Federico Miranda. 6 diciembre, 2020
IIustración: Francela Zamora.
IIustración: Francela Zamora.

Para mí, y para los que nacimos en los 70 y crecimos en los 80, Van Halen nos llegó a tocar la puerta en múltiples oportunidades y era imposible que no jugara un papel crucial en nuestras vidas.

En mi caso, Van Halen, Eddie Van Halen, la guitarra eléctrica, MTV, Back to the Future y Star Wars son básicamente un buen resumen de todo lo que uno quería ser en la vida.

Creo que Van Halen es la música que entró en mi sistema, trayendo el ADN de la guitarra eléctrica incrustado, mucho antes de que mi voluntad y decisiones me jalaran a decir: “Yo también quiero tocar guitarra”.

Eddie Van Halen nació en Nimega, Países Bajos, el 26 de enero de 1955. Hijos de un músico clarinetista, pianista y saxofonista, Eddie y su hermano mayor Alex comenzaron temprano en la música, inicialmente Eddie tocando batería y Alex tocando guitarra.

Se cuenta que cuando Eddie escuchó a su hermano tocar el solo de batería de Wipe Out, quedó tan impresionado que decidió cambiarse a la guitarra.

La familia Van Halen se mudó a California en 1962 y en 1972 comienzan su banda juntos, la cual recibiría el nombre Van Halen poco después. En 1977 lanzan su disco debut Van Halen. Cuando hago memoria de cuándo exactamente comenzó esta admiración, no logro encontrar el puro inicio, pero el año y el álbum 1984 fueron contundentes.

Pasamos de escuchar radio, música y sonidos, a poder ver el rock, y gracias a Jump y MTV, Eddie Van Halen pasó a ser un ídolo, inspiración y amigo omnipresente de ese momento en adelante. Esa presencia se mantiene hasta hoy.

Curiosamente, uno de esos primeros encuentros con Van Halen también tuvo que ver con el mar. Estaba viendo casetes en una tienda (¡¡Oh los 80s!!) y me llamó mucho la atención uno que era una bandera que había visto en algunos botes en el Coco. Le pregunté a mi papá y me dijo que era la bandera de “Buzos en el agua”.

El disco Diver Down es otra bestialidad guitarrística de Eddie, y Cathedral queda como una de las mejores piezas instrumentales en guitarra eléctrica. 5150, OU812, Live: Right Here Right Now, Fair Warning, Van Halen I y II serán inmortales.

Aunque el deseo de “tocar” música me jalaba desde mucho antes, a los 12 años se alineó todo y después de pedir esta locura mis papás me dieron mi primera guitarra eléctrica.

El tapping de Eruption fue algo que disfrutaba practicar a paso lento y la sensación de cómo sonaba cada nota después de la otra era algo mágico.

Eddie acompañó mi primer concierto y cuando hago el recorrido de tiempo veo lo fundamental que fue Van Halen para conectarme con algunas de las personas más importantes de mi vida. Después de ese mi primer concierto en el colegio, un mae de quinto año me dijo: “muy bien”, y ese mae era el bajista de CAOS, Abel Guier quien quedaría por ahí reclutado para Gandhi años después.

El día que conocí a Massimo, con la idea de tal vez tocar juntos, recuerdo bien su sonrisa cuando dije que me gustaba Van Halen. Momento instantáneo de “somos de los mismos”. Y en ese primer concierto del colegio… el baterista de The Hypers esperaba su turno y luego lo conocería mejor, Luis Montalbert-Smith; además de la batería le hacía al piano y a la voz. Y estos momentos nos fueron marcando el futuro.

Dentro de la generación ochentera, si nos gustaba el rock, Van Halen era un símbolo que abarcaba todo un ecosistema musical. Muchos amigos, guitarristas, fanáticos, cultivamos amistades alrededor de la cultura del Floyd Rose, los armónicos, la sexta en drop-D, customizar o pintar una guitarra uno mismo, y los amplificadores 4x12.

Esta cultura llegó a su pico en nuestro tiempo y la música y la guitarra eléctrica no serían lo mismo si Eddie Van Halen no hubiera abierto un universo de posibilidades para generaciones por venir.

Otro de estos amigos marcados por la religión de EVH, Mario Solano, me decía que a él, Eddie lo salvó: “Descubrí a Eddie en un momento de mi juventud en que no sabía quién era, me sentía solo y ver a Eddie tocar me dio un camino para seguir, ver su voz transmitida en la esa guitarra me dio la ilusión de que yo podía decir algo por medio de la guitarra…realmente me salvó la vida”.

Eddie siempre se veía joven, casi inmortal –su destreza física en el escenario era un show– y solo correr y brincar por todo el escenario así ya es difícil, pero también lo hacía feliz, tocando tappings a dos manos y siempre sonriéndole al público.

Como decía otro amigo, Matt de Fractal “algo increíble sobre Eddie era que uno podía escucharlo sonreír…”. El 6 de octubre del 2020 Eddie Van Halen se despidió del mundo físico luego de una larga batalla contra el cáncer. Deja decenas de canciones y conciertos, y una cultura de la guitarra eléctrica totalmente transformada. En noviembre, su hijo Wolfgang anunció su proyecto solista llamado Mammoth WVA, dedicando a su papá, con el primer single y video Distance. Van Halen por siempre.

El autor es guitarrista (Gandhi, Baula Project) y compositor musical para cine, comerciales y TV. También es ingeniero eléctrico y “arreglador de cosas” según sus 2 hijos.