Daniel Jiménez. 1 agosto

En medio de unas cortas vacaciones en Italia junto con su familia. El estratega argentino Matías Almeyda no tiene reparo en contestar su teléfono para hablar de fútbol. “Lo que más me apasiona”. Su nombre es conocido y hoy más que nunca es noticia en nuestro país.

Matías Almeyda durante su etapa de entrenador en Chivas de Guadalajara. Foto: AFP
Matías Almeyda durante su etapa de entrenador en Chivas de Guadalajara. Foto: AFP

Almeyda es candidato para asumir la Selección Nacional. Sí, Matías Almeyda. Ese que hizo campeón al River Plate de Argentino y al Chivas de Guadalajara de México.

Imagino que usted piensa lo mismo que yo: ¿No es muy caro? ¿Tendrá la Federación el dinero suficiente para poder contratarlo? Bueno, el entrenador es más que claro al respecto: “El dinero para mí no es impedimento, yo creo más en la gente, en la palabra que en el dinero”.

Incluso, reveló que rechazó una opción multimillonaria de Catar, una cifra exhorbitante. “Voy donde me llama el corazón”, añade, para explicar cómo toma sus decisiones.

—¿Cómo ha estado e las últimas horas?

—Todo bien acá, terminando unas minivacaciones en Italia. Hace como 14 años que no venía a visitar a mis amigos cuando jugaba acá. Disfrutando con mi familia, que vieran dónde viví y dónde jugué... mis hijas no sabían eso, disfrutando mis últimos días de vacaciones.

—¿Cómo toma el interés y la posibilidad de dirigir a la Selección Nacional de Costa Rica?

—Que se diga mi nombre es todo un orgullo. Es realmente una motivación para mi vida personal. Los proyectos siempre me han gustado cuando la gente puede confiar en mí y me hace una demostración de ese interés, desde ahí yo empiezo a desarrollar mis ideas deportivas, sobretodo con una selección que tiene grandísimos jugadores, que pueden trascender, que ya son respetados a nivel futbolístico mundial.

(Video) Erick Lonis se refiere a Almeyda

—Le hemos seguido muy de cerca su carrera de entrenador. ¿Cómo lo puede visualizar uno a usted en una selección?

—Yo creo que hay una idea de vida más que una idea deportiva, yo dirijo como vivo, trato de ser sincero conmigo mismo, trato de respetar los lugares donde me dan esa oportunidad. Me involucro mucho en el sentimiento de la gente, en la cultura de cada lugar donde he vivido en mi carrera. Amo lo que hago y al amar lo que hago es lo que me hace aprender todos los días y tener mi cabeza más que nada para mejorar. De eso se trata la vida, de mejorar, de ser autocrítico y trabajar en equipo, no hay una persona que pueda hacer las cosas por sí solo. Es todo en equipo.

—¿Qué le llama la atención de una Selección como la de Costa Rica?

—Primero quiero agradecer el interés de la gente que ha hecho esto y que ha iniciado este camino; cuando alguien está interesado, no importa el lugar, a mí no me importa que sea de recontra nombre o no, me importa el cariño y la sinceridad. Sé que Costa Rica tiene un plantel de jugadores importantes, también con jóvenes, tiene buena base Sub-17 y Sub-20 que vienen proyectándose bien, los vengo estudiando bastante y sobre todo los últimos mundiales en los que han estado a la altura y siempre se puede un poquito más.

Almeyda volvió a poner a Chivas en el primer plano de la Concacaf. Foto: AP
Almeyda volvió a poner a Chivas en el primer plano de la Concacaf. Foto: AP

—Por lo que usted dice, le interpreto que el interés por sus servicios salió de Costa Rica...

—Bueno, se han dado llamadas sobre todo con la gente que me ayuda a mí con respecto a la representación, pero todos muy por arriba, hemos hablado como personas grandes con mucha tranquilidad, pero ya que se nombre y que se diga mi nombre para mí es mucho placer y agradecimiento enorme.

—Su nombre se ha escuchado para dirigir a México y a Argentina. Ahora Costa Rica... ¿Realmente tiene oportunidad de dirigir esas selecciones?

