Andrés Garita. 31 diciembre, 2019
Personal de la Cruz Roja de Puntarenas y de Orotina recorrió diversos sectores de la playa en busca de los menores. Foto de Andrés Garita
Personal de la Cruz Roja de Puntarenas y de Orotina recorrió diversos sectores de la playa en busca de los menores. Foto de Andrés Garita

Una niña de 9 años y su hermano de 7 años murieron ahogados este martes 31 de diciembre, luego de que fueran arrastrados por una corriente de agua.

El accidente se produjo a las 11:50 a. m. cuando los fallecidos y otro menor que los acompañaba, se encontraban en la desembocadura del río Jesús María, en Tivives de Puntarenas, informó la Cruz Roja Costarricense y el Ministerio de Seguridad Pública.

De acuerdo con el informe preliminar, el nivel del agua creció en forma repentina y se llevó a los tres menores. El abuelo de uno de ellos se lanzó al agua y logró sacarlo. Ese niño se encuentra en buen estado de salud. No fue posible conocer su edad.

Mientras tanto, la corriente se llevó a una niña que llevaba puesta una camiseta de color rosada y el niño que usaba camisa de color blanca.

El accidente generó un gran despliegue de personal de la Cruz Roja y del Servicio Nacional de Guardacostas (SNG), que comenzaron a recorrer la playa y la zona marítima.

Seguridad Pública informó de que a la 12:56 p. m. localizaron el cuerpo de la niña y cuatro minutos después el del niño. Estaban en el mar a unos 200 metros de distancia de la playa y a unos 400 metros de distancia de donde ocurrió el percance.

Los fallecidos eran vecinos de Pueblo Nuevo de Zarcero.

Los cuerpos fueron trasladados en una patrullera del SNG a la estación de Caldera en Puntarenas para entregarlos a las autoridades del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), para la respectiva autopsia.

Este lamentable caso se suma a la muerte de otros tres niños en los últimos días, debido a diferentes tipos de accidentes.

El 22 de diciembre, en Montes de Oro de Puntarenas, un menor de 3 años murió al caer en una olla de agua caliente para preparar tamales.

El día de Navidad, un pequeño de 2 años falleció ahogado en una piscina, en Cartago.

Al día siguiente, un niño de 5 años salió expulsado por la puerta de emergencia de un autobús que circulaba en la ruta entre Limón y Sixaola. Murió días después.

Asimismo, se registran nueve menores heridos. El más reciente es un chiquito de 8 años que fue baleado el domingo pasado en un intento de asalto en Corralillo de Cartago.