Yeryis Salas. Hace 1 día
Las princesas abundan en el cuarto de la niña, habitación que comparte con su hermana menor. Foto: Mayela López.
Las princesas abundan en el cuarto de la niña, habitación que comparte con su hermana menor. Foto: Mayela López.

“Alguien llamó, mi hija contestó y ella nada más soltó el teléfono, lo dejó caer. Cuando yo lo agarré decían ‘hijue... muerta de hambre’".

Aquella llamada es solo una muestra del martirio que ha tenido que vivir una familia, luego de que denunciaran al pastor de una iglesia de Pacayas de Alvarado, Cartago, por presuntos abusos sexuales.

¿Cómo es posible que mi hija esté pasando por esto?”, se pregunta la madre de la presunta víctima, quien tenía cinco años cuando contó lo sucedido, pero se cree que los abusos ocurrían desde tiempo atrás. Ahora, la menor tiene ocho.

El denunciado, de apellidos Chacón Leandro, es el esposo de la abuela paterna de la niña. Este hombre, de 46, está a la espera de juicio en el Tribunal Penal de Cartago.

Según la madre de la menor, las constantes llamadas de amenazas e insultos la llevaron a quitar el teléfono de la casa. Sin embargo, los problemas para la niña continuaron en la escuela con el bullying de los compañeros.

“Mi hija ha tenido que sufrir cualquier cantidad de insultos, por medio de chiquitos que le han llegado a decir ‘usted es la fulanita que se dejó hacer tal y tal cosa’, ella ha venido aquí decaída, me ha dicho ‘mamá, no quiero volver a la escuela’”.

“Ya me la tenían al borde, venía con vómitos, venía y se tiraba a la cama, tenía mareos, me decía ‘mamá, ya no lo soporto, ya no quiero vivir esto, yo me quiero ir de aquí’”, contó la mujer, quien tiene otros tres hijos.

En busca de mayor tranquilidad, decidió trasladar a su hija de la escuela de Buenos Aires de Pacayas a otro centro educativo de la zona.

La red social Facebook, añadió la madre, se convirtió en otro medio para afectarla, pues se publicaron amenazas y afirmaciones falsas en su contra, supuestamente, por parte de parientes cercanos del pastor, uno de los cuales le dijo que se la iban “a pagar”.

“ Son cosas públicas, y yo digo ¿dónde está la ley? ¿Qué está haciendo la ley por protegernos?”, volvió a cuestionar la madre.

“Una hija dice que le pagamos a los medios de comunicación para que lleguen a entrevistarnos, como si fuera tan lindo hablar de esto, esto es un martirio para nosotros. Dicen que queremos plata, pero esto no se trata de dinero, se trata de un daño irremediable que le hicieron a una chiquita de 5 años”, añadió.

Colores grises y pesadillas

Cuando la niña estaba en el nivel de materno, su madre y maestra notaron que su conducta no era normal.

La docente alertó que al pintar solo escogía colores grises, peleaba con los compañeros y le daba miedo ir al baño.

“Muchas cosas vinieron pasando, se me orinaba en la cama, lloraba, tenía pesadillas, decía que veía monos gigantes”, aseguró la mamá.

Una tarde en la que notó a su hija muy triste, la madre le preguntó qué le sucedía.

“Mamá, es que alguien me está haciendo cosas que no me gustan”, fue la respuesta de la niña

Cuando le preguntó qué cosas, dijo que la estaba tocando.

“Ella me hizo así con la mano, en sus partes íntimas. Yo sentí que a mí me alzaron, me dejaron caer, que el mundo se me derrumbó en ese momento, pero como mamá, como mujer, yo tenía que ser fuerte”, relató.

Luego, la niña le reveló quién cometió los hechos.

“Cada vez que yo lo recuerdo siento que algo me arde en el corazón, como que me arrancó algo en el corazón”, expuso la madre.

En ese momento, se rompió la cercana relación que tenía ella mantenía con sus suegros.

