Esteban Valverde. 5 agosto, 2019
Julen Cordero posa con la camiseta de su nuevo club, el Le Havre francés. Fotografía: Joaquim Batica.
Julen Cordero posa con la camiseta de su nuevo club, el Le Havre francés. Fotografía: Joaquim Batica.

Julen Cordero, juvenil costarricense de 18 años e hijo del exfutbolista del Saprissa Víctor Cordero, estará en el Le Havre de Francia cedido por el Saprissa. De esta forma, el nacional llega a la cuna del fútbol francés, de donde salieron jugadores como Paul Pogba (figura del Manchester United) y Ferland Mendy (actual lateral izquierdo del Real Madrid).

El atacante saprissista logró convencer a los dirigentes del club galo luego de tres pasantías. Ellos se pusieron en contacto con su representante, Joaquim Batica, para buscar un acuerdo satisfactorio con los tibaseños.

“Julen viajó tres veces a Francia, dos veces por un periodo de un mes y un periodo adicional de tres meses. Entrenó con el equipo reserva y también en el A. Él es un proyecto del club y por eso buscan contratarlo, ya que va a ocupar una plaza de extracomunitario sabiendo que solo hay dos plazas disponibles”, explicó Batica.

El asesor del jugador destacó que si Le Havre apostó por el centroamericano es porque le ve condiciones importantes, debido a que ellos son una de las canteras más importantes del fútbol francés.

Otros nombres que pasaron por sus filas fueron el de Dimitri Payet, seleccionado de los Blues y capitán del Olympique Marsella.

“Sus calidades técnicas llamaron la atención. Tiene una visión importante, sabe patear con ambas piernas, su físico también atrajo. Él tiene que mejorar cosas, pero es un chico que trabaja duro y cada vez que lo invitaron en el pasado llegó más fuerte, eso también los dejó contentos. Él es un proyecto de Le Havre para futuro y se le contrata para el primer equipo, teniendo en cuenta que puede entrenar en reserva”, pronunció Batica.

El costarricense suma en sus visitas cinco meses en el conjunto celeste, situación que le ha permitido tener una adaptación al balompié francés.

“Él fue invitado con 16 años y vino aquí por primera vez un mes, se quedó 30 días, después lo volvieron a invitar y acababa de cumplir 17 años, entrenó bien y luego regresó tres meses y ahí hablamos de la importancia de tomar clases de francés. Su periodo de adaptación ya está cumplido porque ya sabe francés, entiende el idioma... Él acumula cinco meses en Francia, en sus diferentes pasos”, resaltó el agente.

De esta forma, el futbolista que llamó la atención de la meca del balompié francés pasó de Saprissa a Europa sin necesidad de mostrarse en la S, equipo en el que apenas actuó 169 minutos en tres temporadas disponible en la Primera División.

“Si Julen hubiera estado en Saprissa esta temporada habría tenido minutos, pero esta es una oportunidad fantástica de mostrarse a toda Europa. Le Havre es una cantera excepcional, sobran nombres de profesionales importantes como Paul Pogba. Él llega para ser un futbolista del primer equipo, ellos están apostando por él ante una cantera fabulosa como la que manejan”, dijo Joaquim.

“Con 18 años, meterse en el fútbol del actual campeón del mundo no es sencillo. Actualmente el fútbol francés está en crecimiento, Francia forma buenos jugadores, inversionistas vienen aquí”, agregó.

En una entrevista con La Nación en mayo del 2018, el futbolista profundizó sobre los esfuerzos que había hecho para estar a tono en las pasantías.

“Fue algo muy importante, estuve un mes allá solo y eso nunca había pasado. Soy muy chineado en ese sentido, pero sabía que tenía que jugármela solo, de esta forma fui a clases de francés un mes antes de irme de Costa Rica y me mentalicé en aguantar el frío”, relató.

Sobre la relación con su padre declaró: “A mí no me molesta que ahora me digan el hijo de Víctor porque Gracias a Dios él es una persona honrada y fue un gran profesional en la cancha. Ahora hace un gran trabajo. Imagínese que yo hasta lo molesto y le digo: 'Papi, pronto a usted no le van a decir Víctor Cordero, sino el papá de Julen”, reveló entre risas en aquel momento.