Revista Dominical

Los outlets: la tierra prometida de compradores compulsivos y revendedores

‘Bucear’ entre cajones y cajones llenos de tiliches, a la espera de dar con un tesoro a precio casi simbólico, es lo que hacen cada vez más ticos en las tiendas outlets de saldos de Amazon, Target y Macy’s. Cualquiera que entre de fijo sale con algo que, probablemente, no sabía que ‘ocupaba’

Son el paraíso para los compradores compulsivos, acumuladores y revendedores. Las tiendas outlets de saldos son una especie de oasis para los consumistas. En sus cajones se desarrolla una búsqueda del tesoro que para muchos también es como una terapia de relajación, pues qué bonito encontrar en medio de cosas y cosas un artículo que tal vez no necesitamos, pero que cuando lo descubrimos se convierte en un algo que no podemos dejar de comprar: sabemos que nos hace falta.

En uno de esos cajones de una tienda outlet encontré, en pleno marzo, un inflable del Grinch. ¡Era el perfecto adorno navideño para mi hogar! Pero no me animé a comprarlo. Al día siguiente, cuando volví decidida, ya no quedaba ni el rastro del muñeco gigante de color verde. Así son los outlets: o se compra el artículo de una vez, o lo perderá para siempre. Son oportunidades únicas, como únicos son los tesoros que en esas tiendas se pueden hallar.

“El primer artículo que compré en un outlet fue una andadera para adulto mayor”, recordó Jorge Cáceres, un cliente fijo de la tienda Mega Outlet Premium de La Sabana y quien el día que lo topamos llevaba un carrito lleno de “chunches”. Este comprador visita varias veces a la semana el local y asegura que cada vez encuentra algo nuevo que lo conquista y no duda en adquirirlo.

Al igual que Cáceres muchos compran en estas tiendas de saldos y promociones que en los últimos años han alcanzado una gran popularidad en nuestro país. Algunos gastan su dinero para llevar artículos a sus casas, otros lo hacen también por negocio, ya que compran mercadería para ponerla a la venta en sus pequeños emprendimientos por redes sociales o en negocios como bazares y hasta viveros.

Así pasa en el caso de doña Oliva Gamboa, de Concepción de San Rafael de Heredia, quien estaba un jueves en el Best Price, en Heredia, comprando unas macetas y decoración para su vivero. “Voy a poner un negocio de venta de plantas y aquí encuentro macetas muy bonitas y diferentes, que no son las que uno podría encontrar en una tienda normal donde todas son iguales. En cuanto a los precios todo me sale muy cómodo porque vengo los días en que todo está más barato”, dijo. Ese día, doña Olivia llevó “muchas cositas lindas” para su negocio, y por cada una pagó el módico precio de ¢1.900.

La variedad de clientes de los outlets es correspondiente a todo lo que se puede encontrar en dichos locales que basan su negocio en la compra de contenedores con artículos de saldo de grandes tiendas estadounidenses como Amazon, Target, Home Depot o Macy’s (al menos así lo clama su publicidad). Los objetos que vienen en los contenedores a Costa Rica suelen ser devoluciones, saldos de temporadas o incluso artículos que los clientes nunca retiraron después de haber hecho los pedidos por la web.

Los dueños de los outlets en nuestro país compran esos contenedores casi que a ciegas y es hasta que se hacen las descargas cuando descubren qué tipo de artículos pondrán a la venta. Los camiones, que por lo general llegan a los puertos de Caldera o Moín, vienen cargados con todo tipo de objetos que pueden ir desde muebles hasta joyería, cuadernos, botellas de agua, zapatos, ropa, televisores, computadoras, ollas de cocina, cuchillos, juguetes… en fin, de todo lo que uno se pueda imaginar.

Best Price está ubicada en Heredia, frente a Walmart. El horario es lunes, martes, miércoles y jueves de 9 a. m. a 5:50 p. m. Viernes y sábado de 9 a. m. a 4 p. m. y domingos de 9 a. m. a 4:50 p. m. El número de teléfono es 2102-7518.

“Los contenedores se compran a ojos cerrados. Están separados por categorías de la calidad de los artículos y vienen con un manifiesto, pero por lo general dicen: muñeco así o alfombra tal, pero no viene una descripción detallada del contenido”, explicó Nasser Odeh, propietario de Planet Outlet, en Heredia.

Uno de los grandes atractivos en los outlets ticos es el concepto de los precios que se manejan en los artículos de promoción, aunque claro, como en toda tienda que se respete, hay una sección de venta de objetos exclusivos, algo así como una boutique, pero de estos hablaremos más adelante.

