Esteban Valverde. 16 enero
Róger Rojas marcó de tiro libre y penal frente a la UCR. Fotografía: José Cordero.
Róger Rojas marcó de tiro libre y penal frente a la UCR. Fotografía: José Cordero.

Róger Rojas salvó a Liga Deportiva Alajuelense de una catástrofe. Sí, el hondureño que estuvo a punto de irse de la Liga para China se encargó de evitar una derrota para la historia frente a la UCR. Él empató el cotejo 3 a 3 de forma agónica.

No se definía un torneo en la cancha eriza, al menos para los rojinegros; no obstante, su rival sí se juega la permanencia en cada fecha y por eso apostó por un equipo lleno de experimentados, de esos hombres que juegan a pura espuela.

Los jugadores de la Universidad no se complicaron en el desarrollo del partido; si debían pegar, lo hacían, tampoco se complicaron con pases filtrados y lujos... Ellos jugaron sencillo al hombre que estaba libre, por lo que no ponían a correr a los espacios, porque físicamente evitaron el desgaste.

Los dirigidos por Minor Díaz tenían clara la idea: abrir por la banda y buscar el centro a su '9' fuerte: Johnny Woodly. Por un lado atacó Johan Condega y por el otro Gustavo Díaz, ambos con buena técnica y un destructivo uno contra uno.

Solo entre Johnny y Johan suman 72 años, 38 del atacante y 34 del volante, pero lo que dan los años es la maña, así Condega logró complicar tanto por sector izquierdo que provocó una lluvia de silbidos sobre el capitán de la Liga, Porfirio López, además lo sacó del partido, ya que fue sustituido en el 46'.

La idea de los universitarios fue sorprender desde el primer minuto y a los 23 segundos ya estaban arriba en el marcador. Una recuperación rápida por izquierda y una transición al lado contrario dejó a Gustavo Díaz perfilado para rematar. El mediocampista sacó un derechazo al palo izquierdo para anotar.

Es cierto, el embrión estudiantil recibió rápida respuesta cuando Maalique Foster se combinó con Róger Rojas para dejar al catracho frente al marco de Carlos Méndez, para lograr su diana en el minuto cuatro, pero después de esa celebración la Liga desapareció.

Un 'viejillo' de 34 años se encargó de poner los nervios de los locales de punta.

Condega logró un doblete al marcar primero de cabeza y luego de zurda. En el primer tanto Gustavo Díaz le ganó a pura maña una pelota a Allen Guevara, como se dice metió más la pata, buscó centrar y Condega ganó el duelo aéreo frente a Daniel Villegas.

En el cierre de la primera parte, el propio Johan aprovechó un pase de la muerte de René Miranda para el 3 a 1.

Lo de la Liga fue irreconocible: Jonathan McDonald nunca se encontró, es más, no tuvo una ocasión clara para anotar, Foster pecó de ansioso y Jonathan Moya se notó solo en ataque.

A los atacantes erizos los frenaron con faltas tácticas y quites con maña, así anuló Cristian Montero a Maalique.

Luis Diego Arnáez, al ver que el partido se le escapaba, enloqueció; primero desarmó su línea de tres zagueros, pasó a cuatro hombres en el fondo, después volvió nuevamente a la de tres y empezó a colocar hombres por las alas con Ariel Lassiter y Barlon Sequeira.

Alajuelense no tenía idea de cómo incomodar a Carlos Méndez hasta que McDonald sacó una falta frente al área y de nuevo el hondureño Rojas metió a los manudos en el partido.

Con 14 minutos por jugar, Alajuelense con hormonas buscó la forma de meter al contrario en su área, Barlon Sequeira desbordó por su zona gracias al impulso desde la grada, así sacó un centro que le pegó en la mano a Bryan Sánchez.

En el 89′ Alajuelense tuvo un penal, esta vez no lo tiró McDonald, lo hizo el Ro-Ro, el hondureño transformó el 3 a 3 y el estadio a una sola voz le gritó: ¡Ro-Ro, Ro-Ro!