Carlos Arguedas C.. 27 diciembre, 2019
El jueves a las 5:30 p. m. agentes del OIJ en conjunto con la fiscalía allanaron la casa de Urbina Rodríguez, ubicada en Ticabán de Pococí. Fotos de Reiner Montero
El jueves a las 5:30 p. m. agentes del OIJ en conjunto con la fiscalía allanaron la casa de Urbina Rodríguez, ubicada en Ticabán de Pococí. Fotos de Reiner Montero

Dos hombres detenidos este jueves, como sospechosos de robar ¢1.200 millones a un camión remesero en Pococí, en mayo pasado, compraron varias fincas y una marisquería en los últimos seis meses.

Se trata de dos sujetos de apellidos Urbina Rodríguez y Rodríguez Morera, a quienes la Fiscalía Adjunta de Pococí les abrió una causa penal no solo por robo agravado, sino también por legitimación de capitales, bajo la tesis de que habrían usado el dinero producto del delito para obtener bienes.

Ambos fueron detenidos durante allanamientos a sus casas en Cariari de Pococí, con la participación del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y con la autorización de un juez penal.

El Ministerio Público informó de que, durante los allanamientos, no encontró dinero en efectivo, pero sí decomisó tres armas, teléfonos celulares, así como otro tipo de evidencias como documentos de compras, que fueron acumuladas a las pruebas.

Se trata de “prueba importante” para el caso, citó la Fiscalía en un comunicado.

Los detenidos permanecen en la Fiscalía de Pococí donde se les tomará la declaración indagatoria. Posteriormente, en una audiencia ante el Juzgado Penal de Pococí, el Ministerio Público solicitará que se les impongan medidas cautelares.

La legitimación de capitales es sancionada con prisión de cinco a 15 años, según el artículo 68 de la Ley sobre estupefacientes, sustancias psicotrópicas, drogas de uso no autorizado, actividades conexas, legitimación de capitales y financiamiento al terrorismo.

El robo agravado también es penado con cárcel de cinco a 15 años, según el artículo 213 del Código Penal.

Las autoridades judiciales manejan la hipótesis de que al asalto al camión remesero fue fingido.

Dentro de esta misma causa, la Fiscalía investiga a otros dos hombres, de apellidos Mendoza Pérez y Sánchez Sevilla, quienes cumplen prisión preventiva desde mayo anterior. Ellos eran dos de los tres custodios del camión remesero. El caso corresponde al expediente 19-1085-066-PE.

Durante los allanamientos realizados por el OIJ y la Fiscalía se decomisaron tres arma de fuego y munición. Foto cortesía OIJ
Durante los allanamientos realizados por el OIJ y la Fiscalía se decomisaron tres arma de fuego y munición. Foto cortesía OIJ
Historia del robo

El robo al camión remesero, de la empresa Dunbar Internacional, se registró el pasado 2 de mayo a las 9:40 p. m. sobre en la ruta 32, cerca del puente sobre el río Costa Rica en Guápiles, Pococí.

El vehículo transportador de valores se dirigía hacia San José luego de recoger dinero en el Caribe.

La versión inicial daba cuenta de que una vagoneta que circulaba adelante habría frenado de golpe, por lo que el conductor del remesero la impactó por detrás.

Después del choque, los cuatro custodios se habrían bajado para observar los daños. En ese momento, al parecer, varios sujetos fuertemente armados bajaron de la vagoneta y de un pick up y redujeron a la impotencia a los custodios.

De seguido, los hampones habrían conducido el camión remesero unos 200 metros hasta un sitio solitario en la calle a la comunidad de Aguas Mansas, donde en apariencia sacaron las tulas con dinero, el cual se estimó en ¢1.200 millones y la pasaron a un vehículo, en el cual escaparon.

Luego oficiales de la Fuerza Pública hallaron el pick up, que era un Toyota Hi Lux, de color gris que habían utilizado en el atraco. El carro estaba a tres kilómetros de distancia del sitio del robo en el camino que lleva a Gallo Pinto.

El pick up había sido robado el 30 de abril a un ganadero en la localidad de Cedral de Palmitas, en Pococí

En tanto, la vagoneta era de marca Mack Visión y no contaba con placas.

Las autoridades en las investigaciones determinaron de que ni la vagoneta ni el camión remesero presentaban golpes de un choque, por lo que se concluyó que todo había sido simulado.

Fue así como, al día siguiente del atraco (3 de mayo), la policía judicial detuvo a los tres custodios del camión remesero (Mendoza, Sánchez y Villarreal Phillips).

En un principio, la acción judicial se abrió por los delitos de hurto agravado y simulación de delito, pero conforme avanzó la pesquisa se varió la calificación jurídica.

La Fiscalía comunicó que, en el caso de Villarreal, el caso se está tramitando de manera independiente y es por el delito de robo agravado. Ese asunto ya está acusado y se solicitó la apertura a juicio. Sin embargo, no fue factible conocer si ya se tiene fecha para el debate.

Este individuo de apellidos Urbina Rodríguez fue detenido en Ticabán de Pococí. Foto cortesía OIJ
Este individuo de apellidos Urbina Rodríguez fue detenido en Ticabán de Pococí. Foto cortesía OIJ