Fiorella Masís. 22 febrero

"Cuando empecé en el ciclismo básicamente era un deporte de hombres. Debía buscar implementos pequeños de hombre porque para mujer no había nada", recuerda la ciclista Katherine Herrera para explicar por qué siempre ha sido creyente —e impulsora—, de la inclusión de las mujeres en esta disciplina.

Mane Zapata (centro) y Sigrid Miller (izq.) durante la premiación de la categoría máster C en la segunda fecha de la Copa Endurance. Foto: Facebook Copa Endurance
Mane Zapata (centro) y Sigrid Miller (izq.) durante la premiación de la categoría máster C en la segunda fecha de la Copa Endurance. Foto: Facebook Copa Endurance

La presencia femenina crece, pero en el ciclismo de montaña los pasos son más lentos. Muchos atribuyen esa dificultad al temor que produce aventurarse en un deporte que muchas veces puede ser extremo.

Con más de 20 años de experiencia, Herrera ha visto de cerca esa transformación y ha provocado cambios que para este 2019 estarán plasmados de forma más evidente.

Ella creó una marca llamada Kivelix, la cual da espacios, servicios y productos a las mujeres que les gusta el ciclismo, hace talleres e incluso busca talentos.

En 2017 Herrera hizo la primera carrera de MTB exclusiva para mujeres, participaron 37 y al año siguiente lo hicieron 81. O sea, creció más del 50%.

Eso fue evidencia de que hay un público importante. Con ese dato, Herrera se acercó a los organizadores de carreras.

A través de los años lo usual ha sido que en las competencias esté la división femenina, pero ahí se incluían élites y amateur o abrían una única categoría máster. Eso provocaba que muchas veces las principiantes adultas desistieran de participar.

"Como soy ciclista y escucho lo que ellas dicen, les propongo (a organizadores) que metan categorías máster segmentadas por edad. No es lo mismo una señora de 48 compitiendo contra una de 31", explica.

Logró que Copa Endurance, Copa Shimano y la Copa de Cross Country incluyeran esas categorías desde este año y probablemente la Ruta de los Conquistadores lo hará en su próxima edición.

El 3 de febrero en Copa Shimano participaron 129 mujeres y de esas 68 eran máster, 39 en la categoría A (30-37 años), 21 en la categoría B (38-44 años) y ocho en la máster C (de 45 en adelante).

"Nosotros damos el mismo premio en máster a hombres y mujeres, no hacemos diferencia", explicó Johnny López, gerente de mercadeo y ventas de ciclo San Nicolás, organizador del evento.

Hasta ahora es la competencia (oficial) con mayor número de pedalistas mayores de 30 años, pero la Copa Endurance también presentó un crecimiento.

En la primera fecha hubo 18 ciclistas en máster A, siete en la B y 2 en la C. Normalmente ese número se veía reducido a 10 en total.

"Ha sido como se esperaba, ha crecido en relación a lo que se tenía antes, es cuestión que vaya caminando poco a poco. La semilla está puesta, es cuestión de tiempo", mencionó Rafael Pacheco, encargado de la competencia.

En la Copa Shimano de este año compitieron 68 mujeres en las categorías máster. Foto: Cortesía Copa Shimano
En la Copa Shimano de este año compitieron 68 mujeres en las categorías máster. Foto: Cortesía Copa Shimano

El mismo día que se hizo la segunda fecha de Endurance también empezó la Copa de Cross Country, eso provocó que a esta última no asistiera la cantidad de mujeres máster deseada, solamente dos.

Sin embargo, Omar Vargas, organizador, asegura que tienen proyectado que a final de año haya unas 30 ciclistas corriendo esta modalidad.

“En ciclismo de montaña es difícil y sobre todo en esta copa, porque el cross country es un poco más técnico y la gente le tiene temor. A través de Kevelix han tratado de mejorar la técnica de las ciclistas para pasarlas a este mundo y no lo vean como un obstáculo. Además, son ejemplo para muchas niñas, es una forma de motivación”, dijo Vargas.

El temor inicial que viven muchas mujeres también se contrarresta con otras opciones, como participar en categorías de parejas, una modalidad cada vez más usual.

Por ejemplo, el próximo domingo la Orosi MTB Series tendrá esta división en su primera fecha, mientras la máster sigue siendo una misma categoría.

"Lo hicimos precisamente por ese montón de mujeres que están empezando pero les da un poco de miedo, así alguien de su confianza las puede acompañar para que se sigan aventurando", mencionó Alberto Araya, organizador.

Araya describió su competencia como término medio en cuanto a exigencia y conforme avanzan las fechas se hace más complicado, pero siempre en lugares cerrados, priorizando la seguridad.

La oportunidad de aventurarse en carreras de este tipo o incluso de mayor demanda, como la Ruta de los Conquistadores, también ha hecho que se organicen grupos de entrenamientos.

Uno de esos se llama Las Miguelinas y es dirigido por Luis Diego Chaverri, organizador de Guana Ride y también entrenador.

“Actualmente es un grupo de 32 integrantes, el 90% no tenía experiencia en ciclismo, tenía experiencia en deporte, pero no en ciclismo y están aspirando a hacer algún reto que represente mucha disciplina y entrega”, comentó.

Ya estuvieron en Copa Shimano y este domingo en la primera fecha de la MTB Orosi.

Chaverri concuerda en que definitivamente hoy hay más participación de mujeres y cree que parte de ese crecimiento viene por la influencia de la modelo Leonora Jiménez.

“Es talentosa en el ciclismo y tiene mucho impacto en las mujeres, creo que ella ha empezado a generar ese interés”, agregó.