Katherine Chaves R., Keyna Calderón. 10 noviembre
En San Diego de La Unión, en Cartago, las autoridades se mantenían custodiando el lugar del homicidio, aún en la mañana de este domingo. Foto: Keyna Calderón
En San Diego de La Unión, en Cartago, las autoridades se mantenían custodiando el lugar del homicidio, aún en la mañana de este domingo. Foto: Keyna Calderón

Un hombre tomó un taxi informal para ir a buscar a unas personas en San Diego de La Unión, en Cartago.

Una vez que llegaron al sitio, dos supuestos asaltantes salieron encapuchados de un terreno solitario, los interceptaron y les comenzaron a disparar.

Al pasajero, identificado como Pablo Roa Mendoza, de 41 años, lo balearon en dos ocasiones en el tórax, lo cual le provocó la muerte inmediatamente.

Mientras que el conductor del taxi salió ileso y, a como pudo, escapó del sitio para pedir ayuda a las autoridades.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) indicó que se maneja la versión de que, junto a ellos, viajaba una tercera persona. Sin embargo, se presume que después del ataque a balazos, huyó del sitio y no se ha podido dar con ella.

De momento, se desconoce si los presuntos asaltantes lograron robar algo a las víctimas.

Rainer Torres, de la Cruz Roja de Tres Ríos, informó de que la llamada ingresó a eso de las 3 a. m. y hablaban de tres personas heridas. No obstante, una vez en el sitio, solo encontraron a dos víctimas.

“Cuando llegamos al lugar ya se encontraban los compañeros de Fuerza Pública asegurando la escena. Había un vehículo con un paciente adentro ya sin signos vitales. Este presentaba dos orificios a nivel de la espalda, sin salida”.

Por ello, los agentes del OIJ llegaron a la zona para levantar el cadáver, el cual fue trasladado a la Medicatura Forense, en San Joaquín de Flores. Allí le realizarán la respectiva autopsia.

Sujeto asesinado en extrañas circunstancias

Un hombre fue asesinado en extrañas circunstancias en las afueras de una vivienda en Barrio Cuba, San José, poco antes de las 8 a. m. de este domingo.

Él fue identificado como William Gerardo Rojas Rivera, de 52 años.

Según la versión preliminar de la Policía Judicial, Rojas llegó en carro hasta una casa en esa zona acompañado de otros dos hombres.

Esos dos sujetos se bajaron del auto, ingresaron a la vivienda y empezaron a intimidar a la gente que estaba allí, mientras que Rojas los esperaba en el carro.

De hecho, al dueño de la propiedad lo golpearon con la cacha del arma.

Según las versiones que dieron los testigos a las autoridades, esos individuos exigían que entregaran el dinero.

Cuando los malhechores iban a salir del sitio, se percataron de que el portón de la vivienda se había cerrado, por lo que, supuestamente, comenzaron a disparar contra este para poder abrirlo.

La primera hipótesis policial es que una de esas balas impactó a Rojas en la espalda y lo mató.

La otra teoría que existe es que, en ese momento, hubo un intercambio de disparos entre los asaltantes y otra personas que estaban afuera de la vivienda. Producto de esa balacera, Rojas habría resultado herido de muerte.

Los otros dos sujetos que acompañaban a Rojas huyeron del sitio, confirmó el OIJ.

De momento, las autoridades recaban toda la información necesaria y las pruebas que había en el sitio para poder determinar cómo se dio el asesinato.