Revista Dominical

Pasar del dicho al hecho: los útiles consejos para que los propósitos del 2021 no se queden en el intento

La experta en planificación María Ibarra, creadora de The Full Planer, le recomienda algunas pautas a seguir para que el año que empieza sea uno de metas cumplidas.

Año a año, muchos de los propósitos que nos planteamos al inicio de enero para cumplir van perdiendo fuerza con el pasar de los meses. Bajar de peso, empezar a hacer ejercicio, ser más ordenado, leer un libro, cocinar más, tener más tiempo para la familia; en fin… muchos de nosotros, de las buenas intenciones no pasamos. Pero tras un año tan complicado como lo fue el 2020, este 2021 puede convertirse en una oportunidad para cumplir, ahora sí, algunas de las metas que nos hemos propuesto antes.

Pero, ¿cómo lograrlo? Para ayudarlo a tomar rienda de su nuevo año, una experta en planificación nos recomienda algunas pautas a seguir para que este 2021 sea un año de metas cumplidas.

María Ibarra ha dedicado la mayor parte de su vida a trabajar para grandes empresas internacionales en el área de administración. Su experiencia la llevó a dirigir proyectos en países como Nigeria o Suecia; de allí es que adquirió su vasta experiencia en planificación y dirección para el cumplimiento de objetivos.

Ibarra, como muchos otros trabajadores, vivió momentos de ansiedad y estrés por la abrumadora responsabilidad que tenía sobre sus hombros. Ella vivía intensamente por los viajes, las reuniones, las cargas de trabajo y el poco tiempo para su familia, amigos y para ella misma; es de ahí de donde nace la idea de crear un método de organización para darle a su ajetreada vida una dirección más concisa, y así fue como nació hace tres años una agenda llamada The Full Planner.

Con su experiencia en la creación de The Full Planner y tras muchos años frente a la dirección de proyectos y empresas, es que Ibarra nos cuenta algunos secretos para que en diciembre de este 2021 no nos arrepintamos de no haber alcanzado las propuestas que nos hicimos en enero. ¿Cuál es el secreto? Organización, entendimiento y aceptación de que muchas cosas no se pueden lograr, buena intención para trabajar en las metas.

“La vida la había dedicado a la creación de proyectos por eso se me ocurrió un planificador que tuviera la parte que apoya la productividad y un componente para tener más tiempo para hacer lo que te emociona. Estudié términos que tienen que ver con la felicidad porque al final de cuentas eso es lo que estamos buscando: ser felices y lo hacemos a través de cumplir metas y sueños. El componente de lo que te emociona es algo que te da felicidad, que te hace levantarte todos los días a pesar de la pandemia, de la presa o de la economía”, explicó Ibarra.

Los consejos

María Ibarra enumeró estos pasos sencillos para que este 2021 sea provechoso.

Manejo efectivo del tiempo: Para ser más productivos lo que debemos de comprender es que la productividad no se trata de hacer mucho ni todo de una manera veloz, que es la idea que nos han inculcado: hacer mucho y rápido.

Ser productivo es realizar esa acción que va a impactar al resto de cosas que debo de hacer de una manera correcta. Esa acción suma a las metas o proyectos.

La experta recomienda que durante las mañanas, cuando el cerebro está fresco y creativo, que la persona le dedique al menos una hora a la acción más importante en su lista de cosas por hacer en la jornada.

Seguimiento de objetivos: Usualmente maximizamos los anhelos que tenemos para alcanzar dentro de unos años: comprar casa o un carro, por ejemplo. Pero, ¿qué hacemos cada día para alcanzarlos? Muchas veces decimos que hoy no tuvimos tiempo para esto o para aquello, y aquí es donde se aplica el sistema de objetivos o estructura para plasmar lo que se sueña y convertirlo en un sistema diario, semanal o mensual y darle seguimiento.

