Carlos Arguedas C.. 16 enero
Pocas horas después del siniestro, estos hombres intentaban levantar de nuevo uno de los ranchos en la zona afectada por el incendio. Foto: Alejandro Murillo para LN
Pocas horas después del siniestro, estos hombres intentaban levantar de nuevo uno de los ranchos en la zona afectada por el incendio. Foto: Alejandro Murillo para LN

Los 189 ranchos consumidos por un incendio, que se produjo a las 2:36 a. m. de este miércoles en el precario los Sauces de Guararí, Heredia, ocupaban un terreno destinado para una malograda plaza de fútbol.

Esas construcciones ilegales ocupaban un área de 8.400 metros cuadrados de una superficie que tiene una pequeña parte plana, pero que en su mayoría es una gradiente bastante pronunciada.

Esta porción de tierra forma parte de la llamada finca La Libertad (tenía más de 75 héctareas) que en 1984 fue vendida al Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo (INVU) para que ahí se construyeran casas de interés social. La intención era atender las demandas de techo digno que en aquel momento desarrollaban diversas organizaciones.

En total se crearon 17 caseríos que dieron origen a Guararí (hoy cuenta con 32). Uno de los caseríos fue la urbanización Los Sauces, que para 1992 registraba 205 soluciones de vivienda, la mayoría estructuras de cemento.

Los Sauces contaba con una porción de terreno destinada para un área deportiva, una plaza de fútbol y un planché que serviría como cancha multiusos. Sin embargo, con el paso del tiempo fue invadida y allí, a pesar de que el terreno no reunía las condiciones, se levantaron ranchos.

Un reporte del Ministerio de Vivienda y Asentamientos Humanos del año 2010 dio cuenta de que en el sector de los Sauces había 25 construcciones ilegales.

Armando Sibaja Campos, un poblador de Los Sauces y, además, coordinador local de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), dijo que en la actualidad se estima que el precario contaba con más de 500 ranchos y que el 76% de sus ocupantes son extranjeros.

Improvisados pasos

El precario Los Sauces no contaba con calles, sino que está unido por una red de callejones, los cuales tienen unos dos metros de ancho. A los lados se levantaron los ranchos que eran construcciones de latas de cinc y madera.

Eran estructuras pegadas unas con otras. Entre algunas de las edificaciones, cada 10 metros de distancia aproximadamente, había otros pasos más angostos, de un metro de ancho, que eran como una especie de alamedas para el ingreso de otras casas. En los Sauces no había espacio para más estructuras.

Los improvisados caminos eran utilizados para meter las cañerías, los cables de electricidad y también servían para el desagüe de las aguas jabonosas, que primero caían en una quebrada y luego llegan el río Pirro.

Sobre el precario Los Sauces se han hecho pocas publicaciones. Únicamente hay referencias por un incendio en febrero del 2009 que consumió cuatro ranchos y por el crimen, el 21 de agosto del 2018, de un niño de 10 años mientras dormía en su cama, debido a la pugna de dos bandas que operaban en el lugar.

Origen de la tragedia

En cuanto al fuego que destruyó las humildes viviendas, este inició en una casita ubicada en el sector sur del precario. Esa casa no contaba con electricidad y la inquilina utilizaba un fogón para cocinar. En esa misma vivienda ya se habían atendido dos conatos de incendio.

Las llamas se extendieron de manera muy rápida. Cuando llegó la primera unidad de Bomberos, el fuego abarcaba una área de unos 200 metros cuadrados, dijo José Velasco, de la estación de Heredia.

Aunque se pretendió confinarlo –evitar que se propagara– el viento extendió las llamas hacia el norte y luego al oeste.

Julio Escalante, con 10 años de vivir en el precario, dijo que su casa no resultó afectada, “porque comencé a echarle agua”, pero el fuego consumió las casas aledañas.

Luego de tres horas de trabajo, a las 5:43 a. m. las acciones conjuntas de 100 bomberos permitieron contener el fuego y evitar que siguiera extendiéndose.

Debido al siniestro los servicios de agua y electricidad se vieron interrumpidos en Los Sauces, pero poco después los restablecieron. La Empresa de Servicios Públicos de Heredia (ESPH) informó de que solo quedaron fuera de servicio 44 medidores que daban electricidad a cerca de 200 personas.

La CNE agregó que en total 532 personas resultaron afectadas debido a la conflagración, para quienes se abrieron dos albergues, con capacidad de 260 personas.

El precario Los Sauces tiene callejones de unos dos metros de ancho. Por ahí los bomberos metieron mangueras para apagar el fuego pero al mismo tiempo decenas de personas los usaban para pasar. Foto Alonso Tenorio
El precario Los Sauces tiene callejones de unos dos metros de ancho. Por ahí los bomberos metieron mangueras para apagar el fuego pero al mismo tiempo decenas de personas los usaban para pasar. Foto Alonso Tenorio