Fanny Tayver Marín. 6 noviembre
Juan Carlos Herrera (izq.) es una de las manos derechas de Andrés Carevic en Alajuelense. Foto: Mayela López
Juan Carlos Herrera (izq.) es una de las manos derechas de Andrés Carevic en Alajuelense. Foto: Mayela López

Jugar hasta el 20 de noviembre es algo que inquieta y ocupa al cuerpo técnico de Liga Deportiva Alajuelense.

En las filas del líder general del Apertura 2019 tratan de tomar todas las medidas para que el equipo no pierda ritmo, pero eso no significa que no haya molestia y uno de los que alzó la voz fue el preparador físico del club, Juan Carlos Herrera.

“La gente no se anima mucho a decirlo, a mí sí me gusta decirlo, porque me cuesta callarme. A mí me parece ridículo, nefasto, no sé si poco serio, o poco objetivo este tipo de situación, previo a una semifinal, no me parece lo ideal como preparador físico”, manifestó Herrera en el programa radiofónico del club, Corazón Manudo.

Indicó que en la Liga tienen que revisar bien e ingeniárselas “para que el ritmo de competencia no se pierda en este rato”.

“Me pueden decir que te puede venir bien para trabajar algunas cosas, en todo sentido, desde lo mío, hasta lo de Andrés (Carevic), físico – táctico, o para recuperar a alguna gente que está dolida o resentida. En el caso de nosotros no es así, pero en otros equipos sí”, citó.

Según él, por más amistosos o partidos preparatorios que incluyan en la planificación, o en los microciclos, es muy distinto que jugar con el estrés del torneo y de jugar por puntos.

“Es ahí donde tenemos que ser como siempre. Por suerte este grupo es muy bueno, muy conscientes y desde el día a día, como siempre lo hemos manifestado, trabajar a tope, al límite y los días que tengamos un par de partiditos aprovecharlos, porque el énfasis de nosotros estos días es ese, que el ritmo de competencia no merme”.

En Alajuelense aseguran que no pueden bajar la guardia y cuentan los días para volver a la competencia, el 20 de noviembre. Fotografía: Rubén Murillo / Prensa Alajuelense
En Alajuelense aseguran que no pueden bajar la guardia y cuentan los días para volver a la competencia, el 20 de noviembre. Fotografía: Rubén Murillo / Prensa Alajuelense

Herrera insiste en que este parón no es lo ideal.

“Es un tiempo muy prolongado para un periodo competitivo y para lo que viene que es lo más importante, yo no lo entiendo, no lo veo por ningún lado bien y no estoy sacando pecho ni hablando de más, por el simple hecho de que tal vez nosotros no tengamos algunas molestias con jugadores, o lesiones propiamente. En mi caso es lo que hay y tengo que ver lo que hago”.

Para estas dos semanas, el preparador físico de la Liga buscará cómo potenciar algunas cosas para lo que viene.

“Esperemos no erremos, no equivocarnos, porque es responsabilidad mía, físicamente hablando, pero repito, no cabe en ningún lado incluir un periodo tan largo sin competencia en competencia”.

Recordó que, inclusive, muchas veces se critica cuando el periodo de transición entre torneo y torneo, porque los clubes que disputan la final tienen menos espacio para el nuevo arranque.

“Puede ser que ese periodo de transición normalmente es menor que el que vamos a tener ahora, un desastre”, insistió.

Aunque no está de acuerdo, dice que debe buscar soluciones, resolver y encontrar lo positivo de la situación.

“Debo enfatizar cosas individuales y colectivas que de alguna manera no estaba haciendo para maximizar el rendimiento contra Jicaral y las semifinales, que nosotros queremos que todo se acabe ahí, para bien y gloria manuda”.

Indicó que por el tipo de formato, en Alajuelense tenían rato de no poder trabajar colectivamente la fuerza, algo que han hecho en estos días y el sábado, la Liga jugará un partido contra Grecia, a puerta cerrada, en el Morera Soto.

