Fútbol Nacional

Alajuelense supera todos sus fantamas con el rugido del Morera Soto

Manudos de nuevo comenzaron ganando, Saprissa los igualó y no fue hasta los tiempos extra que los rojinegros consiguieron la ventaja definitiva

A la Liga le costó, los manudos sudaron como nunca, pero por fin se quitaron un peso que arrastraban: ganarle a Saprissa (3 a 1, en tiempos extra). Además de mandar a los tibaseños a la casa, los erizos ahora se alistan para disputar la final de la segunda fase con Cartaginés para luchar por su copa 31.

Alajuelense y Saprissa lucharon hasta el final, se entregaron como el partido lo ameritaba porque no había mañana para el perdedor; por lo que nuevamente se dio una igualdad en los 90 minutos y la serie finalizó sin uñas en las manos de los aficionados y con caras angustiantes en los banquillos de ambos planteles.

Alajuelense volvió a sufrir el mismo mal que le atacó en el primer compromiso: tuvo más la pelota, se vio mejor en el campo, pero no pudo cuidar la ventaja que adquirió y nuevamente por la táctica fija Saprissa castigó.

En el primer duelo fue Kendall Waston el que marcó y causó inseguridad en la Liga; mientras que ahora le tocó el turno a Jimmy Marín. El volante aprovechó un remate de David Guzmán que se estrelló en el horizontal; seguidamente el rebote le quedó y no dudó en rematar para que la pelota se colara pese al esfuerzo de los zagueros por eviar la diana.

Aunque desde el minuto uno el obligado por el triunfo era Saprissa, lo cierto es que el ritmo del duelo fue llevado por la Liga y fueron los erizos quienes se mostraron más incicivos en la búsqueda del marco rival.

En 20 minutos, Aarón Suárez ya había tocado la puerta del gol tres veces, incluido un remate que reventó en el palo derecho de Aarón Cruz.

Por su parte, Saprissa llevó al Morera Soto la fórmula que lo revivió en el cierre de la fase regular y lo puso en las semifinales cuando todos lo daban por muerto: un orden defensivo importante y ataques por las bandas, pero esto fue fácilmente controlado por los manudos.

Cuando Saprissa generó nervios en el Morera fue gracias a los balones aéreos. Kendall Waston contó con dos marcadores que se turnaron la labor de controlarlos: Alexis Gamboa y Giancarlo González; aún con ese esfuerzo de los tibaseños el defensor en una acción logró rematar un balón y exigió al máximo a Leonel Moreira.

Alajuelense controló los hilos y los tiempos, gracias a un Celso Borges que se ve soberbio en el fútbol nacional, empero cuando el estado físico alcanza su tope disminuye de manera importante su capacidad de generación.

La insistencia manuda y la presión tuvieron sus frutos cuando Carlos Mora aprovechó un error de Aubrey David, quien en vez de rechazar dejó correr un balón, el manudo aprovechó, corrió, sacó la marca de Ryan Bolaños y definió con tranquilidad de pierna izquierda.

Luego de la diana, el duelo era controlado sin mayor sobresalto por los locales, hasta que una jugada de táctica fija cambió todo el panorama.

Un centro llegó al punto de penal, David Guzmán disparó al horizontal, el rebote le quedó a Jimmy Marín y el atacante disparó para poner el 1 a 1.

El golpe anímico en el Morera se notó, al punto que su afición pasó a un silencio incómodo y en el campo el Monstruo ganó confianza y se dejó la pelota.

El partido conforme se acercó el minuto 90 entró en una zona de seguridad, donde los jugadores no querían arriesgar y buscaban la ofensiva con mucha cautela, porque una anotación en contra prácticamente era la sentencia.

Los tiempos extra tuvieron de entrada una falla eléctrica que suspendió el duelo por 10 minutos, pero cuando reinició el encuentro la Liga entró con la clara misión de encimar al archirrival.

Tanto fue así que al minuto 102 Giancarlo González ganó un balón que envió Celso Borges al punto de penal y desató la locura. Aunque quedaba partido, Saprissa se tiró a la desesperada por la igualdad: Kendall Waston de ‘9′, pero la Liga resistió y hasta marcó otra diana por medio de Freddy Góndola.

Esteban Valverde

Esteban Valverde

Periodista en la sección de Deportes de La Nación. Licenciado en Periodismo Social en la Universidad Internacional de las Américas. Escribe sobre legionarios.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.