó a su familia lo que estaba pasando, por lo que interpusieron la denuncia ante la Fiscalía.

El caso se tramitó bajo el expediente 18-000260-277-PE y, mientras la sentencia adquiere firmeza, Barrantes deberá pasar seis meses en prisión preventiva.

Esta condena trascendió días después de que el mismo Tribunal condenara a ocho años de cárcel a un papá por abusar y castigar con “fuertes golpes” a su hijo, cuando este tenía entre nueve y once años.

El sentenciado fue identificado como Henry Durán López, de 51 años.

Según un comunicado emitido por la Fiscalía, estos abusos no se conocieron hasta que los papás del ofendido se separaron en el 2017.

Trascendió que la situación familiar era tensa, puesto que existía violencia doméstica. De hecho, se realizó un proceso aparte por esas agresiones, no obstante, no se obtuvo mayor detalle de cómo se resolvió este asunto.

Lo que sí se conoce es que, una vez que se separaron, el menor se sintió en confianza para poder hablar con su mamá sobre lo que venía ocurriendo.

Cuando la madre conoció la situación, interpuso la denuncia ante el Ministerio Público en ese mismo año. Dicho acto desencadenó la investigación y la sentencia divulgada este jueves.

Mientras la condena queda en firme, el imputado pasará seis meses en prisión preventiva.