Esteban Valverde. 23 octubre
Alonso Solís fue el invitado de esta semana del programa de La Nación, #LoQueNoSeSabe. Fotografía: Jorge Navarro
Alonso Solís fue el invitado de esta semana del programa de La Nación, #LoQueNoSeSabe. Fotografía: Jorge Navarro

Alonso Solís es un ícono del Saprissa, el equipo con más títulos de Costa Rica. Aunque el morado ya suma años de retirado, él es claro en que a la profesión de futbolista, él le cambiaría un elemento en específico: la fama que genera.

Solís, quien es uno de los exjugadores más carismáticos y queridos, tiene claro que la exposición al ser deportista de alto rendimiento es demasiada, al punto que eso logra aminorar todos los efectos positivos que tiene el ser jugador.

Hace dos años, en Plaza Lincoln, el saprissista asistió como parte del programa televisivo De Boca en Boca a la presentación del uniforme de la institución morada, pero su llegada generó un caos que ni la presencia del primer equipo de la ‘S’ de aquel momento igualó.

Ante este reconocimiento público, Alonso es claro en que la persona que lo tiene prácticamente debe vivir de forma intachable, pero no hay que olvidar que ellos también están expuestos a cometer errores.

“Uno no quiere estar envuelto en escándalos y cosas, pero por alguna razón han pasado. Si usted me dice, yo prefiero ser cero conocido y de verdad no me gusta la fama”, afirmó en el programa de La Nación, #LoQueNoSeSabe.

Alonso, en el espacio también dio a conocer que el peor día de su vida fue en 2017, cuando tuvo que pasar unas horas en la cárcel por un tema de pensión alimenticia.

“A lo interno sentí que toqué suelo, toqué fondo, no solo a nivel personal, sino muchas cosas... Yo había tomado la decisión de dejar De Boca en Boca, porque yo quería hacer un proyecto que era Visión, pero nadie lo conocía y a los dos meses de iniciar pasó esto”, recordó.

Por otra parte agregó que el mejor momento de su vida en el plano deportivo fue cuando en 2010 regresó de un año de lesión frente a Limón F.C. Precisamente fue en octubre del 2010.

“Tres doctores me dijeron que no iba a poder volver a jugar, me había operado y había pensado en no jugar más. Mi papá fue el que me hizo recapacitar, él llega y me dice que respeta mi decisión pero que alguien que había hecho las cosas como yo no se podía retirar así. Me puse a pensar en mi familia y ahí tomé la decisión de viajar a México y a los 10 meses volví a jugar”, expresó.

Por último, el exdelantero fue enfático en que tiene un arrepentimiento en su vida y tiene que ver con sus hijas, Tamara y Mishelle.

“De mi vida, tal vez a mí me duele siempre no estar en la segunda etapa de crecimiento de mis hijas. Si me reprocho, siempre uno tiene pensamientos y me hubiera encantado estar con ellas. Nosotros no perdimos relación fuerte, pero no era lo mismo”, concluyó.

#LoQueNoSeSabe sobre Alonso Solís: El peor día de su vida fue cuando estuvo en la cárcel

El extibaseño no escondió otra tristeza que vivió y fue cuando quedó excluido de la lista que afrontó el Mundial de Alemania 2006.

“Después de lo sucedido en la cárcel, pues es el segundo día más feo de mi vida... No es que yo ya había hecho todo... No sé qué más podía hacer para ser tomado en cuenta. A mí sí me duele que no fui, creo en Dios y pienso que por algo no lo permitió, pero como ser humano digo: ‘era la cereza al pastel’”, finalizó.

#LoQueNoSeSabe es un programa de La Nación que tiene un capítulo nuevo todas las semanas y es transmitido en nacion.com y los jueves a las 9 p. m. por FuTV.