El piloto vencedor, el galo Jean Pierre Dick, tiene muchos años de manejar su navío

 19 noviembre, 2011
Pantalla completa Reproducir
1 de 3

Limón. El conocimiento que tiene el francés Jean Pierre Dick del velero Virbac le dio el triunfo en la regata Transat, la cual conquistó a la 2:15 a. m. de ayer en Limón.

Dick, que contó con Jérémie Beyou como copiloto, venció al inglés Hugo Boss, que llegó a las 5:30 p. m.

“Más allá de alguna consideración técnica por algún desperfecto que no conocemos aún, la diferencia estuvo en el gran conocimiento que tiene Dick de su velero”, explico Jacques Lanusse, coordinador de la competencia en Costa Rica.

El Hugo Boss es más caro (cuesta $8 millones) que el Virbac ($6 millones), lo que hacía prever que el británico ganaría, pues desde que salieron del puerto francés de Le Havre venían muy juntos.

Pero la clave estuvo en que Dick tiene mucho tiempo de navegar en el Virbac, mientras que el inglés Alex Thomson y el español Guillermo Altadill disponen de poco menos de un año de tener el Boss.

Esto por cuanto lo que el hoy lleva el nombre de Hugo Boss es lo que en la edición del 2009 se llamó VT, pues el original Boss se partió en dos en el océano Atlántico, rumbo a la primera meta en Costa Rica.

Más razones. Lanusse explicó que otro aspecto que definió que el Virbac se alzara con la victoria es que este barco comenzó a girar hacia el sur un poco antes que su rival.

“Estos dos veleros (junto al multicascos Actual, de Yves Le Blevec y Samuel Manuard), se arriesgaron a tomar la ruta más al norte cuando empezó la prueba”, dijo.

Esto hizo que se toparan con las peores condiciones de clima, lo que evitaron los demás competidores al mantener un rumbo directo.

Pero las tormentas impulsaron a los osados, que pronto tomaron la delantera. La diferencia, entonces, estuvo en que el Virbac luego bajó primero que el Hugo Boss.

“Antes de tomar esta decisión, los dos venían muy pegados y el cierre se veía de infarto, pero al bajar primero, el Virbac aprovechó los fuertes vientos y tomó una delantera que nunca perdió, gracias al conocimiento que tiene el piloto Dick de su velero”, afirmó Lanusse.