Esteban Valverde. 27 marzo

Así cuentan los legionarios su experiencia ante la pandemia que ataca al orbe

Los legionarios, al igual que los futbolistas del ámbito local, son testigos de las consecuencias del impacto del nuevo coronavirus.

En Noruega, por ejemplo, Deyver Vega fue despedido por el Valerenga, mientras que Wílmer Azofeifa todavía no ha sido informado de medidas extremas en su club, el Sarpsborg, que de momento sigue con normalidad. En Suecia, Ian Smith es consciente que se dará una renegociación salarial.

Deyver comentó que la institución que era dueña de su ficha decidió acogerse a una medida laboral que se permite en Noruega, en la que ellos por la crisis prefieren deshacerse de todo su personal para que sea asumido por el gobierno del país.

Noruega tiene 3.696 casos confirmados y 19 muertes por covid-19, además de seis personas recuperadas.

“Mi situación es que fuimos despedidos temporalmente del club todos, desde los administrativos, el cuerpo técnico, el club se ha visto afectado por patrocinios, además de que el valor de la corona noruega ha bajado mucho, casi un 30%, entonces se han visto obligados a despedir a sus empleados temporalmente para que el gobierno se haga cargo de ellos”, reveló Vega.

De inicio la medida, según contó Vega, aplicará para el mes de abril; no obstante, ellos son conscientes que se puede alargar.

"Con el gobierno aplicamos y nos empieza a pagar el otro mes. Noruega tiene un poder económico muy alto, el gobierno tiene una institución que se encarga de empleos, desempleos y pensiones. Como yo hay 100.000 personas desempleadas. El gobierno nos da un 65% de lo que ganábamos, entonces hay que manejar con cautela las finanzas", explicó.

Deyver añadió que el gran dilema se presentará cuando todo regrese a la normalidad, porque el futbolista podrá decidir si quiere jugar con el plantel o buscar negociar con otra escuadra.

“Con el club todo sigue igual, pero cuando esto pase está en el jugador si quiere volver o si quiere ser agente libre. Con todo lo que está pasando, creo que todos entendemos que esto está fuera del alcance. La idea es que nadie se toque jugadores”, finalizó.

En esa misma liga, Wílmer Azofeifa, pero con el Sarpsborg 08, vive otra realidad y su incertidumbre pasa más por el lado de la salud.

"Es alarmante porque hay más casos cada día, estamos en cuarentena hace dos semanas. Seguimos los lineamientos del club de mantener la forma física, hay que acatar todas las medidas necesarias y espero que en Costa Rica también lo apliquen", expresó.

En el caso de Azofeifa, el Sarpsborg continuará asumiendo su salario, de momento.

Uno que vive también con zozobra sobre lo que puede suceder es el lateral derecho Ian Smith, quien actúa en el Norrkoping de Suecia.

Smith dio a conocer que en el plantel no han tomado una decisión definitiva sobre qué harán, pero sí esperan que se den reducciones salariales, porque esa medida la tomaron otros clubes.

“Acá estamos en conversaciones, hay muchos equipos que han rebajado salarios, pero estamos viendo a ver cómo se enfrenta todo. Solo queda seguir a la espera. La vida personal solo me queda estar en el apartamento, cuidándome y tratando de evitar contacto con otras personas”, profundizó.

Suecia suma 3.046 casos confirmados y 92 decesos.