Roberto García H.. Hace 4 días

Hace 45 años, Miguel Cortés Valerio creó el programa Oro y Grana, inicialmente como vocero del Club Sport Herediano y muy poco tiempo después como un espacio independiente de la entidad florense, colores deportivos que identifican a Cortés en lo individual, sin demérito de la objetividad periodística que imprime en el día a día de su programa deportivo.

Desde 1974 el periodista lidera el espacio, permanencia y vigencia que perduran gracias a su capacidad de reinventarse y de incorporar innovaciones que han permitido a Oro y Grana acrecentar su audiencia, a través de radio Monumental, características que marcan diferencia con espacios similares en otros medios radiofónicos, televisivos y en las consabidas redes sociales.

Además de una larga lista de periodistas que se iniciaron en Oro y Grana y que destacan ahora en otros medios y actividades, Gustavo Aguilar y Adrián Villalobos, los periodistas actuales, conforman una dupla que imprime dinamismo, novedad, variedad, idiomas y otros valores en el programa. Con la guía de Cortés, Aguilar y Villalobos dominan a la perfección el fútbol, béisbol, baloncesto, fútbol americano, ciclismo, tenis, natación y otras disciplinas.

De lunes a sábado, a partir de las cuatro de la tarde, el oyente sintoniza una emisión llena de contenidos diferenciados. Los lunes, Julio César Bustos, Tomás Fonseca y Rónald Cedeño aportan el análisis técnico del fútbol, los dos primeros, y la materia arbitral a cargo de Cedeño; martes y miércoles Oro y Grana cubre la actualidad con Cortés, Aguilar y entrevistados, en cabina o vía telefónica. Los jueves hay una participación abierta de invitados en el Casino Concorde del hotel Irazú, mientras que los viernes en el hotel Balmoral se dan cita personalidades distinguidas en diversos quehaceres. Asimismo, los sábados resultan muy amenos con temas deportivos, históricos y noticiosos.

Nombrar a todos los panelistas de jueves y viernes, entre quienes me incluyo, sería imposible en tan pocas líneas. No obstante, es justo reconocer el liderazgo del experimentado Cortés Valerio, la formación de opinión, su apertura al cambio y la vigencia de Oro y Grana en el gusto del público. Un micrófono deportivo se enrumba hacia el medio siglo, gracias a su identidad, constancia y ética profesional.