Columnistas

Página quince: Esa divina y rara virtud llamada coherencia

Quien tuvo conocimiento profundo del espíritu del marxismo, ¿puede llegar a este punto de decadencia?

Corría el año 1970. Era yo un niño de siete años y venía de aprender a leer. Entre las cosas que con mayor curiosidad leía era el grafiti pergeñado en las paredes de los edificios. Costa Rica atravesaba la crisis de Alcoa. Las protestas consistieron en una serie de manifestaciones concertadas en abril de ese año. Las atizó la concesión dada por el gobierno liberal de José Joaquín Trejos Fernández —refrendada por la Asamblea Legislativa—, a la empresa estadounidense Aluminum Company of America (Alcoa) para la explotación de bauxita en San Isidro de El General.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.