La mercadería es nueva y si bien algunos productos presentan defectos tras pasar mucho tiempo en bodegas guardados, quienes acuden a estos negocios saben a lo que van y aceptan que un rayón no afecta la calidad final.

Estas tiendas en su sección de promociones mantienen unos cajones grandes de madera que están distribuidos por todo el local, donde se colocan los artículos de promoción. Un día a la semana esos cajones se vacían y se llenan con todo tipo de objetos nuevos.

Por lo general el cambio de mercadería se hace por las noches para que al día siguiente a primera hora de la mañana los clientes encuentren todo nuevo. Ese primer día de venta los artículos cuentan con un precio, digamos, de todo a ¢7.900. Ese es el caso de Best Price, también ubicada en Heredia, que coloca nuevos objetos los sábados. En esta tienda el domingo se mantiene el mismo precio, pero a partir del lunes todo comienza a bajar, a medida que la mercadería va disminuyendo.

El lunes el valor de los artículos es de ¢5.900, el martes todo está a ¢4.900, los miércoles a ¢3.900, los jueves a ¢1.900 y por fin los viernes todo en la sección de promoción se puede comprar a tan solo ¢900 (la “repela”, para decirlo claro).

“Ha pasado que alguien viene el sábado bien temprano y en los cajones se puede encontrar un drone a ¢7.900. Si hay buena suerte quién quita y el viernes todavía ande por ahí un paquete con un aparato de esos y ya vale 900″, explicó Wendy Ortega, encargada de tienda de Best Price.

Ortega recordó que hay clientes que se han encontrado en los cajones de promociones desde celulares hasta computadoras portátiles. “Imagínese encontrar un objeto de esos a ¢7.900, en ninguna parte va a conseguir algo igual, además nuevo y en buen estado”, afirmó.

Algo similar pasa en Planet Outlet. El rango de precios de esta tienda empieza en los ¢7.900 que vale toda la mercadería nueva que se pone a la venta los viernes; el sábado el precio baja a los ¢6.900, el domingo todo cuesta ¢5.900, el lunes ¢3.000, el martes ¢2.000, los miércoles ¢1.000 y los jueves es el día más barato, cuando todo lo que queda en los cajones se puede comprar a ¢500.

En el caso de las secciones de artículos exclusivos o tipo boutique, los precios también varían de acuerdo a las promociones. En estos espacios se pueden encontrar camas, sillones, artículos electrónicos, de ferretería, joyería, juguetes, máquinas para ejercicios, pesas y electrodomésticos.

Planet Outlet está en Los Lagos de Heredia, frente a Walmart. El horario es de lunes a miércoles de 9 a. m. a 8 p. m. Los jueves cierran a las 4 p. m. Sábados de 9 a. m. a 8 p. m. y domingos de 9 a. m. a 7 p. m. El teléfono es: 4030-7798.

El tema con los precios de los artículos exclusivos es que son mucho más baratos de los que se puedan conseguir si se compra directamente en las tiendas en línea internacionales. Además súmele que no tiene que pagar los costos de flete o los impuestos de aduana. En algunas ocasiones a esos montos con descuentos se les aplica otra promoción especial, gracias a dinámicas que constantemente se hacen en las tiendas para atraer más clientes.

“Lo que hacemos es ver los precios de los objetos en internet y le agregamos un descuento. También le hacemos a ese monto otra promoción por semana o los fines de semana”, explicó Alisson Hernández Elizondo, de Planet Outlet.

La suerte y la paciencia juegan un papel importante en los outlets, dado que no son lugares para entrar a la carrera a buscar un artículo de necesidad. Ahí se trata de llegar con buen tiempo para revolver y revolcar los cajones y encontrar, ojalá, el gran tesoro. También está la competencia que se tiene que hacer con los clientes fijos de estos lugares que, por lo general, son los que llegan a primera hora de los días de mercadería nueva y se saben todos los secretos para hacerse con los mejores productos.

En la búsqueda de los artículos hay otra curiosidad y es que muchos están en paquetes sellados, pero otros llegan sin empaques. Por lo general los que están cerrados son los que quitan un poco más de tiempo en la búsqueda, pero la mayoría de las veces resultan ser los mejores prospectos.

Todo lo que llega en caja o bolsas selladas a los outlets se mantiene en secreto hasta para los empleados de las tiendas. Según explicaron Ortega, de Best Price, y Kimberly Leiva, de Planet Outlet, es hasta que el cliente escoge un paquete y lo lleva a revisión que se puede ver lo que contiene.

