14 marzo

Un indigente en Paso Canoas de Corredores, en la frontera con Panamá, y un hombre en Alajuela murieron acribillados en un lapso de siete horas. En ambos casos, la Policía presume que medió un ajuste de cuentas.

El extranjero quedó tendido en la vía pública en el sector de Paso Canoas, en el cantón de Corredores, fronterizo con Panamá. Foto: Alfonso Quesada.
El extranjero quedó tendido en la vía pública en el sector de Paso Canoas, en el cantón de Corredores, fronterizo con Panamá. Foto: Alfonso Quesada.

En Paso Canoas, la víctima sería un panameño identificado preliminarmente como Roberto Armstrong González, de 46 años, quien falleció a las 4 a. m. de este miércoles.

Roberto Díaz, un vecino, dijo que estaba durmiendo y lo despertó una seguidilla de disparos. La Policía encontró varios casquillos en el lugar.

El fallecido quedó bocabajo, en media calle, muy cerca del campo ferial de la localidad.

Los socorristas que atendieron el suceso declararon fallecido al paciente y dejaron la escena en custodia de la Fuerza Pública, hasta que los agentes del Organismo de Investigación Judicial ( OIJ) levantaran el cuerpo y las evidencias.

La Policía Judicial informó de que el fallecido era adicto a las drogas y no tenía antecedentes en nuestro país.

Otro baleado en Alajuela

El otro hecho de violencia ocurrió casi siete horas antes en el centro de La Guácima, en Alajuela, frente a varios establecimientos comerciales.

Los vecinos se mostraron preocupados, ya que al momento de los disparos había bastante gente en la zona, a las 9 p. m.

Los vecinos de Alajuela estaban alarmados porque los disparos ocurrieron en una zona muy concurrida y a las 9:30 p. m. cuando habían varias personas en el lugar. Foto: Shirley Vásquez.
Los vecinos de Alajuela estaban alarmados porque los disparos ocurrieron en una zona muy concurrida y a las 9:30 p. m. cuando habían varias personas en el lugar. Foto: Shirley Vásquez.

El fallecido fue identificado por el OIJ como Néstor Urbina Martínez, de nacionalidad nicaragüense y de unos 19 años.

Según algunos amigos, que prefirieron no ser identificados, el joven se dedicaba al corte de pelo y laboraba en San Rafael de Alajuela, era vecino de La Guácima, soltero y sin hijos.

El director del OIJ, Wálter Espinoza, informó de que el fallecido al parecer estaba consumiendo drogas con un grupo de amigos en la vía pública, cuando llegó una persona caminando, con la cara cara tapada con la capucha de un suéter y le disparó tres veces.

La versión preliminar de la Policía indica que todo se trató de un ajuste de cuentas, ya que el fallecido tenía, al parecer, todas sus pertenencias.

Urbina tenía antecedentes por robo.

El arma que se utilizó para ultimarlo es un revólver calibre 38, según los casquillos recogidos en la escena por los agentes del OIJ de Alajuela.

La versión de algunos testigos coincide con la del jefe policial, en el sentido de que el joven estaba en compañía de otro individuo, cuando un sujeto cruzó la calle, le propinó los disparos y de inmediato se subió a un vehículo que lo esperaba a pocos metros.

Las autoridades judiciales revisarán las cámaras de seguridad cercanas para comprobar o descartar esa versión.

Andrey Muñoz, de la Cruz Roja de La Guácima, dijo que los despacharon para atender un paciente con impactos de bala al lado derecho de tórax y en el brazo derecho, todos con entrada sin salida.

Agregó que a su llegada, la víctima no presentaba signos vitales.

Las autoridades presumen que en ambos casos podría tratarse de ajustes de cuentas, pues los fallecidos recibieron múltiples y disparos y no fueron asaltados.