Otros deportes

Campeona de surf tico sufre accidente dando clases en el mar y termina hospitalizada con tres costillas rotas

La jacobeña Lisbeth Vindas relató los momentos de angustia que vivió, incluyendo ocho horas en el hospital. Ahora debe estar inmóvil durante un mes

A la deriva en el mar, con un dolor indescriptible que le impedía nadar, sin poder respirar bien y mirando un arcoíris en el horizonte, la 12 veces campeona de Surf, Lisbeth Vindas presagiaba lo peor.

Durante una clase de surfing este sábado, Lisbeth sufrió un accidente acuático, en Madrigales, en playa Jacó, Garabito, que le causó la fractura de tres costillas.

Debido al fuerte golpe, la surfista y entrenadora tuvo serios problemas para respirar. Incluso tuvo que ser asistida para salir a la playa, donde fue estabilizada. Luego se le envió de emergencia al Hospital Monseñor Sanabria de Puntarenas, donde estuvo alrededor de ocho horas..

“Uno no se lo espera, fue un accidente. La tabla de una alumna se levantó y la punta me pegó en un punto donde me logró fracturar las costillas. En el momento fue tanto el dolor que empecé a sentir que me iba a desmayar. El dolor era increíble”, relató VIndas a la periodista Lois Solano del medio especializado Surfing Nation Magazine.

“En ese momento recuerdo que había un arcoíris divino, seguro después de tanta lluvia en estos días. Lo único que puedo recordar fue el arcoíris que estaba viendo porque el dolor me tenía inmóvil y sin poder respirar. Una ola me arrastró a la orilla; yo no podía nadar”, agregó.

Salvada por amiga. Una vez en la playa fue atendida por Selena Cubero, quien la ayudó a salir del agua. Lisbeth y Selena son muy amigas y fueron compañeras durante un curso de salvavidas impartido en Jacó por Waterwoman Rescue y comparten también en la Academy Laguna Surf School.

“Selena era la única persona que estaba cerca y me sacó. Yo simplemente caí desmayada del dolor. Ella llamó la ambulancia y todo ese tiempo yo no podía respirar, sentía que me ahogaba y tenía mucha preocupación y miedo, pensé que me había perforado un pulmón”, confesó Vindas a Surfing Nation Magazine.

“Le doy muchas gracias a Dios, porque como me dijeron los médicos, por un dedo no tuve que recibir una cirugía. Dios también me protegió por ahí. Tengo mucho dolor, aunque estoy bajo el efecto de los medicamentos. Estoy muy agradecida por todo el apoyo de tantas personas y gracias a Dios que me puso a Selena, quien logró ayudarme lo más pronto posible y en el hospital de Puntarenas”, indicó.

Los médicos le comentaron a Lisbeth que debía descansar, casi sin moverse por al menos un mes, lo cual es muy difícil para ella porque precisamente vive del surfing.

“En el hospital estuve alrededor de ocho horas, allí me atendieron muy bien, pero para mí va a ser muy difícil estar sin moverme, especialmente porque no voy a poder trabajar. Espero ir acomodándome con mi vida normal y poder regresar al agua cuanto antes. Es increíble las cosas como pasan pero aquí estoy, tratando de descansar y preparándome para la recuperación”, comentó Vindas.

Desde hace 20 años, la atleta se desempeña como instructora en su propia escuela, “Lisbeth Vindas Surf School”, y además tiene formación en rescate acuático de la mano del instructor Marvin Pérez.

Ahora la comunidad de surf en Jacó, así como sus amigos, se organizan para ayudarle a Lisbeth y su hijo Yulian, quienes dependen económicamente de sus ingresos por las clases de surfing, por lo que pusieron el número de sinpe móvil 7013-0865, a disposición de las personas que deseen colaborar.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.