Foros

Una maestra rural liberiana

Al terminar su jornada, los sábados, mi madre ensillaba su caballo y volvía a Liberia para no perderse el baile del fin de semana

Allá por los años 50, mi madre salía a caballo los lunes, de madrugada, de Liberia hacia El Paso, donde ejercía de maestra. Usualmente la acompañaba su hermano Fito y, en una que otra ocasión, cuando había llenas en el río Tempisque, su tíos Jirón enviaban un baquiano para que les ayudaran a cruzar.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.