Fernanda Matarrita Chaves. 22 marzo
En sus siete años, a Puppy Grey le han festejado su cumpleaños cuatro veces. Todas sus fiestas han sido temáticas. Foto: Puppyrazzi by Luis Navarro para LN
En sus siete años, a Puppy Grey le han festejado su cumpleaños cuatro veces. Todas sus fiestas han sido temáticas. Foto: Puppyrazzi by Luis Navarro para LN

Música, globos, adornos de colores, pastel, piscina con agua y bolas de plástico y, a veces, hasta una persona disfrazada que organiza las dinámicas. Bien podría ser una muy animada fiesta infatil, solo que la celebración no es de un niño, sino para un perro, igual de consentido y, por qué no, con el título de “hijo” bien ganado.

* * *

“Cada quien tiene derecho de celebrar la vida de sus hijos, sean humanos o perros”, dice Marcela Castro, dueña o, mejor dicho, “madre” de 10 perros.

Marcela celebra cada cumpleaños de sus canes: les compra queque especial para ellos y les canta. Sin embargo, a Puppy Grey, una de sus mascotas, le festeja cada año más de vida por todo lo alto: hace una fiesta con más de 50 invitados.

Puppy Grey es una American Stanfford de siete que años, que hace cuatro quedó paralítica luego “de que los veterinarios no diagnosticaron que necesitaba una cirugía de inmediato”. Desde entonces, mascota y dueña tuvieron que reacomodar su cotidianidad para que la perra tuviera calidad de vida. Entre las variaciones que la “mamá perruna” hizo, incluyó fiestas para celebrar que Puppy Grey está bien.

“A Puppy le hemos hecho cuatro fiestas. Antes quise hacerle fiesta, pero se me pasaba el tiempo. Siempre le he comprado queque y le canto, pero fue hasta cuando quedó paralítica que cumplí mi sueño de hacerle fiesta de cumpleaños. Esto es para celebrarle que está saludable a pesar de estar paralizada”, cuenta Marcela.

Las fiestas de Puppy Grey son concurridas, pues es una perra conocida y querida. En su página de Facebook, en la que se muestran algunos perritos rescatados o que tienen discapacidad, es seguida por más de 20.000 personas; es por ello que cada vez que Puppy está de fiesta se anuncia la fecha y el lugar. Marcela no sabe dar un presupuesto de lo que invierte en el festejo, pues admite que para poder hacerla posible compra los implementos necesarios a lo largo del año.

“Preparar la fiesta me llena de emoción. A veces cerca de la fecha de la actividad me encuentro algo lindo que me puede servir para el otro año y lo compro y así durante todos los meses previos, con esto logro que ese día no nos falte nada y la pasemos muy bien”, Marcela Castro, dueña de Puppy Grey.

Puppy Grey cumple años el 9 de noviembre y en su fiesta hay queque, helados, bolsas con galletas, gorritos y piñata, todo para perros. También se sirve queque y bocadillos para los humanos.

“Voy comprando de poquito en poquito. Mando a comprar queque para perros y uno para las personas, calculando que son como 50 personas con sus perros. Les doy bolsitas, la piñata viene llena de juguetitos que voy consiguiendo en todo el año: trae correas, bolitas, platitos de colores. La decoración siempre es temática, siempre hemos hecho photo booth para que los asistentes se tomen fotos con sus perros. Tenemos una piscina inflable con agua y bolitas para que ellos jueguen. Generalmente invitamos gente que venda productos para mascotas para que los invitados puedan comprar artículos para sus perros. A ellos no se es cobra por llegar, solamente se les pide un obsequio para la cumpleañera”, detalla Marcela.

Por supuesto que en toda fiesta deben haber regalos, y Puppy Grey recibe muchos, entre ellos ropa y bocadillos. Marcela de antemano dice a los asistentes que los obsequios que serán de mayor utilidad para su perra son toallas especiales para que orine, y toallitas húmedas para mantenerla limpia. Sus invitados son muy generosos.