“Yo les ayudaba en el coro de la iglesia, siempre hubo esa relación bonita, muchísima confianza, nunca vi cosas extrañas. Mi suegra decía ‘dejámelos (a los niños), yo te los cuido’, tal vez para ir yo a recoger al otro hijo a la escuela o para irlo a traer, o a la hora de que yo tenía que ir a la iglesia, a los ensayos del coro, yo dejaba a mis hijos ahí.

“Cuando hablo de esto me despedaza, fue alguien en quien yo confié", expresó.

Luego de la revelación de la niña, la madre instó a la niña a contarle con detalle lo que había ocurrido.

"Ella me decía: ‘es que me besa la boca, me mete los dedos, me pasa la lengua’, o sea ¿cómo alguien va a tener el corazón de destruir la vida de una chiquita de 5 años?”, dijo.

La madre no volvió a hablar con Chacón, pero su suegra sí la visitaba para explicarle que “un espíritu poseía” a su esposo “y hacía cosas de las que él después no se acordaba”.

Según el expediente de la Fiscalía Adjunta de Cartago, un relato similar brindaron Chacón y su esposa en los testimonios de descargo.

El juicio estaba programado para el 4 de febrero, pero se pospuso por una reorganización de la agenda del Tribunal de Juicio de Cartago. La fecha aún no se define.

La Fiscalía confirmó este viernes que en su sistema no aparecen medidas cautelares contra el pastor, quien vive a unos 300 metros de la familia denunciante.

La causa se tramita en el expediente 16-000870-0345-PE.

Nuevas denuncias

Dos nuevas denuncias penales por abuso sexual fueron presentadas contra Chacón en los últimos meses.

La más reciente es de una joven de 14 años.

Ella aseguró que incluso su madre, quien murió hace tres años por un cáncer, fue víctima de abuso por parte de ese hombre, cuando él les alquilaba una casa.

Esta última llegó a revelar lo sucedido en la iglesia de la cual Chacón era pastor. En respuesta, él las sacó de la casa que arrendaban.

Chacón, supuestamente, fue expulsado de aquella congregación, pero comenzó una nueva en el centro de Pacayas, en un pequeño establecimiento ubicado en el segundo piso de una carnicería.

Dos veces por semana, el pastor denunciado dirige los cultos que se realizan en el segundo piso de este edificio en Pacayas de Alvarado, Cartago. Foto: Mayela López.
Dos veces por semana, el pastor denunciado dirige los cultos que se realizan en el segundo piso de este edificio en Pacayas de Alvarado, Cartago. Foto: Mayela López.

La adolescente afirmó que tenía 5 años cuando sucedieron los abusos contra ella.

“Yo nunca tuve papá, entonces yo a él lo veía como a un papá, yo lo quería mucho. Cuando iba a la casa de él, me alzaba y me empezaba a tocar mis partes íntimas, me empezaba a dar besos por la boca, yo nunca hablé porque no solo a mí me lo había hecho, sino también se lo había hecho a mi mamá”, relató.

“Cuando pasó lo de mi mamá hubo un problema muy grande, entonces yo no quería otro problema aún más grande”, manifestó para explicar su silencio.

Una tercera joven lo denunció penalmente en el 2015, pero por supuestas presiones habría retirado la queja.

Esta persona contactó a la madre de la niña por cuyo caso Chacón irá a juicio.

“Esta muchacha vino y me dijo: ‘yo quiero decirle que si de algo sirve mi testimonio yo estoy aquí, yo ya no quiero que nadie pase lo que yo he tenido que pasar, y me ha dolido en el alma y en el corazón que su hija, siendo tan pequeñita, haya tenido que pasar por esto’”, contó la mujer.

En las elecciones municipales del 2016, Chacón fue candidato a alcalde en el cantón de Alvarado por el Partido Restauración Nacional (PRN), comicios en los que obtuvo un 2% de los votos.

Colaboró el corresponsal Fernando Gutiérrez.