“Un consejo muy útil que les damos a nuestros clientes es que descarguen la aplicación de Amazon para que escaneen los códigos de barras. Así se pueden dar cuenta de qué artículo está en una caja y también de paso pueden comparar los precios”, explicó Hernández.

Si el cliente lleva una caja sellada, al departamento de revisión que hay en los outlets puede verificar el buen estado del artículo. Si no le gusta por alguna razón, el cliente puede dejarlo ahí sin ningún problema. El objeto se vuelve a sellar y de nuevo se coloca en los cajones, a la espera de que algún otro curioso quiera ver qué hay dentro de la caja.

En un recorrido por estas dos tiendas, nos dimos cuenta de que de verdad uno se puede sorprender y encantar por muchas cosas. Revisando en los cajones, además del famoso Grinch que no compré, encontré un mouse de computadora inalámbrico de color rosado, cuyo valor era de ¢2.000, mientras que mi compañero fotógrafo quedó encantado con un lente de cámara fotográfica que halló en la sección exclusiva de Planet Outlet y que al final le costó ¢50.000.

La tienda Mega Outlet Premium se ubica en Sabana Sur, 200 metros al sur del Gimnasio Nacional. El horario es de lunes a sábado de 9 a. m. a 6 p. m. Para más información puede llamar al teléfono 6472-3535.

Yo no soy una compradora paciente, pero en una búsqueda rápida por ambos locales me maravillaron algunos de los artículos, como unas alfombras de colores pastel, o las lámparas de techo. También encontré curiosidades como una bolsa que contenía una cadena de bicicleta, una máscara con forma de rana, pelucas de colores, decoración navideña y de Halloween. Igual hallé pantuflas, accesorios para celular, mascarillas, libros, artículos para el baño, ropa interior, botellas para agua, cepillos de dientes, secadoras y planchas para el cabello, pinturas para decorar las paredes, unos bolsos del videojuego Among Us y hasta un muñeco de Baby Groot (Marvel) y bolsos de marca.

“Hay clientes que vienen con una idea específica de qué buscan y por una buena casualidad lo encuentran. Hay otros que duran horas y horas buscando y no hallan lo que querían, pero aún así siempre se van con algo en las manos. Otros llegan solo a curiosear y compran un montón”, comentó Ortega.

Un perfecto ejemplo de estos clientes que llegan por curiosidad es Raquel Arias, quien por casualidad pasó frente a la tienda Best Price y entró a ver de qué se trataba. Como ese día era jueves los artículos valían ¢1.900 y Raquel salió con dos bolsas grandes llenas de cosas.

“Es la primera vez que vengo a una tienda así, me parece muy barato y hay mercadería que vale mucho la pena. Por la hora (ya eran pasadas las 5 p. m.), pensé que no iba a encontrar nada, pero aquí llevo adornos para la casa y un montón de artículos para mascotas”, contó.

“Es un ambiente muy bonito, cada quien anda en lo suyo viendo qué le gusta y qué no. Lo que para alguien puede ser algo innecesario o inútil, para otra persona puede ser algo muy bonito que le urge en la casa”, agregó la compradora que prometió que volvería a la tienda y que se aprendería los precios de los días para aprovechar mejor las promociones.

Otro tipo de clientes son los fieles que compran para uso personal, como es el caso de Jorge Cáceres y Fernando Camacho, quienes desde que abrió la tienda Mega Outlet Premiun convirtieron el lugar en su espacio favorito de compras y donde hasta aprovechan para quitarse el estrés.

Como contamos, el día que los conocimos llevaban un carrito lleno de objetos, pero no todos para ellos mismos, sino que familiares y amigos les encargan ciertos artículos que les interesan.

Este outlet es diferente a los otros ya que no cuentan con el sistema de cajones ni tampoco con el de precios por día. En esta tienda a la mercadería que va desde muebles hasta sillas y cunas para bebés, zapatos, hornos de microondas, ropa de cama y muñecos Funko, se les aplican precios con diferentes descuentos para cada artículo.

“Venimos todos los días y siempre encontramos algo nuevo. Muchas veces no compramos para nosotros, sino que amigos y familia ven tal vez algo que conseguimos y nos piden que vengamos a ver si encontramos algo igual, no sé tal vez cuadernos o tal vez un adorno para la casa”, explicó Cáceres, quien afirma que le gusta mucho la tienda porque siente como si estuviera comprando en Miami sin tener que pagar un boleto de avión o gastar de más por el peso de la maleta.