Marcela Castro y Puppy Grey durante una de las fiestas de la perra. Todas las celebraciones de Puppy Grey son temáticas, en ese cumpleaños el tema fue unicornios. Foto: Puppyrazzi by Luis Navarro
Marcela Castro y Puppy Grey durante una de las fiestas de la perra. Todas las celebraciones de Puppy Grey son temáticas, en ese cumpleaños el tema fue unicornios. Foto: Puppyrazzi by Luis Navarro

Marcela Castro tiene 35 años y es soltera. Reafirma que sus hijos son sus perros. A Puppy Grey la conoció desde que nació, ella es cría de dos perros rescatados. Para la fisioterapeuta hacer las fiestas para su mascota significa tener la posibilidad de atesorar recuerdos por mucho tiempo, “aunque haya quienes no comprendan que a un perro se le haga su fiesta de cumpleaños”.

“Posiblemente habrá quienes critiquen. Aun no me han llegado críticas por celebrar la vida de Puppy con una fiesta, la verdad es que si me critican no me pagan ni la luz, ni el agua, ni la comida, ni los $400 que gasto por mes en las terapias para que Puppy se sienta mejor. Entonces yo opino que la gente que tiene hijos a todos los chiquitos les hacen fiesta desde que cumplen un año y un niño no se da cuenta de que le hacen celebrando, así pasa con los perros. Sé que a Puppy Grey no le importan los regalos, ni la piñata. La fiesta es para mí, para que me queden recuerdos. Ella tiene demasiada gente que la quiere, que la apoya. Esa es mi manera de crear recuerdos que me quedarán de por vida”.

Adriana agrega: “Cada quien está en derecho de celebrarle la vida a sus hijos, ya sean humanos o perros. Yo no le celebro a todos mis perros, sería imposible porque tengo 10. Daría la vida por ellos. No tengo preferidos, pero algunos nos cambian la vida, Puppy para mí es eso. Desde que nació tuvimos una conexión que nunca había tenido con ningún otro ser. Cada tres horas la ayudo a orinar. Andamos juntas todo el día. Si no la pongo a orinar, se puede enfermar. Si no la quieren a ella, no me quieren a mí”.

Puppy Grey y Marcela son muy populares por sus fiestas. Además, son reconocidas por visitar centros educativos en los que comparten charlas sobre tenencia responsable de mascotas y cómo un can discapacitado puede tener una vida feliz. Se podría decir que en las fotos de sus fiestas, Puppy siempre parece sonreír.

El momento de la piñata es uno de los que más disfrutan los dueños en las fiestas de perros. Foto: Puppyrazzi by Luis Navarro
El momento de la piñata es uno de los que más disfrutan los dueños en las fiestas de perros. Foto: Puppyrazzi by Luis Navarro
Fotos perrunas

Luis Navarro siempre ha sido amante de los animales. Los perros son sus preferidos. Desde siempre tuvo como objetivo estudiar medicina veterinaria, mas terminó siendo fotógrafo. Él trabajó para La Nación tomando todo tipo de imágenes, sin embargo cuando algún trabajo tenía que ver con canes, él era el elegido, pues siempre ha sentido que “tiene un entendimiento especial” con esos animales.

Desde hace un año Luis creó Puppyrazzi by Luis Navarro, una empresa de fotografía que hace sesiones para perros, ya sean con sus dueños o en fiestas de cumpleaños. Él incluso entró a estudiar adiestramiento canino para tener más afinidad con las mascotas que retrata.

“Puede que a mí me contraten a unas cinco fiestas de perros por año. Aunque voy a más, porque muchas veces me doy vueltas para promocionarme”, afirma.

Luis cuenta que ni él ni su novia aspiran a convertirse en padres y con franqueza reconoce que ve a sus perros como hijos.

“Cada día hay más parejas que no quieren tener hijos. Los perros se tratan más como hijos, no tanto como miembros de la familia. Se han humanizado mucho. Cada vez los tratan como chiquitos, no como otra especie”, asevera.

Luis cree que uno de los motivos por los cuales se realizan fiestas de mascotas es para que los dueños compartan con otros humanos “igual de apasionados”.