Dependiendo de la regularidad del seguimiento se pueden confirmar los avances o, por el contrario, las acciones que no se logran y que pueden cambiarse en el camino. Aquí es importante destacar que si no se va por la ruta correcta no hay que sentirse frustrado por lo que no se obtiene y, por el contrario, tomar acciones para enrumbarse de nuevo en la dirección adecuada.

Metas concisas: Las metas y objetivos están basadas en sueños recurrentes, aspiraciones que tenemos derecho a cumplir para ser felices; al final de cuentas el ser humano está aquí para ser feliz, no para sufrir o llorar todos los días. Hay que experimentar cosas que nos hagan crecer y avanzar.

Si los sueños se quedan en la mente es un lugar poco confiable: hay que plasmarlos para darles seguimientos y tomar acciones; al hacerlo se apropia de ese deseo y se trabaja para alcanzarlo.

Balance y beneficio: Lo primero que hay que analizar es si esa meta nos afecta positiva o negativamente a la autoconfianza, a partir de este sentimiento se genera la energía para hacer aquello que se necesita. La creatividad fluye al estar en constante chequeo de las metas, en tener autoridad para tomar decisiones.

Aceptación de los cambios: Está bien eliminar cosas basándose en una reflexión, en una toma de conciencia de que algo no está funcionando.

El seguimiento permite no solo saber dónde estamos y cuánto hemos progresado, sino que también nos expone la necesidad de ajustes. La pandemia fue el maestro perfecto para enseñarnos a aceptar los cambios que nos impone la vida y sacarles el mejor provecho.

Acción: Si tenemos un sueño de manera recurrente es porque lo merecemos. Tenemos el derecho de retomar eso que tanto amamos o anhelamos y este 2021 es una gran oportunidad para lograrlo; si no peleamos por lo que queremos, nadie lo puede hacer por nosotros. Cuando no se toma la acción sobre un sueño posiblemente termine en un camino que ni siquiera se había planeado y ahí entra la frustración, como cuando escuchamos a las personas decir que soñaban con ser artista o contador, pero que terminaron en otros trabajos que no disfrutan.

Miedos: Los miedos son una lucha interna con la cual tenemos que pelear nosotros mismos. Las personas que dejan los miedos y se lanzan, como la mujer que a los 55 años sacó su carrera o la otra persona que emprendió un trabajo propio son buenos ejemplos.

Apoyo: Utilice todas las herramientas que tiene, no solo las propias. Busque apoyo a su alrededor, con familiares o amigos que crean que de alguna manera puedan aportar de manera positiva al proyecto a emprender.

Una agenda para ayudarse

The Full Planner es una agenda que hecha para ayudar a dirigirse en ese camino de los objetivos que planteados en este inicio de año.

Su creadora, María Ibarra, estudió por mucho tiempo cómo plasmar ideas y desarrollo de las mismas en un espacio que facilite revisar el cumplimiento de las metas, los cambios que hay en el camino y los logros que se van consiguiendo.

“La llamo agenda porque trae un calendario, pero la gran diferencia es la metodología que es un ejercicio con el que inicias el año pasando de deseos generales como viajar o comprar un carro a plasmarlos paso a paso, hasta llegar a cumplir proyectos a los que decides honrar y dedicarles tiempo y esfuerzo. Los pasos son creativos, la idea es que termine el año con algo detallado, con acciones concretas para darle seguimiento a nuestros sueños”, explicó la creadora.

The Full Planner, este emprendimiento de una mujer que decidió cumplir el sueño de tener una vida más próspera no solo financiero y de estabilidad laboral, sino de tranquilidad personal, ha tenido una gran aceptación en el mercado costarricense y ya incursionó en el extranjero: este año llegará a México.

Para saber más de The Full Planner, puede visitar la página web thefullplanner.com.

Jessica Rojas Ch.

Jessica Rojas Ch.

Bachiller en periodismo de la Universidad Internacional de las Américas. Cubre temas de música nacional e internacional, además de informaciones de entretenimiento.