José Pablo Alfaro Rojas. 6 julio

El tesorero de la Fedefútbol, Lanzo Luconi, es cauto cuando habla de sacar la billetera para contratar a un técnico clase A para la Sele. No se atreve a decir que la Fedefútbol puede pagarle $75.000 (¢40 millones) por mes a un entrenador, salario cercano al que se le ofreció al argentino Ricardo Gareca para que dirigiera a la Mayor.

Lanzo Luconi, tesorero de la Fedefútbol, durante la conferencia de prensa del pasado miércoles en el Proyecto Gol. Fotografía: José Cordero.
Lanzo Luconi, tesorero de la Fedefútbol, durante la conferencia de prensa del pasado miércoles en el Proyecto Gol. Fotografía: José Cordero.

Desde ya, Luconi confiesa que los $8 millones que entraron a las arcas de la Federación por su participación mundialista ya están comprometidos, a razón de la repartición de los premios entre las ligas, los clubes de Primera, el cuerpo técnico y los futbolistas.

En entrevista con La Nación, Luconi explica cómo el dinero que se invertirá en el nuevo estratega puede mover la aguja de la Federación.

¿Cómo están las finanzas de la Fedefútbol para invertir en un entrenador con cartel para el siguiente proceso?

La Federación trabaja con un presupuesto equilibrado y su objetivo principal es desarrollar el fútbol. Por eso es que la inversión se enfoca en el aporte a las ligas y los equipos. Ese es el énfasis. También se requiere un presupuesto para la Federación como un todo, institucionalmente.

Esto incluye el Proyecto Gol, que es una infraestructura de alto nivel. Nuestra realidad económica es diferente a la de otros países. Un patrocinador muy bueno para nosotros, podría hasta ser el mismo para Estados Unidos, pero el coeficiente de inversión de ellos es mucho más efectivo (principalmente por la cantidad de aficionados) y ese factor le permite contar a estas organizaciones contar con un personal más calificado.

¿Cuánto dinero del que dio FIFA por la participación mundialista ya está comprometido y cuánto se podría utilizar para contratar a un nuevo entrenador?

Ya todo está comprometido en las diferentes ligas, en los premios para cuerpo técnico y jugadores y los gastos propios de organización del Mundial. Son $8 millones los que entrarían y ya todo está comprometido.

Es decir, ¿del ingreso para los mundiales mayores no se puede reservar nada para contratar un entrenador con cartel internacional?

Para pensar en un entrenador requerimos de un presupuesto específico. Por ejemplo, si nosotros no hubiéramos clasificado al Mundial, esos $8 millones no los podríamos contemplar e igualmente habría que buscar un entrenador para Selección Mayor. Estos dineros (del mundial) son vistos como presupuestos extraordinarios. Lo recomendable a nivel financiero es que desde tu presupuesto ordinario se puedan financiar tus gastos ordinarios, como el entrenador.

¿Cómo logran definir el presupuesto para el entrenador cuando el mercado está muy inflado? En Suramérica, Estados Unidos y México se paga mucho más que en Costa Rica.

Ahí es en donde se viene la habilidad de la administración para buscar los recursos necesarios para el financiamiento, que ciertamente se sale del estándar de cualquier otra remuneración en la institución. Lo responsable es que el técnico se acomode al presupuesto y que sean realistas.

Con Ricardo La Volpe se invirtieron cerca de $50.000 por mes, mientras que a Ricardo Gareca se le habrían ofrecido cerca de $75.000, según explicó Noel Ibo Campos, vicepresidente de la Federación durante la negociación con Gareca. ¿Se puede aspirar a pagar estas cifras?

Desconozco las cifras. Yo no puedo decir aún que sea o no alcanzable. Si tuviéramos una oportunidad de un buen entrenador, que aparenta ser caro, lo prudente es negociar la forma para no comprometer las finanzas y tampoco afectar las expectativas del posible entrenador. No puede meterme a hablar de cifras, pero sí tenemos que prepararnos para tener los recursos y así tener un entrenador que, razonablemente, se pueda pagar.

El mercado dicta que el rubro de entrenador podría incrementar notablemente, pues Óscar Ramírez era un entrenador relativamente cómodo y ahora se podría apostar por un extranjero.

No lo sé. Sería adelantar criterios antes de tiempo. No quisiera crear ninguna expectativa.

¿Pero la Federación está en un buen momento financiero para ofrecer un monto que sea atractivo para el nuevo entrenador de Costa Rica?

Tiene las finanzas equilibradas después de mucho tiempo de apuros económicos. Entonces la Federación debe ser muy responsable en los presupuestos para no poner en riesgo lo que se ha logrado. Tenemos una infraestructura grande que requiere atención, una planilla que es necesaria para operar las necesidades de la organización y todo eso más la inversión en desarrollo de fútbol, requiere que se haga una inversión responsable.

Usted menciona el término “inversión responsable”. ¿También se puede considerar responsable invertir en un técnico clase A, que pueda potenciar el desarrollo del fútbol de Costa Rica?

Tenemos que invertir lo que podamos pagar, sea técnico clase A o clase B. No podemos pagar más de lo que conscientemente sabemos que podemos cumplir.

¿Ya saben cuál es el tope que pueden pagar?

No, todavía no. Hay que hacer un presupuesto de lo que esperamos. Vamos a empezar a ver. Se presupuesta con base en los ingresos que tenemos y pensamos tener.

En el mercado de Suramérica se habla de montos cercanos a los $100.000 por mes, en selecciones que no son potencias. ¿Puede Costa Rica pagar esto para competir por un técnico?

En este momento yo no puedo recomendar una inversión tan grande, al menos que se puedan conseguir los recursos necesarios. Una cosa es el técnico que queremos y otra el técnico que podemos. Hay que contabilizar ambas respuestas. Ya sabemos que no podemos compararnos con países como México y Estados Unidos, nuestra realidad económica es otra.

¿Aunque se hayan incrementado los patrocinadores?

También se han incrementado los gastos. Ahora todas las selecciones han clasificado a mundiales o premundiales menores. En muchos casos, la FIFA no reconoce dinero por estos torneos. La Selección no es solamente la dirección técnica.

¿Da la impresión de que la elección del nuevo técnico mueve la aguja de la Federación?

Es cierto. Tal vez no la mueve tanto en otros países, pero aquí impacta. El valor de mercado hace que esa figura de entrenador cause un impacto en las finanzas.

¿El entrenador es el gasto más alto de la Fedefútbol?

No sabría decirte. El presupuesto es muy complejo, tiene muchos renglones, pero en materia de remuneración sí. Es muy probable que sí.