Columnistas

De migrantes, desocupados y pobreza

El obrero de bajos salarios, el trabajador desocupado, el hombre que vive atemorizado por falta de seguridad y la ausencia de oportunidades, son los modernos esclavos

Alguna vez lo dije, y otra vez también y otra y otra… Y ahora lo quiero repetir en frases sentenciosas, despaciosamente pronunciadas, casi deletreando, con letras separadas de palabras que debieron especificar con claridad lo que nunca debió permaneced en la oscuridad, uniéndome a lo que ha dicho con belleza de expresión la catedrática de la Universidad de Costa Rica, Isabel Gamboa Barboza, en su artículo publicado en «La Nación», el 9 de setiembre, hablando de los migrantes: «La miseria económica suele ser una estadística, pero para quien la vive es parte de su identidad. Por eso, no se está, sino que se es pobre. La pobreza y el sufrimiento extremo son apenas separables y provienen de la manera como nos hemos construido como humanidad».








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.