Revista Dominical

Excombatiente de 1948: ‘Yo me sentía como Sansón’

Mientras trasladaba soldados por trillos, don Álvaro Fallas estuvo en peligro más de una vez pero salió ileso. A sus 91 años, recuerda cuando fue uno de los testigos del heroísmo y dolor de una Costa Rica en guerra

En la actual clínica Marcial Fallas, en Desamparados, se encontraba la casa del recordado Carlos Gamboa, conocido como uno de los primeros compañeros de armas de José Figueres. Allí, el caudillo liberacionista pronunció un discurso que don Álvaro Fallas Gamboa considera que fue el que los empoderó para irse la guerra.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.