Columnistas

La paz como eterna travesía

Necesitamos todo un cuerpo colegiado de jardineros que se encarguen, a tiempo completo, de erradicar las malas hierbas

La paz es un jardín. El más bello que sea dable concebir. El único hábitat en que el ser humano puede consumar la gran aventura del vivir. Pero ese jardín está siempre bajo amenaza.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.