“Eso sí, muchas veces sí es mejor que si ve algo que le gusta cómprelo de una vez. Me ha pasado que me he arrepentido muchas veces que dejo algo para después y cuando vengo ya no lo encuentro”, dijo.

Ese jueves que hicimos nuestro recorrido por las tiendas nos vimos sorprendidos por una fila de carros que se estaba formando en las afueras de Planet Outlet durante las primeras horas de la noche. ¿Por qué había fila? Porque hay clientes que hacen vigilia antes del día que se colocan los artículos nuevos en estas tiendas para asegurarse los mejores productos.

Kimberly Leiva y Allison Hernández, representantes de la tienda, confirmaron que esta es una práctica semanal que se da desde que abrieron sus puertas hace casi un año. Curiosamente, esos clientes que hacen fila por la noche son en su mayoría vendedores al por menor, que tienen pequeños negocios, tipo bazar, y que compran en los outlets para revender a su propia clientela.

Esa noche, la primera en la fila era Ileana Cubero, una vecina de Heredia quien en compañía de su hijos todas las semanas hace la vigilia para ser de los primeros en entrar a la tienda. La familia, cuando pueden ir todos, tiene una actividad muy divertida: una competencia para conseguir los mejores artículos.

“Venimos de primero porque nos gusta escoger lo más bonito. Como somos varios nos distribuimos en los cajones para buscar lo mejor”, contó la compradora.

Otro punto llamativo es que entre los compradores/vendedores que llegan desde temprano a hacer fila al outlet se ha creado una comunidad de amigos que se apoyan y se cuidan durante las horas de la espera.

“A veces llegamos desde las 3 p. m., pero hoy nos agarró un poquito tarde (eran pasadas las 6 p. m.). Solo pude venir con mi hija hoy, pero por lo general viene toda la familia. Nos quedamos en el carro, compramos comida en el supermercado que está al frente, escuchamos radio, traemos cobijas y almohadas para turnarnos para dormir. En la noche vemos los en vivo que hacen las muchachas de la tienda para ir ubicando más o menos a qué cajones debemos de dirigirnos cuando abran”, explicó doña Ileana.

Y sí, es que otra de las ventajas que, al menos en Planet Outlet tienen, es una relación muy cercana con sus clientes gracias a transmisiones en vivo que hacen Allison y Kimberly para adelantarles a los compradores qué tipo de artículos nuevos llegaron en el último contenedor.

Doña Ileana agregó que además de los viernes de todo nuevo, también va otros días de la semana porque siempre se le queda algo que no vio. “A veces me da el medio día aquí metida y lo disfruto mucho porque hasta me quita el estrés”, afirmó.

Otro caso de una cliente muy fiel y que aprovecha para sacar alguna ganancia es el de Rocío González, quien tiene una tienda por Facebook llamada House Decor. Su modo de trabajo es que va todos los días a Premium Outlet a tomar fotografías de los muebles y artículos de decoración que hay en la tienda y las publica en su página para que sus clientes escojan qué les gustaría comprar. Ella va a la tienda, compra el producto y lo revende.

“Me gusta mucho la calidad y la variedad que manejan en la tienda, definitivamente aquí se encuentran cosas que no son comunes, que se salen por lo general de lo que uno podría ver en otros lugares que son todos iguales. Son artículos que uno ve solo cuando viaja fuera del país, eso le gusta mucho a mis clientes porque son objetos únicos”, explicó González.

La comerciante también aprovecha sus visitas a la tienda para adquirir algo para ella, como una butaca muy especial que encontró para el cuarto de sus hijas. “Aquí viene uno y siempre tiene que salir con algo porque todo es hermoso”, concluyó.

Definitivamente los outlets llegaron para suplir las necesidades de muchos con gustos exclusivos. No es lo mismo ir a una tienda de electrodomésticos o a una mueblería para comprar un artículo en específico, pues en los outlets en una sola compra el cliente podría llevar una cuna para bebé y una secadora de cabello o unas pesas para hacer ejercicios. Hay de todo para todos los gustos.Quién quita y se lleve un artículo exclusivo que nadie más tendrá adornando su sala.

Jessica Rojas Ch.

Jessica Rojas Ch.

Bachiller en periodismo de la Universidad Internacional de las Américas. Cubre temas de música nacional e internacional, además de informaciones de entretenimiento.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.