Carlos Láscarez S.. 24 enero
Socorristas de la sede de la Cruz Roja de Nosara atendieron a la niña, quien ya no presentaba signos al momento de su arribo. Foto Cortesía
Socorristas de la sede de la Cruz Roja de Nosara atendieron a la niña, quien ya no presentaba signos al momento de su arribo. Foto Cortesía

Una niña de tres años murió la noche de este viernes en un accidente de tránsito, cuyas causas son investigadas por la Policía de Tránsito y la Policía Judicial.

El hecho se registró a eso de las 6:30 p. m. contiguo al cruce de La Casona en Nosara, Guanacaste, confirmó la Central de Comunicaciones de la Cruz Roja.

Paramédicos de la sede de esa comunidad junto con una doctora se presentaron al sitio y le realizaron maniobras de resucitación durante 40 minutos, sin embargo no respondió a los estímulos y fue declarada como fallecida.

Las primeras versiones indican que, al parecer, al automóvil en que viajaba la menor se le abrió una de las puertas traseras, lo que la hizo caer a la vía y luego ser impactada por las llantas traseras.

Esa versión es analizada por los agentes de la sede del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de Nicoya.

No fue posible conocer la cantidad de ocupantes que iban en el carro ni hacia dónde se dirigían.

La Policía Judicial indicó este sábado que la pequeña viajaba en los regazos de una familiar.

Trascendió que el vehículo involucrado es un Hyundai Elantra. Se desconoce si en el carro llevaban alguno de los dispositivo de seguridad que deben usar los menores.

La escena quedó a cargo de agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), quienes efectuaron el levantamiento del cuerpo para su traslado al Complejo de Ciencias Forenses en San Joaquín de Flores, Heredia.

Más víctimas menores

Esta niña se suma a la lista de menores víctimas de accidentes en las últimas semanas.

El pasado sábado en Río Grande de Paquera, un niño de 12 años que se desplazaba junto a un quinceañero en motocicleta falleció luego de que derraparon y chocaron de frente contra una camioneta.

Los involucrados eran vecinos de Laberinto de Paquera, una comunidad cercana al sitio del accidente.

Según la información, los jovencitos no portaban cascos de seguridad, lo que ocasionó que se golpearan la cabeza.

A la llegada de los socorristas de la Cruz Roja de Paquera, el menor no tenía signos vitales, por lo que fue declarado fallecido; el quinceañero fue llevado al Hospital Monseñor Sanabria de Puntarenas.

El 30 de diciembre del año pasado un niño de cuatro años sufrió lesiones de consideración, luego de que el automóvil en el que viajaba junto a dos adultos cayó al cauce del río Blanco, en Liverpool de Limón.

El menor fue trasladado en un principio al hospital Tony Facio, del cantón central limonense, y luego llegó en avioneta al Hospital Nacional de Niños (HNN). Según la información recibida por ese centro médico, el niño fue expulsado del vehículo y recibió los golpes más graves en su cabeza y tórax.

También el 26 de diciembre se reportó el deceso de un niño de cinco años, al salirse por la puerta de emergencia de un autobús en movimiento en la ruta 36, entre Limón y Sixaola.

Ese día, Carlos Jiménez, director interino del Hospital Nacional de Niños (HNN) contó que el niño, quien viajaba en el asiento ubicado junto a la salida de emergencia del automotor, accionó la palanca y abrió la puerta.

La víctima viajaba con su abuela y otro menor al momento del accidente.