Foto de Chato disfrutando su queque de cumpleaños especial para perros. Foto: Puppyrazzi by Luis Navarro
Foto de Chato disfrutando su queque de cumpleaños especial para perros. Foto: Puppyrazzi by Luis Navarro

¿Cómo es una fiesta para perros? El fotógrafo describe las celebraciones como “fiestas para niños de cuatro años" pero para canes en las que hay de todo lo que se pueda relacionar con un agasajo.

Uno de los momentos más pintorescos de la fiesta, según Luis, es cuando llega el tiempo de la piñata, pues dice que los dueños alzan al perro y el palo de escoba a la vez y le pegan a la decoración para sacarle el relleno.

“Alrededor la gente los apoya, dicen ‘dele duro, mi amor’. A la hora del queque se les canta cumpleaños y el dueño es el que sopla. Es un ambiente muy tranquilo, hay mucho amor. Todo mundo se entiende. Hablamos el mismo idioma. Todos nos sabemos el nombre de los perros, aunque a veces no nos aprendamos el de los dueños”, agrega.

“Hay piñata, bolsitas, de todo. Para gente que lo ve de afuera creen que uno está loco, pero lo vemos normal. Hay como un movimiento nuevo de gente que hace todo por sus perros”, Luis Navarro, fotógrafo de fiestas para perros.

Luis tiene tres perros, y a ninguno le ha hecho fiesta. Eso sí, sus canes siempre le acompañan a las celebraciones a las que va a trabajar. El fotógrafo cobra en promedio ¢80.000 por registrar los mejores momentos de la actividad. Al igual que en cualquier fiesta infantil, nunca falta la imagen del agasajado con su queque, con la piñata, con sus “papás”, y con sus amigos invitados.

“A la gente le interesa verse con sus perros. En Instagram todo mundo hace páginas para sus perros. Tengo clientes a los que les hago fotos para que actualicen sus perfiles, muchas veces las fotografías son temáticas”, cuenta.

Recientemente la página Puppyrazzi by Luis Navarro cumplió su primer año. Ahí, Luis comparte material de trabajos que ha realizado con otros perros. También creó el proyecto Mi perro de paseo, en el que organizan caminatas de dueños con sus mascotas y él los fotografía.

Miguita es una consentida. Cuando cumple años le hacen hasta tres fiestas, en las que hay de todo
Miguita es una consentida. Cuando cumple años le hacen hasta tres fiestas, en las que hay de todo "para compartir con sus amigos perrunos". Foto: Puppyrazzi by Luis Navarro
Banquete para perros

No hay fiesta sin pastel, y esto aplica también para los perros a quienes sus dueños les celebran los cumpleaños. Lo mejor es que esos queques son comestibles para las mascotas, y no corren el peligro de intoxicarse, como puede pasar cuando por travesura han mordido un poco de chocolate.

El negocio Miguitas Bakery salió al mercado hace ocho años y se especializa en todo tipo de platillos para perros: desde el pastel, helados, galletas, sushi y tamales en Navidad. Esta empresa, enfocada, principalmente en canes, es conocida por sus especialidades para animales, por ello, es allí donde muchos compran el infaltable queque de cumpleaños para los festejos de sus “hijos perrunos”.

Xinia Morales, una de las propietarias del negocio, contó que por día venden cinco pasteles de celebración, los fines de semana pueden comprarles unos 15 o 20. No todos son para fiestas, muchos acuden a adquirir uno para “cantarles” en casa.

Hay quienes contratan los servicios de Miguitas Bakery para que les provean todos los bocadillos necesarios para cuando celebrarán con una gran fiesta. Morales no cuenta con un presupuesto estimado de cuánto puede costar un paquete de esos, porque todo dependerá de la cantidad y del tamaño de los invitados.

“Si el perro es pequeñito, un quequito personal le puede costar ¢4800, el gorrito de ¢1000 a ¢2000, la bolsita con dos helados de frutas, ¢ 1800, las galletas, ¢2500 (bolsa con varias). Los queques pueden variar, depende del tamaño y si lo piden con diseño. Puede costar unos ¢20.000, puede alcanzar para 10 perros pequeños o para cuatro grandes. Un hueso large, que es el queque más grande que tenemos, sale en ¢16.800, más ¢3000 si quisieran un arte, ese alcanza perfectamente para un gran danés”, cuenta.

