Columnistas

Déjà vu

La pugna interna del Frente Amplio evoca la época previa a la Guerra Fría, cuando los bolcheviques luchaban sin cuartel por la dirección del movimiento revolucionario. La retórica, al menos, parece tomada de ese tiempo. Hay cargos de trotskismo y colaboracionismo, asomos de purga y, finalmente, una intervención de la máxima dirigencia para acallar el debate público y trasladarlo a recintos cerrados.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.