“La otra semana será muy parecida a esta, dándole énfasis a algunas otras cositas que queremos ver, revisar, corregir, potenciar con el grupo, principalmente de manera colectiva, porque por el formato en días anteriores lo he hecho de manera individual”, detalló Herrera.

Jonathan Moya y Junior Díaz en una práctica de Alajuelense en el Centro de Alto Rendimiento en Turrúcares. Fotografía: Rubén Murillo / Prensa Alajuelense
Jonathan Moya y Junior Díaz en una práctica de Alajuelense en el Centro de Alto Rendimiento en Turrúcares. Fotografía: Rubén Murillo / Prensa Alajuelense

Añadió que el gran reto es “intentar no equivocarnos en la planificación para que no pase ninguna desgracia en este tiempo. No se entienda desgracia como una lesión, simple y sencillamente para mí una desgracia sería, por encima de que no está en mis manos esa parte, que el equipo no llegue como venía, que no sé si venía muy bien o muy mal, o regular, pero en intensidad de competencia estábamos”.

Y al ser quien regula las cargas, él es quien debe tener cuidado junto a los demás integrantes del cuerpo técnico de los rojinegros, para que todo les calce.

“No es solamente el trabajo de 18 días para Jicaral, sino viendo todo, Jicaral y fases finales, principalmente la semifinal, que es la prioridad, porque si no, no llegás. Estamos unificando la planificación de estos días para fase final”, reseñó.

Herrera también es del criterio que el fútbol es muy integral y que eso le da más argumentos para criticar el largo parón, porque puede inducir a los jugadores a relajarse.

“Estos días es un comportamiento normal humano, en donde a veces uno porque no tiene ese estrés, esa responsabilidad o ese examen del domingo, tiende a relajarse o podría pasar, es la tarea más complicada de nosotros, pero por suerte, tenemos este grupazo, tenemos este grupo de muchachos que está muy compaginado”, citó.

“Algunos equipos que están compitiendo en otros torneos, que tienen más fatiga, más minutos acumulados, golpes y lesiones propias de lo mismo, le vendrá bien. Entonces, de repente no van a compaginar conmigo. Otros se molestarán porque su equipo venía ganando y les baja un poquito la motivación para seguir ese envión”, Juan Carlos Herrera.

Aseguró que los manudos cuentan con un grupo que “es muy consciente, muy responsable, tiene mucha disposición, mucha hambre, muchas ganas de cambiar cosas y gracias a ellos la Liga está donde está hoy, o se regresó a Alajuelense a donde tiene que estar siempre”.

También expresó que dentro de la nómina hay muchos roles, liderazgo, gente con experiencia y que están deseando que llegue el próximo partido para lavarse la cara por la derrota (3-1) del sábado en San Carlos.

Las prácticas de Alajuelense ahora son más privadas, debido a esa cubierta provisional que pusieron en la cancha principal. Fotografía: Rubén Murillo / Prensa Alajuelense
Las prácticas de Alajuelense ahora son más privadas, debido a esa cubierta provisional que pusieron en la cancha principal. Fotografía: Rubén Murillo / Prensa Alajuelense

“Hemos sacado algunas conclusiones importantes y lo hemos traslado al día a día, desde nosotros como cuerpo técnico en el sentido de planificación, como ellos en esa bravía, en los trabajos diarios y creo que están muy claros de la responsabilidad que tenemos, de la oportunidad que tenemos y por encima de quedarnos en lo obstinado de la situación, deberíamos sacarle provecho a la misma, que lo que debería de hacer es ponernos más fuertes para lo que sigue”, subrayó.

Alajuelense cuenta con 19 jugadores de campo. Los manudos estiman que con el llamado de Alex López y Henry Figueroa a la Selección de Honduras y la convocatoria de Rónald González, para la otra semana, podrían tener unos siete futbolistas menos.