Eillyn Jiménez B.. 5 julio
Agentes del OIJ y Fiscalía arrestaron en junio del 2013 al médico Francisco Mora Palma dentro del hospital Calderón Guardia. Foto: OIJ para LN/Archivo
Agentes del OIJ y Fiscalía arrestaron en junio del 2013 al médico Francisco Mora Palma dentro del hospital Calderón Guardia. Foto: OIJ para LN/Archivo

El exjefe médico de la Caja Costarricense de Seguro Social, Francisco José Mora Palma, y el comerciante griego, Dimóstenes Katsigiannis Karkasi, irán a un nuevo juicio por el delito de trata de personas con fines de extracción ilícita de órganos.

Así lo dio a conocer la Fiscalía este jueves por la mañana, luego de que el Tribunal de Apelación de Sentencia de Goicoechea acogiera el recurso de apelación que se interpuso por este caso.

La fecha para el nuevo debate no ha sido definida, pero en este las penas podrían ser hasta tres veces mayores que las impuestas el pasado 4 de diciembre, cuando Mora fue sentenciado a 12 años de prisión por un delito de trata de personas y un delito de peculado y Katsigiannis a ocho por un delito de trata de personas.

"El Ministerio Público apeló porque versaba en que no había un solo delito, sino tantos delitos como víctimas", manifestó la fiscala subrogante, Ileana Mora.

La funcionaria precisó que lo único que se discutirá en el nuevo juicio es el monto de la pena.

La Fiscalía considera que los castigos deben ser mayores, al asegurar que Mora Palma es responsable de 13 delitos de trata de personas con fines de extracción ilícita de órganos y 14 delitos de peculado. En el caso del comerciante, consideran que cometió tres delitos de trata de personas.

"Con la última reforma del artículo 172 del Código Penal, el delito de trata de personas en su modalidad agravada se castiga con pena de ocho a 16 años; esto significa que la condena a imponer a Mora Palma podría ser de entre 24 y 48 años de prisión, misma situación que aplicaría al comerciante", detalló el ente acusador en un comunicado de prensa.

Durante el debate que se siguió en el 2017 en contra de estas dos personas, se determinó que el médico utilizó las instalaciones del Hospital Calderón Guardia, en San José, para realizar exámenes de laboratorio con fines privados.

Los doctores Maximiliano Mauro Stamati, Fabián Fonseca Guzmán y Víctor Hugo Monge Monge fueron absueltos durante el proceso anterior por duda.

Tanto Mora como Katsigiannis permanecerán en prisión preventiva hasta el 4 de diciembre de este 2018, informó la Fiscalía que sigue la causa bajo el expediente 13-000227-1219-PE.

El caso

Mora Palma trabajó tres décadas en la CCSS y durante 13 años fue el jefe del servicio de Nefrología del Hospital Calderón Guardia.

Según la Fiscalía, los receptores habrían pagado a la red $140.000 por procedimiento. De ellos, $40.000 eran para el 'donante', pero estas personas nunca recibieron esa cantidad. Hubo quienes apenas recibieron ¢3 millones y otros ¢10 millones como cantidad máxima.

Los hechos ilícitos ocurrieron entre el 2009 y el 2013, año en que Palma y los otros cuatro hombres fueron detenidos en operativos judiciales.

Mora Palma fue arrestado en junio del 2013 en su consultorio del Hospital Calderón Guardia. Posteriormente, fueron capturados los otros médicos, el comerciante griego y una policía de la Fuerza Pública de apellidos Cordero Solano. A estos dos últimos, la Fiscalía les atribuyó el papel de reclutadores de personas interesadas en vender el riñón.

Durante el juicio, Cordero Solano figuró como víctima-imputada pues ella, además de reclutar personas, también dio su riñón. En su caso, quedó con acción legal suspendida por criterio de oportunidad y acordó con la Fiscalía relatar todos los hechos que constan en la acusación.

El juicio de este caso inició el 11 de setiembre y finalizó el 30 de noviembre con la fase de conclusiones, tanto de la defensa como de la Fiscalía.

La investigación arrancó después de que la Policía ucraniana solicitara colaboración a Interpol Costa Rica, en diciembre del 2012, para rastrear un número telefónico ligado a dos detenidos en ese país por tráfico de órganos.

Además, el periódico mexicano El Universal publicó un reportaje en mayo del 2013. El texto arranca con el relato de cómo dos israelíes pagaron $6.000 a un costarricense y a un nicaragüense para obtener sus riñones. Los cuatro se sometieron a la operación en una clínica privada en San José, cuyo nombre no revela el diario.

Información actualizada a las 4:05 p. m. con declaraciones de la fiscala subrogante.