Steven Oviedo. 24 agosto
Wílmer Azofeifa (blanco) es el referente del mediocampo del Santos de Guápiles, en la fotografía lo marca el delantero del Herediano Yendrick Ruiz. Fotografía José Cordero
Wílmer Azofeifa (blanco) es el referente del mediocampo del Santos de Guápiles, en la fotografía lo marca el delantero del Herediano Yendrick Ruiz. Fotografía José Cordero

En los últimos años el Santos de Guápiles ha sido un protagonista constante en el fútbol nacional y sus clasificaciones consecutivas lo colocaron como un equipo de respeto en el balompié tico.

No obstante, nada dura para siempre y la versión santista del Apertura 2018 es muy lejana de lo que observamos en los últimos torneos.

Santos se acostumbró a pelear los primeros lugares, pero en el arranque del certamen se ubica en la décima posición, con apenas tres puntos en cinco partidos, con lo que está a diez unidades del líder, Saprissa, y a seis de la zona de clasificación.

Este arranque es el más malo de los últimos cinco campeonatos que disputó el equipo bajo el mando de Johnny Chaves.

La primera vez que el Santos accedió a la cuadrangular final fue en el Invierno 2016 y en esa oportunidad, sus primeros cinco encuentros depararon nueve puntos, gracias a los empates frente a Herediano, Alajuelense y San Carlos, sumado a las victorias frente a Pérez Zeledón y Belén FC.

En le Verano 2017 sumó 10 puntos en sus primeros cinco duelos, para el Apertura 2017 hizo ocho y en el Clausura 2018 sumó seis.

En este torneo, Santos perdió contra Guadalupe FC, Universidad de Costa Rica, Herediano y Saprissa, con lo que acumula más derrotas que toda la fase regular del torneo pasado, en el cual solo perdió en tres oportunidades.

El estratega del Santos, Johnny Chaves, argumenta que la caída en el rendimiento del equipo se debe a varios factores puntuales que les han pasado factura.

“Nosotros hemos hecho el análisis interno, del equipo se fueron 13 jugadores, de los cuales queríamos que siguieran cuatro, se incorporaron siete nuevos jugadores y para meter el estilo de juego de los últimos tres años necesitan más tiempo”, comentó Chaves.

Chaves reveló que la preparación previa al torneo no fue la que esperaban y por lo mismo no pudieron impregnar el estilo de juego en los nuevos jugadores del club.

“La pretemporada no fue como queríamos por los temporales en Guápiles, se nos acortó a solo siete juegos de fogueo, el año pasado habían sido 11”, detalló Chaves.

Otro punto que ha estado en contra del equipo caribeño es que han tenido que jugar fuera de su estadio casi todos los partidos, debido la colocación de la nueva gramilla sintética en el Estadio Ebal Rodríguez.

Johnny Chaves ha clasificado al Santos en los últimos cuatro torneos cortos. Fotografía: John Durán
Johnny Chaves ha clasificado al Santos en los últimos cuatro torneos cortos. Fotografía: John Durán

“Nosotros estuvimos en cuatro cuadrangulares, estuvimos en la Concacaf y pensamos que ya era un momento de hacer una renovación y ya lo hablamos con la directiva sobre esta reestructuración que tuvimos en el club”, aseveró el estratega.

Santos fue eliminado de manera prematura por el Portmore United de Jamaica en la Liga Concacaf, torneo en el que en su versión anterior llegaron hasta la final.

El sexto partido del campeonato nacional le pone una prueba difícil al enfrentar a Liga Deportiva Alajuelense, juego en el que los guapileños serán locales, pero en el Estadio Nacional, este domingo a la 1:30 p. m.

“Es una buena oportunidad para nosotros, es un buen equipo. Cuando se juega contra Saprissa o Alajuelense los jugadores encuentran motivación para mostrar su mejor versión”, finalizó Chaves.