Columnistas

Elecciones agridulces

En estos meses plenos de emociones, he vuelto a recordar las campañas políticas de cuando yo era niña

Tenía alrededor de 10 años cuando me subieron en un camión lleno de chiquillos y nos llevaron a Grifo Bajo de Puriscal para que agitáramos banderas de un partido frente a otros camiones colmados también de chiquillos con camisetas del bando contrario. Eran tiempos de bipartidismo y las emociones, como ahora con las redes sociales, estaban al tope.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.