Columnistas

Nuestros compromisos climáticos en reversa

El ministro de Ambiente y Energía, Franz Tattenbach, y Roberto Dobles, quien ocupó el cargo años atrás, tienen razón, pero omitieron un asunto clave

¿Prometimos más de lo que podíamos o nos hemos enredado en nuestros propios mecates para cumplir con los compromisos climáticos suscritos en París en el 2015? Esta es la pregunta que debemos hacernos para explicar por qué estamos tan lejos de reducir las emisiones de carbono a 9.110 millones de toneladas anuales en el 2030, la meta suscrita entonces. Porque ya en el 2017 (últimos datos disponibles), íbamos por 14.477 toneladas, y todo indica que seguimos empeorando.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.