Selección Nacional

México… un verdugo para la eternidad

Las tandas de penales no son una ruleta, hijas del alea, del azar. Esa es aseveración es falsa. Falsa y peligrosa, amén de acomodaticia, autocomplaciente y conformista. Perdimos porque el fatum (el destino) así lo estipuló. No nos sacamos el número premiado de la lotería. No es, por lo tanto, culpa nuestra el haber quedado eliminados en la colisión contra México. Es una saga centenaria que ya ameritaría un libro épico: “Costa Rica y México: el mito de Sísifo futbolístico”.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.