Los sabores de los queques pueden ser de frutas mixtas, de pollo o carne con vegetales. Para prepararlos cuentan con una nutricionista, especializada en salud animal, que les ayuda a balancear fórmulas para utilizar ingredientes que brinden algún beneficio a los comensales: estos pueden ser alimentos desparasitantes, otros que favorezcan la digestión o el sistema respiratorio. Todas las preparaciones son libres de sal y azúcar.

Los dueños encargan productos temáticos como de unicornios, princesas de Disney y superhéroes de Marvel.

“Creo que una persona que le hace fiesta a su perro, más que darle culto al perro, está aprovechando el afecto que la familia entera le tiene al perrito”, Xinia Morales, pastelera de queques para perros.
Los invitados generalmente son muy generosos y llegan repletos de regalos para el cumpleañero. En la foto aparecen James José, María José vargas, Milo y Chato, el festejado. Foto: Puppyrazzi by Luis Navarro para LN
Los invitados generalmente son muy generosos y llegan repletos de regalos para el cumpleañero. En la foto aparecen James José, María José vargas, Milo y Chato, el festejado. Foto: Puppyrazzi by Luis Navarro para LN

Miguita festejada

Miguitas Bakery fue creada por Melania Esquivel y su mamá Xinia Morales. Todo empezó porque hace ocho años la mascota de la casa, Miguita, tuvo complicaciones digestivas a causa de que le dieron de comer unos productos comprados en el extranjero. El veterinario dijo que la perra no podía comer nada con preservantes y, a partir de ese momento, Melania empezó a crear bocadillos saludables para su animal.

“Las personas empezaron a interesarse en los productos que mi hija preparaba para Miguita. Así nació esto. También, por la indignación que genera tanto maltrato, nosotras quisimos mostrar la otra cara, ofrecerles algo parecido a lo que comen los amos y que es sano para ellos. Este proyecto ha sido muy lindo por el contacto con la gente, nos compran personas de todo estrato social, y hablar con cada uno de ellos es lo mismo por ese sentimiento de cariño que le tienen a su mascota, es otro nivel. La gente tiene un mismo corazón para sus animales. Hemos hecho queque para iguanas y caballos", comenta Xinia Morales.

Miguita, la inspiración de este proyecto, cumplió años el 15 de febrero y por supuesto que tuvo su fiesta, de hecho, le hicieron tres. En la primera invitó “a sus amigos más cercanos”.

“En las fiestas de Miguita, dependiendo de la cantidad de gente, el presupuesto es mayor. Se invitan amigos cercanos. Esto empezó con que atendemos gente, y los clientes se convierten en amigos. Apoyan eventos a los que vamos. No puedo calcular cuánto invertimos, pero no creo que la actividad supere los ¢50.000. Las fiestas de Miguita son muy concurridas, a una de estas asistieron unos 25 perritos, porque tenemos muchos seguidores. Nosotras hacemos los queques, compramos piñata que rellenamos con bolas, huesos de huele, bolsas con galletas. También damos bocadillos a los dueños que asisten”, detalla.

Cuando rompen la piñata los dueños se afanan por obtener algún regalo para sus perros. Foto: Puppyrazzi by Luis Navarro para LN
Cuando rompen la piñata los dueños se afanan por obtener algún regalo para sus perros. Foto: Puppyrazzi by Luis Navarro para LN

Xinia no define a Miguita como una hija o una nieta, ella la ve más como un “importante miembro de familia” que les acompaña en todo momento, incluso en sus viajes.

Por su afinidad con los perros, las propietarias de Miguitas Bakery organizan el Miguitas Beach Day, un evento para perros que se realizará en playa Jacó el 30 de marzo a las 2 p. m. La entrada a la actividad tiene un costo de ¢3.000 y todo lo recaudado se donará a Territorio de Zaguates. En el evento estará como invitado, desde San Diego California, un perro surfista.

* * *

Después de comer, jugar y pasarla bien junto a sus amos y amigos peludos, las fiestas perrunas terminan y los animales vuelven a sus ocupaciones de siempre. Para los canes quizá fue un día de correr más y salirse un poco de los rutinario; para sus dueños significa la posibilidad de hacer felices a quienes ven como hijos propios.