Daniel Jiménez. 11 noviembre

—¿Qué análisis hace de esta última jornada para Saprissa?

—Los muchachos están mentalizados, entienden lo que jugamos, saben lo que quieren. Hoy, como lo hablamos antes y al final del partido, logramos cumplir la segunda gran meta que era clasificar y hacerlo de primeros. Al final de cuentas bien merecido lo tienen los muchachos, hicieron un gran trabajo, jugaron ante un equipo que siempre intenta jugar buen fútbol y eso es bueno para nosotros y para el torneo en general. Muchachos de Carmelita en ningún momento bajaron los brazos, siempre quisieron dificultarnos las cosas y eso hace más valioso el triunfo.

Vladimir Quesada habla con José Francisco Porras al final del primer tiempo entre Saprissa y Carmelita. Fotos de Diana Méndez
Vladimir Quesada habla con José Francisco Porras al final del primer tiempo entre Saprissa y Carmelita. Fotos de Diana Méndez

—Faltando 10 minutos para el final del partido el rival era Pérez Zeledón y luego cambió a Herediano ¿Como vivió eso y qué piensa del rival?

—Eso no lo sabía. Mi interés, como lo dije en la semana, nos íbamos a interesar por entrar de primeros y los otros que vieran cómo se las arreglaban, porque independientemente del rival, sabemos la clase de partidos que se nos vienen. Por ahí alguien dijo que Herediano al entrar se convertía en candidato, pero San Carlos también es candidato, es un menosprecio hacia San Carlos. Nosotros tenemos claro lo difícil que van a ser los partidos y trataremos de recuperar lo mejor posible a los muchachos y prepararnos de la mejor manera para enfrentar esa semifinal.

—¿Cómo visualiza esa serie ante un equipo emocionalmente en alzada?

—Creo que lo acabo de decir. Son partidos sumamente difíciles. Acabo de decirlo, por ahí alguien dijo que si Herediano entraba, se convierte en candidato, pues sí: los cuatro somos candidatos. El Herediano viene subiendo su nivel, nosotros también. El Saprissa está llegando a su mejor forma deportiva para finales de esta etapa y eso nos satisface montones porque de esa manera vamos a entrar a semifinales. Espero dos partidos sumamente difíciles y nos preparamos de la mejor manera posible en todos los aspectos posibles para enfrentar a un Herediano que deben estar pensando lo mismo que nosotros.

—Saprissa cierra bien el torneo y hace goles tempraneros. ¿Qué le dice eso?

—Sí, creo que nosotros también cerramos de la mejor manera, eso se refleja en lo que anota, gracias a Dios hemos conseguido goles tempraneros, lo que nos hace trabajar el resto del juego de mejor manera, pero igual si no lo hiciéramos el equipo está trabajado mentalmente para saber esperar, para tener paciencia, ser tolerantes y seguir haciendo su trabajo para conseguir el gol en el momento justo. En principio del torneo en algunos momentos se nos retardó conseguir los goles, en este momento están viniendo de manera más temprana. Esto es fútbol, muchas veces no lo podemos manejar nosotros, ni nadie en cualquier equipo, se presentan, las jugadas se crean y por dicha caen de manera temprana.

—¿Johan Venegas le ganó el puesto a Arrieta y Tasio?

—Johan está tomando ritmo, Jairo está en buen momento, hoy al final decidimos no darle minutos para cuidarlo todavía más, que se recupere lo mejor posible de su pequeña molestia. Tassio está en buen momento, conoce su rol y sabe entrar a aportar. Chirino también lo hizo bien en el momento que jugó en esa posición, al igual que Leal. También tengo en la mente a Luis Stwart Pérez que puede jugar en esa posición sin problema. Eso nos deja tranquilos, satisfechos de que tenemos múltiples opciones, no solo para ese puesto, sino en todas la líneas.

--¿Cómo explicar un liderato definido por goles a favor en un equipo al que se le fueron varios delanteros?

—Mucha gente no piensa en esa situación. Para mí la respuesta es que se ha hecho una escogencia de un grupo de jugadores que nacieron en nuestra casa y los que no nacieron, tienen el ADN de Saprissa, ofensivos, ganadores, jugadores que buscan el marco contrario, hemos tratado, individual y colectivamente, mediante trabajos específicos, siempre buscar el marco contrario e insistir en buscar el gol, en pisar el área, y se ha estado dando. Perdimos cinco o seis jugadores en parte ofensiva, se nos fueron entre 30 y 40 goles, pero los muchachos que quedaron han sabido hacer que todos estos jugadores, a los queremos muchos, de alguna manera no los extrañemos.