Joselyne Ugarte. 2 noviembre, 2018
Esta tarde presentaron estudio sobre los beneficios laborales del bilingüismo. En la foto los investigadores de la UCR Suráyabi Ramírez y Alejandro Abarca, y el ministro de Trabajo Steven Núñez (centro). Cortesía Ministerio de Trabajo.
Esta tarde presentaron estudio sobre los beneficios laborales del bilingüismo. En la foto los investigadores de la UCR Suráyabi Ramírez y Alejandro Abarca, y el ministro de Trabajo Steven Núñez (centro). Cortesía Ministerio de Trabajo.

Las personas que hablan inglés pueden ganar por mes ¢148.000 más que los trabajadores en las mismas condiciones pero que no dominan ese idioma. Además, trabajan, en promedio, una hora menos por semana.

El estudio Los beneficios laborales del bilingüismo en Costa Rica, realizado por el Observatorio del Desarrollo de la Universidad de Costa Rica (UCR) analizó durante 13 años los “premios” que da la economía a los trabajadores que conocen el idioma.

Alejandro Abarca y Suráyabi Ramírez, investigadores que desarrollaron el estudio, explicaron que la idea era conocer los beneficios laborales tanto para la totalidad de los trabajadores como para los del sector privado específicamente, pues estos últimos son quienes suelen disfrutar de más reconocimientos por tener esa habilidad.

“Si usted tiene una persona promedio, educación promedio, etcétera, que no sabe inglés pero aprende, gana ¢148.000 más. Percibe ¢843 más por hora trabajada, trabaja 0,8 horas menos por semana y tiene probabilidades estadísticamente significativas de tener mas vacaciones, seguro de salud, aguinaldo”, explicó Abarca.

En el caso de los trabajadores del sector privado específicamente, los investigadores encontraron que si una persona no conoce el idioma y lo aprende, puede ganar ¢185.000 más por mes. Además gana ¢1.000 más por hora y trabaja 1,1 horas menos por semana.

Para hacer estos cálculos, Abarca y Ramírez tomaron en cuenta variables como: el salario neto mensual, salario por horas, horas trabajadas por semana, vacaciones, la probabilidad de tener seguro de salud y de tener aguinaldo, a partir de datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) entre 2005 y 2017.

Según los investigadores, las diferencias relacionadas con beneficios laborales entre quienes hablan y aquellos trabajadores que no, se mantuvieron relativamente estables durante los años de investigación.

Abarca explicó esta información es de especial importancia porque permite saber más sobre beneficios asociados al bilingüimo, más allá de una mayor probabilidad de incorporarse al mercado laboral.

Por ejemplo, en cuanto a las garantías laborales, aquellas personas que dominan el inglés tienen un 2,5% más de posibilidades de contar con vacaciones, un 2,7% más de posibilidades contar con seguro social y un 1,4% más de tener aguinaldo.

Otro aspecto a destacar es que todos esos beneficios que obtienen los bilingües se mantienen sin importar la edad, el sexo, la zona o el nivel educativo. Suráyabi Ramírez, explicó que es esperable que esos reconocimientos se disminuyan en el tiempo.

“Es algo que uno esperaría en general con las habilidades. Por crear una pequeña analogía, se podría pensar en algo parecido: en ser analfabeto y saber leer, hace un tiempo atrás. Todavía en Costa Rica a mitad del siglo XX, saber leer era la diferencia entre el desempleo y un trabajo de oficina básico. Algo similar, se esperaría en un país que lleva varias décadas haciendo una apuesta por el desarrollo de inversión extranjera directa y emprendimientos de alto contenido de conocimiento”, explicó Ramírez.

Los investigadores tomaron en cuenta una porción específica de la población. Analizaron aquella personas entre 35 y 65 años que trabajan entre 30 y 60 horas.

El ministro de Trabajo, Steven Núñez, indicó que el país ha venido haciendo esfuerzos importantes con el fin de expandir el aprendizaje del idioma.