Yeryis Salas. 7 mayo
Clínica de Alajuelita. Hora: 12:30 p. m. Miembros del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y de la Policía llegaron a la Clínica de Alajuelita con el fin de investigar la muerte de un bebé esta mañana en ese centro médico, luego de que su madre lo llevara con golpes en la espalda y el abdomen, así como sangrado nasal. Foto: Mayela López
Clínica de Alajuelita. Hora: 12:30 p. m. Miembros del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y de la Policía llegaron a la Clínica de Alajuelita con el fin de investigar la muerte de un bebé esta mañana en ese centro médico, luego de que su madre lo llevara con golpes en la espalda y el abdomen, así como sangrado nasal. Foto: Mayela López

Una mujer de apellido Montero quedó bajo custodia policial este martes, luego de que su bebé llegó fallecido a la Clínica Nueva de Alajuelita.

El menor, de 13 días de nacido, fue trasladado por la Cruz Roja al centro médico con dos golpes en la espalda y uno en la parte baja del abdomen, confirmó el director médico de la clínica, Francisco Hernández Salazar.

Los socorristas recibieron la alerta a las 9:50 a. m.

Aparementemente, el bebé llegó a la clínica desde San Felipe de Alajuelita sin poder respirar y con sangrado por la nariz; sin embargo, a su ingreso, el menor ya había fallecido, según precisó Hernández.

Al cierre de esta información, oficiales de la Fuerza Pública mantienen a la madre de 25 años bajo custodia, mientras el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) obtiene más información del caso, ante la sospecha de que el niño muriera a consecuencia de agresiones.

El Ministerio de Seguridad aclaró la tarde de este martes que la mujer se mantiene sin esposas en la clínica.

Dos menores de edad que estaban en la casa de Montero fueron llevados a albergues del Patronato Nacional de la Infancia (PANI), afirmó su presidenta ejecutiva, Patricia Vega.

Este miércoles, el PANI estudiará la situación en la que viven los niños, quienes podrían ser hermanos del bebé y cuyo género no se especificó.

Vega informó de que el 30 de abril habían recibido una denuncia por negligencia en esa misma vivienda, pues había un niño afuera de la casa solo. No obstante, el caso no pasó a más.

Por su parte, el OIJ no tomará acciones contra la mujer hasta que la autopsia aclare las causas del deceso.

El Código Penal, en el artículo 112, impone penas de 20 a 35 años de prisión “a quien mate a su ascendiente, descediente o cónyuge”.

Posibles lesiones: Hemorragias y rupturas de órganos

La doctora Olga Arguedas, directora del Hospital Nacional de Niños (HNN), indicó que lo sucedido aparenta ser un caso de síndrome de niño zarandeado.

“Es un caso realmente desgarrador porque corresponde a una de las formas más brutales de agresión infantil, que es la agresión contra recién nacidos. Las consecuencias son muy diversas, pueden producir desde desprendimientos en la retina, hasta hemorragias en la retina, el cráneo, nasales e intracerebrales”.

“El niño tenía evidencia de lesiones aparentemente a nivel abdominal. En un grado de posibilidad, un niño tan pequeñito puede presentar ruptura de bazo, hígado, hematomas renales, hemorragias intraabdominales, esto por citarle las complicaciones que con más frecuencia se describen”, describió Arguedas.

La doctora explicó que estos actos de violencia se pueden vincular con depresión posparto, la ausencia de una figura paterna, con un embarazo no deseado, poco apoyo familiar, pobreza, o un bajo nivel de alfabetización.

Según registros del HNN, en promedio un bebé menor a 28 días es asesinado al año en Costa Rica.

Anterior a este suceso, al país lo conmocionó por la muerte a golpes de una niña de un año, el pasado 10 de diciembre, en Turrialba.

La madre y el padrastro llevaron a la menor en condición delicada al Hospital William Allen Taylor, por una aparente caída.

Sin embargo, las lesiones en su cuerpo alertaron a los médicos de que se trataba de posible agresión, lo que llevó al arresto de los padres, de apellidos Quirós Torres y López Leiva, quienes descuentan seis meses de prisión preventiva.

Algunos días después de ingresar al centro médico, la bebé falleció y la causa contra Quirós y López se recalificó a homicidio calificado.

El caso se mantiene en investigación bajo el expediente 18-001498-067-PE.