Steven Oviedo, Cristian Brenes. 3 abril
El presidente de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA), James Infantino, quien está en el país, anunció en conferencia de prensa, junto al presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, que Tiquicia y Panamá organizarán la Copa Mundo Sub-20 femenina del próximo año.
El presidente de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA), James Infantino, quien está en el país, anunció en conferencia de prensa, junto al presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, que Tiquicia y Panamá organizarán la Copa Mundo Sub-20 femenina del próximo año.

El ente rector del fútbol mundial, la FIFA, se pronunció oficialmente sobre los próximos eventos deportivos en el calendario mundial, por lo que propone posponer el Mundial Sub 20 Femenino que estaba asignado para Costa Rica y Panamá.

Este torneo no tenía fecha definida para iniciar, pero estaba pensado que se realizara entre agosto y setiembre de este año. Ahora, por la emergencia a nivel mundial será movido a una fecha por definir, la cual FIFA dará a conocer más adelante.

La FIFA creó una mesa de trabajo para evaluar la situación deportiva a nivel mundial y uno de los torneos más cercanos era dicho torneo femenino en nuestro país.

“Posponer la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA Panamá / Costa Rica 2020 - originalmente programada para agosto / septiembre de 2020 - y la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA India 2020 - originalmente programada para noviembre de 2020. Se identificarán nuevas fechas”, explica el comunicado de FIFA.

Este torneo tenía muchas complicaciones por la situación que está viviendo el mundo, en la que el traslado de las diferentes delegaciones suponía un gran problema.

Además, las eliminatoria en Suramérica y África aún no se había realizado, por lo que hasta la fecha las selecciones clasificadas son: Costa Rica, Panamá, Alemania, España, Francia, Holanda, Corea del Norte, Corea del Sur, Japón, Nueva Zelanda, Estados Unidos y México, sumados a los cuatro cupos restantes.

Otro de los problemas que afrontaba la realización de este Mundial en el país fue la medida adoptada por el Gobierno en la que los espectáculos masivos no se podrán realizar hasta el mes de setiembre en nuestro país.

“Tanto el Comité Organizador Local (COL) de Costa Rica como Panamá, apoyaríamos la recomendación del grupo de trabajo sobre el covid-19 de la FIFA de posponer el campeonato mundial femenino sub 20, anteponiendo el bienestar y la salud de todos los involucrados en este evento por encima de todo. Consideramos que es una recomendación responsable y realista ante la situación de emergencia sanitaria que vive el mundo”, explicó la Fedefutbol en un comunicado de prensa.

En septiembre sí se podrían efectuar actividades masivas, pero solo con el 50% del aforo del lugar; para octubre se subiría a un 75% de capacidad y en noviembre sería el 100%. Todo esto sujeto a los lineamientos del Ministerio de Salud.

Previo a esta comunicación del Ministerio, el presidente del Comité Organizador Local (COL), Víctor Umaña, comentó que la comunicación con la FIFA era constante.

"Es claro que la salud humana está por encima de todo y ante ello acatamos todas las disposiciones emanadas por las autoridades de salud. Por el momento no estamos considerando escenarios alternativos. Sin embargo, estamos preparados para enfrentar cualquier eventualidad", mencionó Umaña.

Antes de la propagación del nuevo coronavirus en el país, Umaña concedió una entrevista a La Nación en la que explicó el momento en que se encontraba la organización. En pocos días serían anunciadas de manera oficial las sedes, el Morera Soto y el Estadio Nacional en Costa Rica.

Según había reseñado Umaña, el desarrollo de este Mundial en el país es un peldaño más para el crecimiento del balompié femenino de Costa Rica, el cual ha venido dando pasos importantes.

La última final del campeonato nacional femenino, entre Alajuelense Codea y Saprissa, se jugó a estadio lleno en el Estadio Alejandro Morera Soto, en una situación inédita en Costa Rica, con más de 17.000 aficionados.

“Nosotros vemos la organización de la Copa Mundial como una coyuntura positiva para el desarrollo y crecimiento de nuestros socios y aliados. El fútbol femenino está en franco crecimiento a todo nivel, desde la participación cada vez mayor de niñas de todas las edades hasta el crecimiento de la base de aficionados. Esto se traduce en oportunidades económicas y de posicionamiento para las marcas que nos acompañan y comparten nuestros valores”, agregó Umaña.

Colaboró Fiorella Masís.