—Bueno, han sido todos comentarios muy por arriba. Yo en mi vida deportiva siempre he priorizado en los que realmente están interesados en mí cuando jugaba y cuando empecé a dirigir. Valoro mucho algo así.

—Conocemos su estilo como jugador y que lo mantiene como entrenador. ¿Cuánto ha crecido en esta nueva faceta porque ahora puede ser seleccionador nacional?

—Yo creo que gracias a los jugadores uno va creciendo, uno no tiene una varita mágica, siempre está agradecido con el jugador de fútbol, yo le doy mucho valor al jugador, lo respeto mucho, pero me gusta exigirlo, porque yo he sido jugador y sé lo bueno, malo y regular, yo apoyo al jugador de fútbol, pero también he ganado experiencia de poder transmitirle algo.

"Siempre se aprende, es un trabajo en conjunto también con dirigentes y hay muchas cosas para trabajar en conjunto y que de eso se trata la vida en sí".

—Por esto que me dice, veo que usted es de hablar con los jugadores, pero no le negocia la disciplina.

—Yo creo en una sola manera de ser exitoso en la vida que es trabajando. Después la vida tiene para poder disfrutar de lo que uno hace. Si los jugadores no disfrutan de jugar al fútbol, entonces no sirve. Para mí, el jugador de fútbol tiene que disfrutar de lo que hace con seriedad y profesionalismo. Y de ahí, buscar el éxito deportivo, que es tratar de ganar, en el caso de la selección es defender un país con todo el amor del mundo.

Almeyda asegura que no negocia la disciplina, pero que los jugadores deben disfrutar del fútbol. (Foto: Alexander Scheuber - FIFA/FIFA via Getty Images)
Almeyda asegura que no negocia la disciplina, pero que los jugadores deben disfrutar del fútbol. (Foto: Alexander Scheuber - FIFA/FIFA via Getty Images)

—¿Ve como impedimento el tema económico? ¿Es caro hacerse de los servicios de Matías Almeyda para la Fedefútbol?

—Mire, yo le voy a decir algo que he repetido toda mi vida. Yo he crecido sin nada, yo vengo de una familia humilde y me acostumbré a vivir con poco. Yo tengo hijas, trabajo y me gusta ganar dinero. Ahora, el dinero es lo último que yo tomo en cuenta a la hora de elegir un proyecto.

"El dinero para mí no es impedimento, yo creo más en la gente, en la palabra que en el dinero porque el dinero es dañino, contamina. Sí me gusta cobrar por lo que hago porque tampoco es bueno trabajar de gratis, cada uno tiene su precio, pero no pienso en el dinero, si no en el entusiasmo de poder progresar como entrenador en un país que está creciendo y eso me atrapa y me atrae, pero no pienso en el dinero.

"Hace dos o tres semanas he estado en Catar y me daban mucho dinero por dirigir ahí, pero para mí no es importante eso, hace tres semanas de eso".

—Entonces usted dice que jala más para dónde dicte su corazón que un tema financiero.

—Si todo lo que se hace, se hace con amor, pasión y corazón y no se piensa solo en la parte económica, que enferma al mundo, digo que podemos lograr un montón de cosas. Pueden salir bien, regular o mal, pero vamos a estar tranquilos con nuestras consciencias.

—¿Qué tanto le atrae Costa Rica en lo personal de Costa Rica, en los aspectos extrafútbol, la seguridad...?

—Nosotros hemos tenido una parte de la familia que vivió siete años en Costa Rica, estamos muy al tanto de lo que es la vida en sí, nos hemos informado bastante. También hay un punto a favor con todo esto. Sé de la calidad de la gente, sé cómo tratan a las personas de otros lugares, sé de la seguridad y hay muchos puntos a favor que realmente nos atrapan, pero más que nada lo futbolítico, tienen buenos jugadores y seguir progresando, creo que se han hecho las cosas muy bien mirándolos desde afuera. Han ido creciendo futbolísticamente y si Dios quiere y toca seguir progresando en ese camino sería algo muy lindo.