Hugo Solano C.. 2 octubre, 2020
La multiplicación de grietas en el piso se intensificó el mes pasado y luego de las inspecciones se declararon inhabitables varias casas y otras están en terreno de riesgo moderado. Foto: Cortesía CNE.
La multiplicación de grietas en el piso se intensificó el mes pasado y luego de las inspecciones se declararon inhabitables varias casas y otras están en terreno de riesgo moderado. Foto: Cortesía CNE.

Las 18 casas que estaban en la zona de alto riesgo por el deslizamiento en la urbanización Valladolid de San Miguel, Desamparados, van quedando poco a poco desalojadas, luego de que este viernes el Ministerio de Salud entregara las órdenes sanitarias.

La orden de desalojo es clara en que las casas tienen daños estructurales y no estructurales y que están en una zona de peligro inminente, razón por la cual aplican la Ley General de Salud (N.° 5395).

Los fuertes aguaceros de setiembre en esa zona reactivaron un deslizamiento que había surgido por el impacto de la tormenta tropical Nate, en el 2017, cuando más de media hectárea de la finca donde están 144 casas cayó a un precipicio junto al cauce del río Jorco.

Flor Jiménez Altamirano, una de las propietarias, dijo que desde hace varios días se fue a vivir “arrimada” donde una amiga que le facilitó dos habitaciones para ella, sus dos hijos y sus cuatro perros, en una casa cerca de la plaza de San Miguel.

“Yo nunca había pasado por esto. Ocupo devolverle la estabilidad a mis hijos, que están sufriendo muchas incomodidades”, dijo sollozando.

Agradeció el apoyo y la buena voluntad de vecinos y allegados que durante estas semanas les han ayudado a salir adelante en estos días. Ella tiene 30 años de vivir ahí.

Afirmó que este viernes recibió y firmó la orden sanitaria que le correspondía, donde el Ministerio de Salud le da cinco días hábiles para evacuar, lo mismo que a los dueños de las otras 17 casas que están en mayor riesgo.

Actualmente ha distribuido algunos bienes en bodegas y espacios que los vecinos le han prestado y ahora se dispone a esperar la solución definitiva para poderse llevar su familia y sus bienes a un sitio seguro.

Dijo que regularmente va a ver cómo sigue la casa y cada vez es peor, traquea cada vez más y tuvo que dejar un portón abierto porque ya es imposible moverlo.

Desde hace días las familias han ido saliendo por temor a un colapso, ya que cada vez se notan más las grietas, puertas que se traban y marcos desencajados por fallas estructurales ante el movimiento de la tierra.

Shirley Chanto, otra vecina afectada, clamó porque la nueva solución no les implique quedar con algún tipo de crédito, pues sus casas eran propias. “Que a las familias que realmente necesitan vivienda, se les otorgue casa de manera totalmente libre de cualquier pago”, expresó.

De acuerdo con el alcalde de Desamparados, Gilberth Jiménez, ya se comenzó a coordinar con la Compañía Nacional de Fuerza y Luz y con Acueductos y Alcantarillados, para desconectar los servicios de electricidad y agua de las casas y así prevenir incendios y fugas de agua ante el evidente daño en las propiedades.

También se reunió con personeros del Ministerio de Vivienda avanzada la tarde del jueves, donde esa entidad propuso como solución casi inmediata, reubicar a las familias en un edificio de apartamentos en San José.

“Eso conlleva a las familias, salir del arraigo que han tenido en el cantón, pero les favorece porque pueden irse a un sitio seguro y en buenas condiciones. Son apartamentos con dos cuartos, cocina, baño, comedor y cuarto de pilas”, indicó el alcalde.

De igual manera, dijo que adelantaron conversaciones sobre la posible donación de un terreno municipal que mide casi 10.000 metros cuadrados en La Cachaza de San Miguel, para desarrollar un proyecto de unas 30 viviendas que ayuden a futuras emergencias similares.

Urbanización Valladolid, Desamparados

Evaluación de CNE pide evacuar 31 casas

FUENTE: MINISTERIO DE SALUD Y CENTRO DE RECURSOS SOBRE CORONAVIRUS DE LA UNIVERSIDAD JOHNS HOPKINS.    || INFOGRAFÍA/ LA NACIÓN.