Sofía Chinchilla Cerdas. 10 octubre
watermark-flex watermark-mobile
"El bono se lo dieron a la pobrecita cuando era diputada", dice, falsamente, una publicación de la página de Facebook El Oráculo de Costa Rica.

Una página de Facebook desinforma sobre un bono de vivienda que recibió la vicepresidenta Epsy Campbell hace 30 años.

El portal identificado como “El Oráculo de Costa Rica” publicó que la jerarca obtuvo el beneficio como “premio” cuando fue diputada, pero en realidad accedió a la ayuda 12 años antes de que llegara por primera vez a Cuesta de Moras.

“Cáiganse de espaldas, el bono se lo dieron a la pobrecita cuando era diputada. Y hablaba de honestidad junto a Ottón Solís", dice la publicación que ya se compartió más de 3.000 veces.

Mediante una consulta pública en el sitio web del Banco Hipotecario de la Vivienda (Banhvi), se puede corroborar que Epsy Alejandra Campbell Barr recibió un bono de vivienda el 6 de diciembre de 1990.

Lo obtuvo junto a su entonces esposo, Norman Swaby Gómez, para comprar una casa en Limón centro. En ese momento, la ahora vicepresidenta tenía 27 años.

Según el registro del Banhvi, la ayuda de ¢225.762 la gestionó la Mutual Cartago de Ahorro y Préstamo (Mucap), la cual le concedió a la pareja un préstamo adicional para financiar la compra de la vivienda.

La información sobre la ayuda estatal que recibió Campbell en 1990 se puede consultar en el sitio del Banhvi: banhvi.fi.cr. Imagen: Capturas de pantalla. watermark-flex watermark-mobile
La información sobre la ayuda estatal que recibió Campbell en 1990 se puede consultar en el sitio del Banhvi: banhvi.fi.cr. Imagen: Capturas de pantalla.

Campbell se divorció de su primer esposo en 1995. La propiedad que fue adquirida con el bono ahora pertenece a otra persona.

La actual vicepresidenta llegó al Congreso por primera vez como diputada del Partido Acción Ciudadana (PAC) 12 años después del otorgamiento del bono, en mayo del 2002, a los 38 años.

La publicación de El Oráculo de Costa Rica también mezcla la ayuda estatal que recibió la vicepresidenta con la información que trascendió la semana pasada, sobre cómo el papá de Campbell paga solo ¢5.200 de impuesto sobre bienes inmuebles, por una propiedad de 10.489 metros cuadrados.

“Tiene terreno en Cartago de 10 mil metros. Y solo 5 mil anuales. Y el descaro más grande que el terrenito de la primera vicepresidenta de la República, fue adquirido por medio de un bono de vivienda que es exclusivo para bien social, a gente de escasos recursos”, dice la publicación.

En realidad, se trata de propiedades distintas. Campbell usó el bono de vivienda para comprar una casa en Limón, mientras que la finca a la que hace referencia la publicación en Facebook está en el cantón de Oreamuno, en Cartago.

Esta segunda propiedad está inscrita ante la Municipalidad de Oreamuno con un valor de ¢2 millones, pese a que, según dicho gobierno local, en realidad vale unos ¢50 millones.

Epsy Campbell y sus hermanos tienen la nuda propiedad de ese terreno. Es decir, que la finca está inscrita a nombre de ellos, pero no pueden disponer de la misma porque el usufructo (o disfrute) del terreno lo obtendrán hasta que fallezca su padre, Luis Campbell Patterson, quien de momento tiene los derechos sobre la finca.

Según la Ley de Impuesto Sobre Bienes Inmuebles, debe pagar dicho tributo quien goza del usufructo de la propiedad. Por eso, el reclamo de la Municipalidad de Oreamuno para que se actualice el valor del terreno se dirigió a Campbell Patterson.

La Nación consultó a Casa Presidencial si emitiría alguna declaración sobre la información que circula en redes sociales, sin embargo, al cierre de este artículo, no se obtuvo respuesta del despacho de la vicepresidenta.

Esta información forma parte del proyecto #NoComaCuento, una iniciativa de La Nación que busca analizar la veracidad de la información que circula en redes sociales. Usted puede formar parte de este proyecto enviándonos información que le parezca falsa o poco confiable al WhatsApp 6420-7160 o al correo nocomacuento@nacion.com.

También puede recibir nuestras publicaciones directamente en su celular uniéndose a este grupo de WhatsApp o al bot de Telegram.